El colectivo trans defiende al empleado de AFIP que cambió de género

La Asociación de Travestis, Transexuales y Trans de Argentina (Attta) expresó su férrea defensa al cambio de identidad sexual de Sergio Lazarovich, acusado de buscar una "jubilación anticipada".
Avatar del

MDZ Sociedad

1/4
El colectivo trans defiende al empleado de AFIP que cambió de género

El colectivo trans defiende al empleado de AFIP que cambió de género

El colectivo trans defiende al empleado de AFIP que cambió de género

El colectivo trans defiende al empleado de AFIP que cambió de género

El colectivo trans defiende al empleado de AFIP que cambió de género

El colectivo trans defiende al empleado de AFIP que cambió de género

El colectivo trans defiende al empleado de AFIP que cambió de género

El colectivo trans defiende al empleado de AFIP que cambió de género

La Asociación de Travestis, Transexuales y Trans de Argentina (Attta) exigió hoy que "se ajusten a derecho y no a prejuicios de la Edad Media" las consideraciones acerca del cambio de identidad registral de Sergio a Sergia, una empleada pública salteña que fue acusada por sus compañeros de querer "adelantar cinco años su jubilación".

El caso se hizo conocido cuando el periodista Eduardo Feinmann leyó en su programa de radio un tuit que se refería al "estupor, incredulidad y sinrazón" reinante entre los trabajadores de la AFIP de Salta desde que supieron que un compañero "se cambió el DNI a sexo femenino, cuando es sabido que es bien masculino y tiene pareja".

Por su parte, la persona aludida aseguró a un diario salteño citado por la agencia Télam, que hizo la transición "porque tiene una convicción". "Lo hice porque estoy convencida, las motivaciones son mías y no tengo que explicarle nada a nadie", aseguró.

Explicó que inició el trámite de cambio de género en la ciudad de Salta en junio del año pasado, pero que por una cuestión normativa lo terminó en Tucumán "porque nació allá".

"Ella no necesita más que su autopercepción para hacerlo (el cambio de identidad registral). ¿Cuál sería el problema de que decida comenzar a vivir como se autopercibe a los 60 años, aún casado, con hijos y una vida supuestamente armada para esa sociedad patriarcal machista y binaria?", cuestionó Attta en un comunicado.

Y continuó: "Exigimos que los profesionales de la salud y judicial se ajusten a derecho y no a prejuicios propios de la Edad Media. ¿Hasta cuándo las personas trans vamos a vivir en un Estado de excepción?".

Desde el organismo recordaron que la ley de Identidad de Género (N° 26.743), sancionada en 2012, es considerada como un "modelo a nivel mundial", porque no requiere autorización judicial, intervenciones quirúrgicas de reasignación genital, terapias hormonales u otros tratamientos para acceder al cambio en el DNI y partida de nacimiento.

Presidida por la activista e integrante de la Federación LGBTTI Luisa Paz, Attta aclaró que "el derecho a la identidad no se restringe ni caduca por la edad ni por la situación registral civil".

"Solicitamos a las personas que dicen ser sus 'ex compañeros' tener en cuenta que los procesos de construcción de identidad no son iguales en ninguna persona, y precisamente por eso existe un ordenamiento jurídico que vela por tales derechos", enfatizaron.

"¿Quién puede juzgar si Sergia tuvo que esconder su sentir? ¿No será esta su verdadera identidad oprimida durante tantos años? (...) Basta de censores y gendarmes de la vida de Sergia, ella no necesita un proceso acusatorio, sino que se cumpla lo más elemental de su ciudadanía", dijeron.

En tanto, desde la Anses de Salta confirmaron que "aún no tienen registrado que Sergia haya iniciado los trámites jubilatorios".