Entregan botones de alarma a mujeres víctimas de violencia de género

Son dispositivos electrónicos que, ante una agresión, se pulsan para llamar a la policía. Ya hay cinco rosarinas que cuentan con uno, la misma cantidad que se entregó en la provincia de Santa Fe.

A nueve meses de haberse anunciado y tras sortear los ajustes técnicos necesarios, comenzaron a implementar en Rosario y en Santa Fe los dispositivos de GPS con botones de alarma para mujeres víctimas de violencia.

La directora del Políticas de Género de esa provincia, Mercedes Martorell, detalló que del primer lote de 100 unidades que se compró, diez fueron entregados —cinco en la ciudad e igual número en la capital provincial—, y anticipó que "se está trabajando con los equipos territoriales y con la Justicia para los nuevos casos donde las mujeres, y en muchos también sus hijos, requieran protección".

La funcionaria indicó que "lo primero fue un lento trabajo para la implementación y ajuste del sistema", y explicó que comenzaron a entregarse de acuerdo al pedido de los equipos territoriales y de la Justicia durante los últimos días de 2013 y en las primeras semanas de este año.

"Es un dispositivo que sumamos en el marco de un esquema de trabajo integral que se lleva adelante con las mujeres víctimas de violencia", indicó Martorell, y detalló que "la idea no es que sea masivo, sino es aplicarlo fundamentalmente en los casos donde las mujeres son agredidas repetidas veces, porque los agresores violan las medidas de distancia establecidas por la Justicia".

Por eso, recalcó "la necesidad de seguir trabajando con el Poder Judicial para que sancione estas situaciones y no queden impunes, porque no es posible que un sujeto incumpla la orden de un juez y no le suceda nada, y que eso se repita una, dos y tres veces".

En ese marco, hizo hincapié en que "cada situación de violencia de género es específica y particular, el botón es un mecanismo útil y valioso para que las mujeres no se sientan desprotegidas, debe ser complementado con apoyo legal, terapéutico y material".

Funcionamiento

Las solicitudes para entregar los botones de alarma llegan al Ministerio de Desarrollo Social a través de los equipos territoriales, o bien de los juzgados donde se tramitan las denuncias realizadas por las mujeres. "Una vez ingresado el pedido, se buscan los datos más completos posibles de la víctima y del agresor, con lo que se arma una ficha técnica para que en el caso de tener que actuar posteriormente se pueda acceder a la información lo más rápido posible", detalló Martorell.

Paralelamente, a la mujer se la capacita sobre el uso del dispositivo y, previo chequeo técnico, se le entrega. "Eso funciona a través de una señal móvil como la del teléfono celular, por lo que es importante revisar que funcione en los espacios donde habitualmente está la mujer, y en caso de que deje de emitir señal, inmediatamente los equipos se comunican con la mujer para prevenir que se trate de una situación de emergencia", explicó.

Además de los monitoreos periódicos que los equipos realizan con las mujeres, en el caso de que ellas lo pulsen ante una situación de agresión, se abre en la central de monitoreo una "carta de incidencia" donde aparece la ficha elaborada previamente con la información del caso, e inmediatamente el Comando Radioeléctrico concurre a la emergencia.

Más allá de la asistencia en el momento en que la víctima lo requiere, Martorell destacó que "es necesario trabajar el vínculo de confianza con esas mujeres que, en los diez casos en los que ya se ha entregado, se sienten más protegidas, pero que al mismo tiempo saben que los equipos están a su disposición pero que ellas son parte activa de ese dispositivo de seguridad, que deben cargarlo (como un teléfono) y tenerlo a mano".

Avances. La funcionaria indicó que "en los que casos en que está funcionando, hemos tenido buenos resultados, pero hay que seguir haciendo ajustes". Y recalcó que de la primera partida de cien botones que ya se adquirieron, 90 están a disposición de las necesidades que vayan planteando profesionales del ministerio y funcionarios judiciales.

Sin embargo, la responsable de Políticas de Género advirtió que "se continuará avisando a municipios y comunas de toda la provincia que los dispositivos están a disposición", pero además recalcó que "hay que seguir ajustando con la Justicia cuáles serán los criterios de entrega y sobre todo acompañarlo con medidas que eviten que los agresores que violan las medidas judiciales repetidas veces gocen de impunidad".

Golpes y muerte

Un hombre violó ayer la prohibición de acercamiento que tenía hacia su ex pareja de apenas 23 años. Se presentó en el domicilio que habitaban en el barrio Centenario de la capital provincial, la atacó a golpes con la culata de un arma de fuego, le ocasionó una herida en la cabeza y se fue del lugar disparando contra el portón de la vivienda. Horas más tarde, el hombre, de 37 años, falleció en un accidente de tránsito.