El fútbol, "la única religión que no tiene ateos"

Con una frase de Eduardo Galeano sobre el fútbol, más la opinión de cientistas sociales que lo intelectualizan, recibimos el día después: San Messi.
Avatar del

Gabriel Conte

1/3
El fútbol, "la única religión que no tiene ateos"(BBC Mundo / Reuters)

El fútbol, "la única religión que no tiene ateos" | BBC Mundo / Reuters

El fútbol, "la única religión que no tiene ateos"

El fútbol, "la única religión que no tiene ateos"

El fútbol, "la única religión que no tiene ateos"(BBC Mundo / Reuters)

El fútbol, "la única religión que no tiene ateos" | BBC Mundo / Reuters

  "El fútbol es la única religión que no tiene ateos". Eduardo Galeano

Después de un verdadero día de nervios, previo a que la Argentina clasificara para Rusia 2018, la intelectualización de un "problema" social: el fútbol, el apasionamiento que genera y sus consecuencias. Con un día en el que todos respiramos más tranquilos, aún aquellos a los que el fútbol no les ocupa una parte importante de su vida, pero que miran de costado con expectativa, las opiniones de expertos al respecto en "Conte a las 6.50".

Esteban Abarzúa, periodista y escritor trasandino especializado en fútbol, teorizó sobre el significado humano de ese deporte: "Hinchar por un equipo es emocionarse, entregarse alegremente a esa sujeción infantil del alma que llamamos fútbol. Emocionarse por el fútbol no es pensar, pero tiene relato y correlato. A partir de allí podemos elaborar una especie de pensamiento futbolístico que algunos quisieran llamar filosofía del fútbol, ética del fútbol o quizás estética del fútbol, pero yo me conformo con su componente narrativo que lo rescata como literatura. La emoción se desarrolla multilateralmente en cada jugada. Si lo miramos como un hecho psicológico, en un equipo de 11 jugadores, los partidos tienen una duración real de 990 minutos, pero cuando el fútbol se traslada al tablón, esa dimensión temporal se puede trasladar hasta el infinito".

Volviendo a Galeano, su apasionamiento doble, al volver texto poético a su deporte predilecto y, usándolo como arma, ataca a los duros de apasionarse en un estadio: "Hay intelectuales que niegan los sentimientos que no son capaces de experimentar ni, en consecuencia, de compartir. Sólo podrían referirse al fútbol con una mueca de mal gusto, asco o indignación".

Pero también la voz de alerta por las trampas que nos pueden estar tendiendo de un ¿paranoico o despierto? Pablo Alabarces, sociólogo del fútbol: 

 Esa retórica de "unámonos con la Selección" es una falacia. No me interesa unirme con Tinelli por la selección nacional. No hay tal unidad: es una artimaña publicitaria. Mi tesis central respecto a este punto es que los relatos nacionales en la Argentina siempre fueron fundamentalmente estatales, que en los noventa desparece esa capacidad estatal de producir relatos nacionales.  

Finalmente, cada uno toma lo suyo. Lo usa y conserva. O lo tira, descartable. Lo innegable es que todos, queriendo o no, somos acólitos de una divinidad poderosa que se llama fútbol.