Sociedad Sólo 2,4 % logró pasar una prueba

El ingreso a Medicina es otra vez una odisea en la UNCuyo

El primer examen de química fue rendido por 1.100 chicos, pero apenas lo aprobaron 44. El decano de la facultad se queja de la escuela secundaria.
Avatar del

Juan Carlos Albornoz

1/5
Algunos padres protestan, pero el decano de Medicina dice que el examen es transparente.

Algunos padres protestan, pero el decano de Medicina dice que el examen es transparente.

El ingreso a Medicina es otra vez una odisea en la UNCuyo

El ingreso a Medicina es otra vez una odisea en la UNCuyo

El ingreso a Medicina es otra vez una odisea en la UNCuyo

El ingreso a Medicina es otra vez una odisea en la UNCuyo

El ingreso a Medicina es otra vez una odisea en la UNCuyo

El ingreso a Medicina es otra vez una odisea en la UNCuyo

El ingreso a Medicina es otra vez una odisea en la UNCuyo

El ingreso a Medicina es otra vez una odisea en la UNCuyo

Otra vez, son días difíciles para los chicos que quieren estudiar medicina en la Universidad Nacional de Cuyo, la carrera con más aspirantes. Desde hace semanas están rindiendo los exámenes de ingreso, cuya exigencia es muy alta. La primera prueba de química ha sido un ejemplo: apenas 2,4 por ciento de los inscriptos aprobó.

Fueron sólo 44 jóvenes los que lograron pasar ese test, de casi 1.800 que estaban en condiciones de rendir. Un porcentaje ínfimo. Mucha gente se anota todos los años para estudiar medicina, pero la gran mayoría queda en el camino. De hecho, para iniciar la carrera, se inscribió este año más gente aún: 2.400.

Un 25 por ciento de ellos no llegó ni siquiera a reunir los requisitos para dar el examen. Y entre los 1.800 que sí podían presentarse, otra vez hubo muchas deserciones: "solamente" 1.100 chicos se animaron a enfrentar la prueba.

Esta enorme cantidad de gente puede tener que rendir hasta siete exámenes para tratar de ingresar a la carrera. Es que además de química, hay pruebas de física y biología. Por cada prueba hay un recuperatorio, y al final, se le toma un global al grupo de chicos que estuvo cerca de alcanzar el anhelado 60 por ciento en los exámenes de ingreso.

No está todo perdido para los 1.056 a los que les fue mal al principio. Este proceso terminará durante los primeros días de marzo y hay algunos que en el recuperatorio de química volvieron a quedar en carrera: 80 aspirantes, para ser más específicos.

Los padres de algunos chicos se quejan frente a esta odisea. Dicen que los exámenes de ingreso de la Facultad de Medicina son difíciles incluso para jóvenes que han pasado por primero y segundo años de otras carreras afines, como Farmacia. Cuestionan la "preparación previa" de los estudiantes y hablan de "falta de controles". Hasta sospechas de ejercicios mal elaborados hay.

Pero para el decano de la facultad de Medicina, Pedro Eliseo Esteves  (en la foto de arriba, junto al rector, Daniel Pizzi), hay transparencia en las pruebas y la exigencia es una virtud de la institución. "Si no hubiera un proceso de selección, no podríamos mantener una educación de calidad", afirma 

No hay cupo, pero...

Desde hace cuatro años, la Facultad de Ciencias Médicas de la UNCuyo, en la que se cursan, además de Medicina, Enfermería y tecnicaturas asistenciales en salud, no tiene un sistema de cupos. 

Antes, a Medicina ingresaba un máximo de 120 chicos cada año. Hoy, el que saca 60 por ciento o más en los exámenes, entra.

Pero las pruebas son un filtro natural para una institución en la que sus autoridades reconocen que no cuentan con infraestructura ni recurso humano para recibir a mucha más gente. "Es muy difícil que entren más de 180 estudiantes", afirma el decano.

Esteves dice que ingresar más alumnos en primer año comprometería el aprendizaje de jóvenes, quienes enfrentan desde el principio a los pacientes y a sus familias, y quienes deben tener acceso a cadáveres para estudiar anatomía, entre otras cosas. Hasta un centro de atención primaria se está construyendo en la facultad para ampliar prácticas y dar servicios.

La complejidad de los exámenes de Medicina y el nivel de polémica que generan no son nuevos. De hecho, el propio decano reconoce que no fueron 44, sino apenas 25, los chicos que aprobaron la primera prueba de química el año pasado.

En 2016, por ejemplo, de 1.960 aspirantes, entraron apenas 95 a la carrera.

"Se mira con una lupa el ingreso, pero nadie duda de la honestidad del proceso", asegura Esteves, a pesar de las quejas de padres que han llegado a la prensa. 

El decano también dice que "la unidad de admisión de alumnos tiene independencia absoluta del decanato" y hasta echa mano de un caso personal: "Yo mismo desaprobé hace 50 años cuando intenté entrar por primera vez, y a mi hijo también le pasó", señala.

También hay mucha presión a lo largo de la carrera: no se puede pasar al año siguiente si no se aprueban todas las materias del año anterior y, en tercero y sexto, hay globales y exámenes especiales.

El filtro, que deja a cientos de aspirantes en el camino, tiene una contracara: según el académico, se reciben entre 100 y 130 médicos por año. O sea que un alto porcentaje de los que entran, terminan.

Las responsabilidades de la secundaria

Según el decano Esteves, los propios chicos tienen su responsabilidad en el resultado de las pruebas. "Vienen pocos a los dos parciales previos. Esta universidad, de agosto a diciembre, ofrece un curso de nivelación", afirma.

El problema de que tantos aspirantes desaprueben los exámenes de ingreso tiene que ver, también, con la calidad de la secundaria. En ese punto, las responsabilidades exceden a la UNCuyo y pasan a manos, en buena medida, del gobernador Alfredo Cornejo.

Cornejo y el director general de Escuelas, Jaime Correas, acaban de prometer que 2018 será el año de la calidad educativa. Y tendrán que trabajar mucho para lograrlo en el secundiario, a ojos del decano de Medicina, que hace un balance preocupante: "Es absolutamente cierto que el secundario no da estas materias con intensidad. Algunos colegios sí, como los técnicos químicos. Pero otros secundarios adolecen de debilidades en materias duras como física y biología, además de química. Los alumnos deben hacer un enorme esfuerzo para adaptarse a lo que les van a exigir".