En 1986, en Islandia se cambió el mundo

Muchos comenzaron a mirar al país ártico a partir de su clasificación al Mundial. Sin embargo, la historia del Siglo XX pone a Islandia en un lugar trascendental. Un recorrido de MDZ en la capital más boreal del planeta.
Avatar del

Santiago Montiveros

1/11
La Casa de Höfði pertenece al Municipio de Reikiavik(Santiago Montiveros/MDZ)

La Casa de Höfði pertenece al Municipio de Reikiavik | Santiago Montiveros/MDZ

En 1986, en Islandia se cambió el mundo

En 1986, en Islandia se cambió el mundo

En 1986, en Islandia se cambió el mundo

En 1986, en Islandia se cambió el mundo

En 1986, en Islandia se cambió el mundo

En 1986, en Islandia se cambió el mundo

En 1986, en Islandia se cambió el mundo

En 1986, en Islandia se cambió el mundo

En 1986, en Islandia se cambió el mundo

En 1986, en Islandia se cambió el mundo

En 1986, en Islandia se cambió el mundo

En 1986, en Islandia se cambió el mundo

En 1986, en Islandia se cambió el mundo

En 1986, en Islandia se cambió el mundo

En 1986, en Islandia se cambió el mundo

En 1986, en Islandia se cambió el mundo

En 1986, en Islandia se cambió el mundo(Santiago Montiveros/MDZ)

En 1986, en Islandia se cambió el mundo | Santiago Montiveros/MDZ

Mijaíl Gorbachov y Ronald Reagan, en la Cumbre de Reikiavik, el 11 y 12 de octubre de 1986

Mijaíl Gorbachov y Ronald Reagan, en la Cumbre de Reikiavik, el 11 y 12 de octubre de 1986

¿Qué punto en común pueden tener Argentina e Islandia? Resulta difícil, a simple vista, encontrar una coincidencia entre dos países tan lejanos geográfica y culturalmente que, por primera vez en la historia, se enfrentarán en un partido de fútbol en Rusia 2018. Sin embargo, surge un encuentro a partir de la importancia que se le da en ambas naciones a un año en particular: 1986.

Mientras que en Argentina aún se festejaba la obtención de la segunda Copa del Mundo, en octubre de 1986 se produjo una de las cumbres más importantes de la historia del Siglo XX, en Reikiavik, capital de Islandia, fundamental para el fin de la Guerra Fría. Aquel encuentro terminaría en la sanción del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio entre Estados Unidos y Unión Soviética que eliminó los misiles balísticos y de crucero nucleares o convencionales.

Fueron Ronald Reagan, presidente de EEUU, y Mijail Gorbachov, máxima autoridad soviética, quienes se reunieron, durante dos días, en una remota edificación antigua en las afueras de Reikiavik: la Casa de Höfði. En octubre de aquel año, las tensiones entre las máximas potencias mundiales aumentaban, y fue ese encuentro en Islandia el punto de partida rumbo a la normalización de las relaciones.

Para los turistas, el lugar pasa casi desapercibido. Una vez en Reikiavik, no se incluye en los paquetes turísticos: sí lo son los atractivos naturales de los alrededores de la ciudad, como las Cataratas de Gullfoss, el Valle de Haukadalur (famoso por sus geiser) y la falla de Thingvellir, entre otros. Con respecto a la Casa de Höfði, sólo quienes se alejen a pie del centro de la Capital podrán detectarla, frente al mar, en la unión de los océanos Atlántico y Ártico.

Postales de la capital más boreal del mundo

En comparación con Argentina, la economía de Islandia (334.000 habitantes) es mucho más estable. Tal como ocurre en las principales potencias, el factor inflación es desconocido por gran parte de la población. Sin embargo, para quienes visitan la isla, el problema pasa por los elevados precios que abarcan a todos los bienes y servicios: desde alojamiento, con hostels desde 30/40 dólares, hasta los productos básicos en supermercados (las seis fetas de fiambre no bajan de los 8 dólares).

Algunos precios (1.000 coronas islandesas, la moneda local, son un poco más de 9 dólares):

En cuanto a los recorridos turísticos, el más económico (Círculo Dorado), tiene un costo, hoy en día, de un poco más de 3.000 pesos e incluye tres atractivos naturales de los alrededores de la Capital de Islandia.

El Valle de Haukadalur.

Las Cataratas de Gullfoss.

La Falla de Thingvellir.

El Centro de Reikiavik, con la iglesia Hallgrímskirkja, ícono de Islandia.

La iglesia Hallgrímskirkja.

Sólfar, la escultura más famosa de Islandia.

Este sábado, en ambos extremos del planeta se mirará hacia Rusia. Las auroras boreales de Islandia y la auroras australes del territorio antártico argentino quedarán en un segundo plano, al menos durante 90 minutos.