El director del Fleming, sorprendido por el antestesista abusador

Tras la detención del médico que trabajaba en la Clínica Francesa y el hospital Notti, el Dr. Alfredo Julián dijo no haber visto nada igual en sus 20 años como pediatra.
Avatar del

Mariana Cavagnaro

1/2
El director del Fleming, sorprendido por el antestesista abusador

El director del Fleming, sorprendido por el antestesista abusador

El director del Fleming, sorprendido por el antestesista abusador

El director del Fleming, sorprendido por el antestesista abusador

Alfredo Julián es el Director del Hospital pediátrico Fleming de Mendoza desde hace 2 años. Allí atienden a afiliados a OSEP. Ha trabajado durante años como pediatra atendiendo en consultorio externo. La noticia sobre el médico del Notti acusado por abuso sexual lo sorprendió enormemente. 

Es que en sus años, como profesional, asegura no haber escuchado de ningún caso similar en Mendoza. Empatiza con la angustia que puede generar la noticia en la sociedad.  Jorge Omar Maddio, el médico anestesiólogo de 56 años, quien se desempeñaba como anestesista en el Hospital Notti y la Clínica Francesa, se encuentra acusado de fotografiar, filmar y manosear a los niños que debía prepararar para los procedimientos quirúrgicos en que intervenía.

En el hospital pediátrico Fleming explica el Doctor Julián, existe un Protocolo Prequirúrgico que busca bajar el estrés preoperatorio que suele generarse tanto en los niños como en sus familias. Este procedimiento debe cumplirse obligatoriamente. Consiste en que un médico residente de pediatría le explica a los niños junto a sus padres el procedimiento de la crujía que se le va a realizar, por dónde van a circular, le muestran dónde queda el quirófano y le explica la operación. En todo momento, los menores de edad deben estar acompañados de sus padres. Bajo ninguna circunstancia el menor puede estar solo.

Una vez que llega el momento de la cirugía, el anestesista revisa los estudios prequirúrgicos y todos se encuentran en el quirófano. El Doctor Julián explica que en ningún momento el niño se queda solo ni con el anestesista ni con el cirujano. Es que cuando el niño ingresa al quirófano hay entre 4 y 6 personas del equipo, al terminar la cirugía 2 ó 3 personas se quedan hasta el final, luego el niño va directamente a ver a sus padres a una sala especial. 

"Nos ha sorprendido, no hay registro del caso similares, nunca escuché algo así en Mendoza. Me sorprendió rotundamente. No lo termino de entender. No conozco el procedimiento de otros lugares. En OSEP se ha implementado un gabinete psicológico donde se realiza un perfil para dejar al profesional en el lugar más indicado según su perfil.", explica el Director del Hospital pediátrico Fleming. 

"Al ser un hospital más pequeño, el seguimiento es casi personal. Nos conocemos todos, pero siempre hay que estar atento y vigilante", agrega el Doctor Julián.