El Futre & Chanti, cabeza a cabeza

Editado por Ediciones Culturales, el libro del reconocido dibujante recupera la mítica leyenda mendocina a través del lenguaje de la historieta. Del terror al humor, con ojo periodístico.
Avatar del

MDZ Cultura & Ciencia

1/5
El Futre & Chanti, cabeza a cabeza

El Futre & Chanti, cabeza a cabeza

El Futre & Chanti, cabeza a cabeza

El Futre & Chanti, cabeza a cabeza

El Futre & Chanti, cabeza a cabeza

El Futre & Chanti, cabeza a cabeza

El Futre & Chanti, cabeza a cabeza

El Futre & Chanti, cabeza a cabeza

El Futre & Chanti, cabeza a cabeza

El Futre & Chanti, cabeza a cabeza

Publicada originalmente en el semanario El Sol (abril de 2000 a junio de 2001), la versión de El Futre según la singular mirada del dibujante e historietista Chanti (Santiago González Riga) revive desde el humor -y en clave cuasi periodística- a uno de los mitos mendocinos más populares y fascinantes.

La flamante edición estuvo a cargo de Ediciones Culturales de Mendoza, en su colección Flor de Chañar. La editorial de la secretaría de Cultura eligió para su presentación oficial nada menos que la Feria Internacional del Libro en La Habana. Era la primera vez que Cuba invitaba a una provincia argentina a ser parte de este importante evento cultural.

Dedicado a su padre, de quien escuchó por primera vez la historia del Futre, la publicación cuenta con un texto de introducción donde el propio Chanti traza un perfil del personaje "descabezado" y destaca su intención de que sea el humor una de las formas de mantener viva la leyenda.

Escribe el autor: "El Futre es un personaje emblemático de la historia montañesa de Mendoza. Es un cuento o una leyenda que se repite y sobrevive de fogón en fogón, en los campamentos y vivacs, cuando la noche está muy cerrada y la imaginación muy abierta.

Al relato original de la muerte o desaparición de un empleado inglés de la compañía que hizo el Ferrocarril Trasandino y a quien los obreros, en su mayoría chilenos, apodaron 'El Futre', por lo elegante de su indumentaria, se le agrega un condimento fundamental: el cadáver del Futre nunca fue encontrado. Y el final quedó en la nebulosa, nunca se supo si se trató de un crimen o de un accidente. Entonces el imaginario popular se alimenta en la soledad de la cordillera y le va agregando matices para que sirve de relato de terror.

El Futre se aparece como un personaje solitario (que aún deambula por la montaña) que llama a los andinistas, o los desorienta para que pierdan el rumbo o bien, como dicen algunos, busca venganza.

Hoy el Futre se introduce como un personaje de historieta para que el humor mantenga viva su imagen en el recuerdo popular".