Electrificó su campo y murió un cazador

Pedro Fermín Quintana, recibió una impresionante descarga de 230 voltios cuando quiso ingresar al predio en San Vicente.
Avatar del

MDZ

1/2
Electrificó su campo y murió un cazador

Electrificó su campo y murió un cazador

Electrificó su campo y murió un cazador

Electrificó su campo y murió un cazador

Un hombre de 34 años murió tras recibir una descarga de 230 voltios al tocar el alambrado electrificado de un campo, en un tremendo suceso registrado en la localidad bonaerense de San Vicente. La víctima trató de ingresar al predio junto a otras personas, aparentemente con el objetivo de cazar ranas. El propietario del terreno -un anciano de 81- fue detenido por las autoridades policiales. La justicia cree que el octogenario electrificó el lugar para impedir el ingreso de asaltantes y por este motivo el individuo está acusado de “Homicidio”.

Los voceros revelaron que el hecho se produjo cuando la infortunada víctima, identificada como Pedro Fermín Quintana, de 34 años, quiso entrar, en compañía de otras personas, a un campo que está situado en el cruce de Ituzaingó y la ruta provincial 6, en el citado distrito, en el sur del conurbano provincial.

Tremenda descarga

Se afirma que el grupo de gente pensaba cazar ranas en el mencionado establecimiento. Quintana tocó el alambre perimetral del terreno y entonces recibió una potente descarga eléctrica.

Momentos después, los servidores públicos de la comisaría 1ª de San Vicente concurrieron al escenario de la tragedia, oportunidad en la que establecieron la muerte de Quintana, a la vez que identificaron al propietario del terreno, que resultó ser un anciano de 81 años.

El incidente comenzó a ser investigado por las autoridades policiales de la Jefatura Departamental de San Vicente y por el doctor Juan Cruz Condomí Alcorta, fiscal perteneciente al departamento judicial de La Plata.

Con personal especializado de Edesur, se comprobó que el mencionado campo estaba perimetrado por 7 hilos de alambre y dos boyeros eléctricos, que se hallaban conectados directamente, por un enchufe, a una salida de energía.

Trascendió que el lugar no tenía instalado un transformador destinado a reducir el voltaje, que era de 230 voltios.

En un comienzo, la causa fue caratulada “Homicidio culposo”, aunque después el expediente se recaratuló “Homicidio”, porque se sospecha que el octogenario habría resuelto electrificar el campo para evitar el ingreso de ladrones.

Por tal motivo, el anciano fue apresado de manera preventiva, aunque se estima que sería beneficiado con un arresto domiciliario, como consecuencia de su edad avanzada.

En diciembre de 2013, una niña de 7 años murió en la localidad bonaerense de Berisso al tocar la reja de la puerta de la casa de su tío, quien había electrificado la propiedad por temor a los robos.