Divisadero Largo: la base de operaciones para combatir el incendio

La reserva natural se transformó en un punto estratégico desde el cual Guardaparques coordina las tareas a realizar para mitigar el fuego que arrasó con gran parte de los cerros Arco y Gateado en conjunto con la Fuerza Aérea y los cuerpos de bomberos departamentales. Mirá en el video cómo trabajan los helicópteros del escuadrón Lama y cómo es la vegetación que más dificulta la extinción de las llamas.

Ignacio de Villafañe

Divisadero Largo: la base de operaciones para combatir el incendio

Este lunes continúa el operativo para sofocar los incendios que aún persisten en el piedemonte mendocino. En este caso, los trabajos se focalizan en el cerro Gateado (detrás del Arco), donde participa el Escuadrón Lama, aviones hidrantes y unas 25 personas que combaten las llamas en tierra.

Este lunes la reserva natural Divisadero Largo, ubicada 8 kilómetros al oeste de la Ciudad de Mendoza, se convirtió en la base central de operaciones desde la cual se coordinaron las tareas realizadas entre la Fuerza Aérea, el cuerpo de Guardaparques y los bomberos departamentales para sofocar de forma definitiva los incendios que aún persisten en el piedemonte.

"El objetivo es tratar de disminuir lo más que se pueda el impacto sobre la flora y la fauna", explica a MDZ Guillermo Ferraris, jefe de Incendios Forestales. "En este momento están afectadas las laderas sur y oeste del cerro Gateado", continúa y agrega: "Desde acá funciona nuestra central de comunicación y se mueve toda la logística para el personal".

El trabajo debe ser coordinado entre cada cuerpo. Los helicópteros Lama son aportados por la Fuerza Aérea Argentina y Guardaparques debe garantizar las condiciones para que estos funcionen, además de aportar los hombres, junto a los bomberos, que trabajarán entre las llamas.

En los cerros, todas las tareas se deben realizar a pie. De hecho, si no fuera por la presencia de los helicópteros Lama cada uno de los guardaparques que se acerca al fuego debería caminar durante cuatro horas con el equipo a cuestas para llegar a los focos de incendio. Este equipo incluye una mochila cargada con 20 litros de agua -similares a los populares bolsos Camelback- que utilizan para extinguir el fuego, debido a la imposibilidad de acceso para camiones y camionetas hidrantes.

"Acá la flora demora muchísimo en recuperarse", comenta el guardaparques Ricardo Abraham mientras da cuenta de los estragos causados por el fuego y las distintas formas en que cada una de las plantas propaga la extensión del mismo.

En el lugar trabajan cerca de 25 personas que deben ser trasladadas de a tres, como máximo, desde la base en Divisadero Largo hasta la cima del Cerro Gateado. Se estima que hasta el momento se han quemado más de 1.600 hectáreas

* En el video que acompaña esta nota podés ver el trabajo a contrarreloj que se realiza para preservar el patrimonio natural de la provincia.

Temas
  • Desastre Ecológico
  • Reserva Natural
  • Divisadero Largo
  • Incendio
  • Incendio Forestal
  • Fuerza Aerea
  • Guardaparques