Dijo que salía a caminar y no volvió nunca a casa

La justicia y la policía de Córdoba buscan intensamente a Mariela Viviana Bortot, una mujer de 40 años de la localidad de Inriville, después de que desapareciera el sábado 25 de enero cuando avisó a sus hijos que saldría a caminar por las afueras de este pueblo ubicado en el departamento Marcos Juárez.
1/2
Dijo que salía a caminar y no volvió nunca a casa

Dijo que salía a caminar y no volvió nunca a casa

Dijo que salía a caminar y no volvió nunca a casa

Dijo que salía a caminar y no volvió nunca a casa

Según indicaron fuentes de la causa, el paso de los días sin la menor noticia de la mujer hace pensar en un dramático final.

Sobre todo, luego de que la semana pasada se hallara una ojota suya pendiendo de una rama a la vera del río Carcarañá, que llega hasta Santa Fe.

Según consignó Diario Popular, las hijas de Bortot aseguran que su madre fue raptada.

Policías, bomberos voluntarios y cientos de vecinos se han volcado a la búsqueda de la mujer, quien trabajaba como empleada de una de las dos estaciones de servicio del pueblo.El rastreo no ha dado ningún resultado, hasta ahora.

Paralelamente, los investigadores policiales prosiguen con el análisis del entorno de la mujer, quien está separada.

Entre sus conocidos sobresalía un vendedor de maní de Leones, cuyo auto incluso fue secuestrado para pericias que no arrojaron datos.

Tampoco ha aportado demasiado, hasta ahora, el análisis de las comunicaciones telefónicas y vía internet.

Tal es la desesperación de los familiares de Mariela que llegaron a contactarse con videntes del pueblo.

Tras la pista de la ojota, más de 300 vecinos autoconvocados se unieron al operativo de rastrillaje de policías y bomberos. "Hicimos el recorrido por la zona urbana y por el sector rural. Toda la comunidad está muy afectada por la desaparición. Creemos que las instituciones y los vecinos estamos haciendo un trabajo mancomunado", expresó el director de Defensa Civil de la provincia, Diego Concha.

El sábado 25 de enero de la desaparición, cerca de las 18, Bortot fue vista por un hombre que se encontraba trabajando con un tractor en las afueras de Inriville, caminando sola. El testigo declaró a la policía que en ese momento observó un automóvil color gris en un camino cercano al lugar donde se encontraba la mujer.

Por último, fuentes policiales destacaron que también se secuestró una camioneta blanca perteneciente a un habitante de Inriville, un domador con antecedentes, donde se halló un cabello rubio.