Sociedad Los mensajes del Cementerio de la Capital

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo

Una recorrida por el camposanto capitalino, con restos de personas que fueron depositados durante tres siglos diferentes. Perlitas hacia el "Más Allá" desde muy acá
Avatar del

Gabriel Conte

1/47
Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Un cristo sobre una lápida tomada por arañas.(Gabriel Conte/ MDZ)

Un cristo sobre una lápida tomada por arañas. | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(cinemascope.es)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | cinemascope.es

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(cinemascope.es)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | cinemascope.es

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo(Gabriel Conte/ MDZ)

Epitafios: perlitas desde la Máquina del Tiempo | Gabriel Conte/ MDZ

 ¿Qué es un cementerio para vos? 

Cada uno puede percibirlo de diferente manera. Tan distinta es la percepción de cada uno, que el solo hecho de pisar un sitio así convoca al silencio: nadie es capaz de abrir la boca para decir algo en un lugar que resulta, en definitiva, inclasificable. Una cápsula del tiempo que lo contiene todo y que informa, hacia adelante, noticias del ayer.

Los creyentes no creen que allí esté la persona que murió, la haya querido a rabiar u odiado en público o en silencio. Sede de ritos ancestrales cuando, allí terminaremos muchos cuando nos abandone la vida y la familia o los amigos no sepan ya qué hacer con nuestro cuero vacío de ser.

A lo largo de los siglos, las costumbres sobre nuestro final y el destino de nuestros cuerpos fue cambiando. Sin embargo hoy se puede decir que muchos de los rituales "conviven": los que vuelven cenizas a los cuerpos, los que prefieren la tierra o el cemento, los que abandonan allí a sus muertos o los que los visitan puntualmente en fechas que consideran importantes. Los que dejan un mensaje en la tumba, para la eternidad, con el ausente como destinatario y los que colocan allí un texto para los que pasen y vean. 

Así, hay tumbas de lujo de familias que se empobrecieron con el tiempo y nunca más pudieron habitar su propiedad,ni cuidarla, ni embellecerla. Y muchos que son recordados y sus restos -si es que queda algo allí- "reposan" bajo una simple lápida que los evoca tan solo por el nombre y el apellido, aunque calles, escuelas y plazas los recuerden a diario con mucha más potencia que la depositada en el camposanto a la hora de decirle adiós.

Hoy los cementerios, como el de la Ciudad de Mendoza, son el epicentro de muchas cosas que van desde las emociones hasta el lucro, desde lo caduco -esencia conceptual del lugar- hasta lo potencial en materia de recopilación histórica, patrimonio cultural u oportunidad turística. Nunca, de carácter habitacional, aunque terrenos que han quedado abrazados por la expansión urbana cobren cada vez más valor económico: todavía nadie toleraría construir un edificio, por ejemplo, en donde hubo cadáveres enterrados, ya sea que disfracemos de sagrado el terror o potenciemos la mitología, la mística o la superstición, sin excusas como intermediaciones.

Repasamos aquí (y en sucesivas notas) algunas perlas de un lugar que nos convoca, por lo que fuere, siempre. Si no por la curiosidad, por el respeto, la evocación o la espiritualidad.

Mensajes desde acá para el más allá:

La fallecida con apellidos españoles en lápida con acento "tano". "Fue una buona Esposa i buona Madre para sus hijos. Su Esposo e hijos le dedican este Recuerdo En Testimonio de Cariño". La lápida de Rosario Alva de Martínez, que "morio" el 30 de enero de 1889, según los textuales de la lápida en el Cementerio de Mendoza:

El amor después del amor. "Fuistes el ejemplo de buena madre y Dios te a premiado en tus buenas virtudes que has prestado en tu vida aunque siempre no estás borrada de nuestra imaginación de tus inconsolables esposo, hijos y nietos que te dedican este humilde recuerdo". Mucho cariño, poca ortografía y gramática en una lápida que seguramente resultó costosa en su época:

Asesinado políticamente. "Brota mueto alevosamente el 20 de Enero de 1892. Los que se titulaban representantes; bandos contra la Constitución y los reglamentos y leyes de la Provincia. Paz y eterno recuerdo en su tumba", reza la lápida de Santiago Ruvilar:

Información extra. "Salió enfermo de San Luis tren pasageros. Falleció estacion San Vicente. Su hermano Miguel Becerra". La lápida de 1894:

La sencillez también es un mensaje. La lápida de Honorio Barraquero:

Hincha, hasta la tumba. Algunas lápidas especialmente montadas como altares deportivos:

El amor y el desconsuelo. Lápidas en las que se nota que n se tolera la pérdida de un ser querido:

El arte funerario: homenajes posmortem, pomposos o sencillos:

La vida, en el lugar de la muerte

La curiosa lápida refrendada a lo largo del siglo

Si querés, leé mi nota en mdzol.com

Una publicación compartida de Gabriel Conte (@gabriel.conte) el