Escuelas centenarias: un legado social perdurable

En total 34 establecimientos educativos de la provincia cumplen cien años este 2018, y representan una parte importante de la historia mendocina en cuanto a la educación como vehículo integrador de una sociedad que a principios del siglo XX atravesaba profundos cambios y nuevas perspectivas. Buena parte están ubicados en entornos rurales, lo que demuestra su trascendencia en las pequeñas comunidades.

Nicolás Munilla

La escuela 'Provincia de Salta' festejó recientemente su centenario(Dirección General de Escuelas)

La escuela 'Provincia de Salta' festejó recientemente su centenario | Dirección General de Escuelas

Un total de 34 escuelas de la provincia celebran su centenario de vida a lo largo de este 2018, lo que demuestra tanto la importancia de la educación como política pública hace cien años y su impronta en la actualidad como garantía de acceso universal a la enseñanza y del desarrollo intelectual y cultural de las generaciones jóvenes.

Estos establecimientos educativos centenarios de nivel primario están ubicados en Ciudad, General Alvear, Guaymallén, Junín, Las Heras, Lavalle, Luján de Cuyo, Maipú, Rivadavia, San Martín y San Rafael. La gran mayoría se encuentran en distritos con perfil eminentemente rural, como Bowen, La Primavera, Perdriel y Rama Caída, y sus nombres evocan a provincias, políticos, educadores y hacedores que permitieron la construcción de los edificios.

Algunos ya festejaron sus cien años, como el 1-148 'Provincia de Salta' y 1-150 'Silvano Rodríguez Díaz', mientras que otros se preparan para grandes celebraciones.

Escuela Silvano Rodríguez cien años

Estas escuelas nacieron con una concepción integradora de la comunidad, dado que ya contenían espacios para biblioteca, grupos de teatro y coros, actividades en torno a un club social y cooperadora, por lo que contaban (y aún cuentan) con mucho arraigo local y una dispersión territorial muy fuerte.

El año 1918 estuvo fuertemente marcado por el movimiento de la Reforma Universitaria que surgió en Córdoba, y si bien fue el hecho más trascendente en materia educativa, lo cierto es que se dio en un contexto nacional de profundas transformaciones sociales ya anteriormente en pleno movimiento y que, a su vez, estaban vinculados a cambios políticos de cierta magnitud.

La mayoría de las escuelas centenarias está ubicada en distritos de perfil rural

Gustavo Capone, subsecretario de Educación y profesor de Historia, explicó que "estas escuelas nacieron bajo un espíritu altruista en el marco de una instancia democrática y abarcativa", cuya característica principal fue "el perfil social propio de un nuevo gobierno popular representado por la Unión Cívica Radical, que llegó de la mano de la Ley Sáenz Peña en 1916".

El presidente Hipólito Yrigoyen hablaba de gestiones reparadoras y en Mendoza esa línea estuvo claramente vinculada a José Néstor Lencinas, que además de la educación trabajó otros temas de corte progresista, como el bienestar social, los derechos de las mujeres y el sistema previsional".

De todos modos, en la provincia ya se venía gestando desde mediados del siglo XIX un plan educativo que iba de la mano con una innovadora concepción territorial: "Tras el terremoto de 1861 que destruyó a Mendoza, se desarrolló a partir de 1864 un programa de reubicación urbana en torno a los ríos Tunuyán y Mendoza, cuyo eje sustancial de la potenciación de los nuevos espacios tuvo que ver con la creación de escuelas y el desarrollo de una educación sistemática".

"Se redefinió el concepto de concentración urbana, entendiendo que la sobrepoblación en el Gran Mendoza no era buena, por lo que se generó una nueva política de desarrollo demográfico hacia el interior de la provincia, que tuviera como centro neurálgico, entre otras instituciones, a la escuela, cuyas características edilicias también sufrieron modificaciones", añadió Capone.

Acto por el Centenario de la escuela Salta

Paralelamente se dio, según Capone, un desarrollo demográfico propio de la inmigración, "especialmente en los departamentos del interior, donde se duplica y hasta triplica la población, por lo que la escuela pasa a cumplir un fuerte rol patriótico. Por ende, el establecimiento educativo no solo cumple como elemento de contención en torno a un nuevo emprendimiento urbano, sino que también se vuelve un centro de fuerte prédica destinado a la argentinización de los estudiantes extranjeros o hijos de inmigrantes".

Entre otros antecedentes previos a la Reforma de 1918, además de las políticas activas del presidente Domingo Faustino Sarmiento y la Ley Nacional 1420 de Educación Común sancionada en 1884 bajo el mandato de Julio Argentino Roca, se encuentra la denominada La Ley Láinez de 1905, que estimulaba la creación de escuelas públicas en las provincias. "Esta norma será muy bien interpretada en Mendoza, que le permitió contar con un acervo cultural educativo muy grande", acotó Capone.

Estas escuelas nacieron bajo un contexto nacional de profundas transformaciones sociales y cambios políticos

En cuanto a las escuelas de carácter rural, ya habían algunas en funcionamiento desde fines del siglo XIX, aunque en forma no sistemática (las clases se dictaban en una casa o galpón), pero fue luego de 1916, y especialmente en 1918, cuando se generó un factor determinante en su propagación más estable. Capone señaló que "en esa época aparece una figura muy importante, el hacedor, es decir el empresario (generalmente bodeguero) que dona terrenos para construir los establecimientos destinados principalmente a los hijos del personal".

Aquí estuvo presente tanto el empuje democrático a partir del nuevo gobierno radical, y la impronta del hacedor local para la construcción de las escuelas".

Bajo perspectiva, lo más destacables de estas escuelas centenarias (como cualquier establecimiento educativo) es su perdurabilidad. "A lo largo de los últimos 100 años las escuelas han visto pasar no solo muchos signos políticos, sino muchos momentos económicos duros, y todavía siguen en pie. Por ejemplo, hubo emprendimientos productivos multitudinarios que se fundieron, instituciones y hasta pueblos que desaparecieron, pero en cambio la escuela se mantiene funcionando", inquirió el funcionario.

Capone consideró que buena parte de esa resistencia radica en los docentes y directivos, que constituyen "un nervio motor muy importante" en el funcionamiento de las escuelas. "Hay un fuerte compromiso del maestro con la comunidad", resaltó.

Para el subsecretario, estas conmemoraciones representan una oportunidad para tomar conciencia sobre lo que representa la educación para la sociedad: "El rescate de la identidad de la escuela es la única forma de empujar a nuestros chicos hacia adelante, porque no se puede caminar hacia delante si no se sabe de dónde hemos partido, y lo más importante está por venir, como pensaron quienes fundaron las escuelas hace cien años.

Temas
  • escuelas
  • Mendoza
  • Dirección General de Escuelas
  • centenario
  • Gustavo Capone
  • Reforma Universitaria
  • Unión Cívica Radical