El ingreso a la Facultad de Ciencias Médicas

El decano de Medicina de la UNCuyo responde a las críticas y pone en contexto una situación que generó gran interés en los lectores de MDZ.
Avatar del

Pedro Esteves

1/2
El ingreso a la Facultad de Ciencias Médicas

El ingreso a la Facultad de Ciencias Médicas

El ingreso a la Facultad de Ciencias Médicas

El ingreso a la Facultad de Ciencias Médicas

El número de ingresantes de este año a la Facultad que tengo el honor de conducir es semejante al del oscilante número de los últimos años. Y esa oscilación responde a que ante una exigencia indispensable, más o menos semejante, las poblaciones de aspirantes son año a año diversas.

En países bien organizados en este sentido, como Chile, España o Alemania, es el Estado, a través de un examen a todos los egresados del nivel secundario, quien ofrece a los mejores promedios el estudio de la medicina y otras disciplinas. Las plazas son limitadas a las necesidades de la población y quienes cursan lo hacen con las mejores garantías para una formación de altísima calidad. Y es el Estado quien toma un examen final a todos los médicos para que puedan ejercer, independientemente de la facultad de la que provienen.

En nuestro país esas condiciones no existen.

Nuestra Facultad tiene una clara responsabilidad frente a la sociedad, y es la de brindar al medio médicos, enfermeros y técnicos en condiciones óptimas para cuidar la salud, diagnosticar y tratar enfermedades, así como tender a la mejor calidad de vida de las personas que la sostienen con sus aportes. Y esto no es poca cosa. Nuestros estudiantes y egresados, cuando salen al exterior, sea a Europa o Latinoamérica, se desempeñan al mismo nivel que sus pares de otras universidades, gracias también al activo proceso de internacionalización de nuestra Universidad Nacional de Cuyo.

El ingreso a las carreras de la Salud es entonces una de las maneras que disponemos para responder a ese mandato del cual debemos rendir cuenta, sobre todo con el accionar de cada uno de los profesionales que egresan. Pero todo el proceso dinámico de educación y formación es un camino arduo y difícil, y todos saben que el ser un buen profesional de la Salud implica seguir estudiando frente a cada paciente, en equipo y hasta el fin de la vida médica. Y eso cuesta mucha dedicación, compromiso y desventuras y claramente depara también enormes satisfacciones. Si no fuera así, estas carreras no serían tan buscadas y apreciadas socialmente.

Por lo tanto creo que poner la lupa periodística anticipadamente sobre resultados parciales y sin reparar en la totalidad del proceso del que -como miembros de esta Universidad pública y de calidad- nos hacemos cargo, mueve a una consideración apresurada y parcial del tema en los lectores, que tendríamos que trascender. A las instituciones educativas serias y que quieren seguir mejorando, tenemos que cuidarlas.

Nos preocupa el hecho de que se haya tomado una cifra parcial del primer examen de Química, -dentro de todo un proceso de selección- como titular para la nota del pasado 24 de febrero en MDZ. Sin dudas esa mención movió a la lectura a muchos lectores y a opinar ampliamente, lo que con seguridad es positivo para la comunidad en la que vivimos.

Como opinaron mayoritariamente los lectores, lo central es considerar en las manos de qué médicos y enfermeros confiaremos nuestras vidas y el bienestar integral de las personas que nos rodean.

Muchas gracias por la oportunidad de publicar estas líneas.