El registro de deudores alimentarios superó los 1.000 mendocinos escrachados

En el #Wok de hoy: Creado como una herramienta para "visibilizar" al que no cumple, la publicación de los nombres no siempre disuade al deudor + Figurar ahí es garantía de trabas en trámites o para acceder a ciertos trabajos + Casi todas las provincias tienen uno, pero se demora la creación del registro nacional que contendrá a todos.
Avatar del

Rubén Valle

1/14
El registro de deudores alimentarios superó los 1.000 mendocinos escrachados

El registro de deudores alimentarios superó los 1.000 mendocinos escrachados

El registro de deudores alimentarios superó los 1.000 mendocinos escrachados

El registro de deudores alimentarios superó los 1.000 mendocinos escrachados

El registro de deudores alimentarios superó los 1.000 mendocinos escrachados

El registro de deudores alimentarios superó los 1.000 mendocinos escrachados

El registro de deudores alimentarios superó los 1.000 mendocinos escrachados

El registro de deudores alimentarios superó los 1.000 mendocinos escrachados

El registro de deudores alimentarios superó los 1.000 mendocinos escrachados

El registro de deudores alimentarios superó los 1.000 mendocinos escrachados

El registro de deudores alimentarios superó los 1.000 mendocinos escrachados

El registro de deudores alimentarios superó los 1.000 mendocinos escrachados

El registro de deudores alimentarios superó los 1.000 mendocinos escrachados

El registro de deudores alimentarios superó los 1.000 mendocinos escrachados

El registro de deudores alimentarios superó los 1.000 mendocinos escrachados

El registro de deudores alimentarios superó los 1.000 mendocinos escrachados

El registro de deudores alimentarios superó los 1.000 mendocinos escrachados

El registro de deudores alimentarios superó los 1.000 mendocinos escrachados

El registro de deudores alimentarios superó los 1.000 mendocinos escrachados

El registro de deudores alimentarios superó los 1.000 mendocinos escrachados

El registro de deudores alimentarios superó los 1.000 mendocinos escrachados

El registro de deudores alimentarios superó los 1.000 mendocinos escrachados

El registro de deudores alimentarios superó los 1.000 mendocinos escrachados

El registro de deudores alimentarios superó los 1.000 mendocinos escrachados

El registro de deudores alimentarios superó los 1.000 mendocinos escrachados

El registro de deudores alimentarios superó los 1.000 mendocinos escrachados

El registro de deudores alimentarios superó los 1.000 mendocinos escrachados

El registro de deudores alimentarios superó los 1.000 mendocinos escrachados

{ Maridaje } Para musicalizar la lectura de esta columna, el autor propone La rifa del viento, por Lucio Balduini

 

Desde febrero del 2001, año bisagra si los hay, Mendoza cuenta con un Registro de Deudores Alimentarios Morosos (ReDAM). Con el lógico impacto de las cíclicas crisis económicas del país, ese listado en el que nadie quiere ver su nombre va creciendo con el paso de los años. A junio de 2018, ya son 1.037 los mendocinos que están simbólicamente en rojo. De ese número, apenas cuatro son mujeres. 

El ReDAM fue creado por ley para llevar un listado de todas las personas que adeuden total o parcialmente tres cuotas alimentarias consecutivas o cinco alternadas, ya sean alimentos provisorios o definitivos fijados u homologados por sentencia firme. También para expedir certificados ante el requerimiento de una persona física o jurídica, pública o privada, en forma gratuita.

En la modificación que se le introdujo en el 2011 se agregó la obligación de que todos los meses se publique el listado de morosos en un diario de circulacón masiva de la provincia y en cualquier medio periodístico que lo requiera. Durante un tiempo, los medios gráficos destinaron unas cuantas páginas para el escrache público de los morosos, pero actualmente se ve cada vez menos esa exhibición mediática de los incumplidores.

La inscripción en el registro o su baja se hace únicamente por orden judicial, ya sea de oficio o a petición de parte. Y el estigma, como se verá, no es para nada gratuito.

Figurar en este incómodo listado tiene como finalidad que el deudor no resulte impune. El escarnio público suele ser el arma más efectiva para que aquel que se hace el zonzo acuse recibo. De hecho quienes estén incluidos en este registro encuentran no pocas piedras en el camino. Por caso, no pueden recibir habilitaciones, concesiones, licencias o permisos de parte de instituciones u organismos públicos de la Provincia ni ser designados como funcionarios jerárquicos, en la administración pública centralizada, descentralizada, entes autárquicos, empresas y sociedades del Estado y Obra Social del Estado.

En la página web del Poder Judicial www.jus.mendoza.gov.ar, donde se puede consultar la nómina completa, el listado se va actualizando en forma instantánea como parte de las altas y bajas que se realizan en el sistema de carga de los Tribunales de la Provincia. 

El incumplimiento de la cuota alimentaria representa un problema social. Ya sea por irresponsabilidad o el fruto de una mala relación conyugal, de algo no hay duda, los problemas de los adultos terminan afectando al eslabón más débil en el conflicto: los niños.

Por eso el ReDAM pretende ser una herramienta formal para complicarle al deudor, sobre todo a aquel que puede pagar y no lo hace, los más variados frentes de su vida social y económica.

La inflación hace lo suyo

La coyuntura inflacionaria explica en parte que aumenten las demandas, los planteos de los exconyuges y la tensión familiar. El abogado de familia, Leandro Merlo, reconoce que "los juicios más frecuentes en nuestra profesión son los juicios de alimentos. Y esto se profundiza sobre todo en las épocas de inflación donde la cuota en meses queda desfasada".

Las excusas, confiesan los abogados, son "infinitas". La insolvencia es la principal razón que se arguye para no hacerse cargo de su responsabilidad. También se echa mano a cuestiones coyunturales como la pérdida de empleo, una nueva pareja, nuevos hijos. 

Una estrategia muy común suele ser poner sus bienes a nombre de otra persona para pasar por insolventes. Esto obliga a un trabajo símil detective por parte de los abogados para detectar cuánto hay de cierto en lo que declara el deudor.

Como también están aquellos que en virtud de una buena relación pactan de palabra, llegan a un acuerdo no traumático y lo cumplen. Si eso fracasa, no les quedará otra que ir a juicio para que el juez fije cuál es la cuota que corresponde. Por lo general no son juicios rápidos, no obstante lo antes posible se establece una cuota provisoria y se obtiene la orden de ejecutar al deudor. Lo demoroso es que se notifique el deudor, que se presente, que cumpla, encontrarle bienes, solicitar embargos e inhibiciones. Hay muchos pasos procesales que hacen más largo un periplo que no debería tener otro cierre que el de cumplir con el mandato legal.

El big data nacional

Desde el 2016 está cajoneado en el Congreso un proyecto que ese año tuvo media sanción del Senado y que busca crear un registro con características similares al de Mendoza, pero que incluya la información de todo el país, generando así una amplia base de datos. 

Hoy, cuando algún deudor se muda y pierde el contacto con la justicia a la que debía reportar, las provincias cruzan datos. Con el registro nacional se agilizarían los trámites a la vez que en teoría se garantizaría que los deudores no se borren fácilmente. 

Hasta el momento, 21 provincias ya cuentan con su propio registro de deudores, pero no en todos la información está debidamente actualizada, con lo cual no se cumple el "cambio de actitud" que se busca con el escrache público.

Como dice un abogado experto en estos temas, estos registros constituyen sin duda "una molestia" para el deudor, pero todavía no logran que ese escollo sea tan significativo como para que corran a ponerse al día. Más de mil mendocinos están con esa piedra en el zapato, aún así no están dispuestos a detener su marcha.   

.................................................

#El Resaltador


Buenos pasos en falso

"El temor a pasar por viejos es uno de los síntomas certeros del viejazo. Suele derivar, en quienes lo padecen, en una sobreactuación más bien impostada de actualidad y de contemporaneidad (en este caso, tecnológica), mientras que los jóvenes de verdad tienden a establecer una relación naturalizada con la tecnología de su tiempo, no precisan subrayar ni declamar, no hacen de eso una causa y una bandera. Los otros suelen dar sus buenos pasos en falso (un poco como los que anuncian "como dicen los chicos ahora", para proferir a continuación alguna frase de completa inactualidad, del tipo: 'tirame las agujas'). Yo creo, llegado el caso, en la productividad del anacronismo, tal como lo entiende Georges Didi Huberman: apostar al desfasamiento (sostener las posibilidades del cara a cara, el recurso al semblanteo, los ámbitos de interacción más directa, el hablarse y encimarse, interrumpirse o alentarse). ¿Para oponerse al ingreso de las tecnologías en las aulas? Nada de eso: para oponerse, en todo caso, a la liquidación sumaria de las aulas por obra y gracia de las tecnologías".

( Martín Kohan, escritor argentino, en su columna Paideia, publicada en Perfil )

..............................................

#Expo

La muestra Arte, género y política, reúne una serie de producciones de cerámica, ilustración, grabado, digital, textiles, fotografía y obras intergenéricas, que profundizan en la temática de género. Se puede visitar hasta el 18 de julio en la Biblioteca Pública General San Martín (Remedios Escalada de San Martín 1843, Ciudad).

..............................................

#Tuiteado