Día del Patrono Santiago: ¿feriado sí o no?

Cada 25 de julio se conmemora la figura de Santiago Apóstol, protector de Mendoza, una celebración católica que proviene desde los primeros años de la época colonial y que desde hace más de cuarenta años tiene carácter oficial como feriado provincial. Recientemente la Dirección General de Escuelas reconoció que podría debatirse en su seno la posibilidad de que, al menos en los establecimientos educativos, las actividades no se suspendan por esa festividad religiosa. Voces a favor y en contra.

Nicolás Munilla

Día del Patrono Santiago: ¿feriado sí o no?(Pachy Reynoso / MDZ)

Día del Patrono Santiago: ¿feriado sí o no? | Pachy Reynoso / MDZ

La celebración del Patrono Santiago, que se conmemora cada 25 de julio, es la festividad religiosa más importante a nivel provincial, que remite a la época colonial y cuenta con un profundo arraigo en la sociedad mendocina. Desde su promulgación bajo una ley de la dictadura militar hace más de cuarenta años, esta fecha también es feriado local, al nivel de otras festividades laicas como el Día de la Independencia o el fallecimiento de José de San Martín.

Esta cuestión del feriado por el patrono católico de la provincia viene causando cierta controversia recientemente, al tratarse de una festividad religiosa que conlleva la paralización de todas las actividades e involucra, directa o indirectamente, tanto a los fieles católicos como a los adscriptos de otras religiones y los no creyentes. A su vez, ello se enmarca en la discusión por la laicidad del Estado, especialmente en la educación, y la separación entre la Iglesia y las instituciones públicas.

El debate ahora podría comenzar a tomar forma en algunos ámbitos orgánicos del Gobierno provincial, dado que la Dirección General de Escuelas (DGE) prometió considerar en sus espacios de discusión si el feriado de Santiago Apóstol debe ser obligatorio o no al menos en el ámbito educativo. Cabe recordar que el propio organismo viene impulsando medidas en torno a la laicidad de la educación pública, como la prohibición de dar misas y realizar actos religiosos en los establecimientos escolares.

El docente Gustavo Capone señaló que “ponerse a debatir sobre el feriado del Patrono Santiago hubiera sido impensado antes en Mendoza”. A título personal, el subsecretario de Educación opinó: “Lejos de ir en contra del credo católico apostólico romano, dado que soy cristiano, considero que lo religioso no debería distraer las actividades de las escuelas”.

Para Capone esta controversia se contextualiza en un conservadurismo cultural que, en algunos aspectos de la educación, debería ser superado, y puso como ejemplo la educación sexual: “Al generarse jornadas de capacitación de la ESI en varios departamentos fuera del horario escolar, parte de esa comunidad se quejaba por ir a eso que es ‘pecado’ y encima ‘fuera de hora’. Así es con un montón de cuestiones que tienen que ver con romper ciertos prejuicios, siendo que es inconcebible dicha existencia en el sistema educativo”.

Por su parte, el secretario general del SUTE, Sebastián Henríquez, opinó que, en realidad, la discusión debería ser “más allá de los feriados religiosos” y estar centrada “en el laicismo en las las escuelas”.

“Se trata de debatir sobre los problemas de las imágenes religiosas en las escuelas, si amerita o no realizar conmemoraciones religiosas en los establecimientos, si se respeta o no el laicismo, qué es lo que pasa con la educación sexual integral y qué sucede en el sur de la provincia donde hay un movimiento muy fuerte en contra de la ESI”, detalló.

Tras recordar que el SUTE, en su estatuto, defiende la educación laica, Henríquez sostuvo que es imperioso discutir primero sobre los factores mencionados anteriormente y “después va a decantar en todo lo demás, porque empezar por los feriados es cínico e irrelevante”.

Más allá del aula

Además de la suspensión de las clases y la administración estatal, el feriado del Patrono Santiago afecta a la mayor parte de las actividades en la provincia: cierre de bancos, limitaciones en el transporte público y condicionamientos para el comercio y la industria, por cuanto las empresas que deseen laborar normalmente deberán respetar los beneficios extras de sus trabajadores como cualquier jornada de descanso dominical.

El presidente de la Unión Comercial e Industrial de Mendoza (UCIM), Daniel Ariosto, aseveró que el feriado del 25 de julio “es muy tradicional y el menos cuestionado de todos los feriados”. En ese sentido, argumentó que “Mendoza es una provincia muy devota, y estamos hablando de su patrono”.

De todos modos, reconoció que ese feriado “es un día donde quienes abren sus comercios deben pagarle el doble a sus empleados, y además por ser inamovible y de carácter provincial no genera turismo receptivo, entonces para quienes no lo puedan aprovechar se convierte en una carga”.

“La discusión por los feriados es de larga data, con sectores beneficiados y perjudicados, y Mendoza no es ajena a ello”, concluyó.

Por su parte, el diputado provincial Gustavo Majstruk (PJ), consideró al feriado del Patrono Santiago como un componente de la tradición mendocina: "No veo el argumento para sacar esa fecha, ya que es una celebración muy tradicional que trasciende lo religioso, como la Navidad". En ese sentido subrayó que "hay cuestiones culturales que debemos respetar, porque todo se está poniendo en tela de juicio, lo cual me parece no muy saludable".

"Encuentro peligroso el hecho de que estemos cuestionando absolutamente todo lo que tiene que ver con nuestra cultura, sin argumentos sólidos que imposibilitan un debate serio y necesario", reiteró.

Majstruk recordó que "la libertad de culto está garantizada y protegida por la Constitución Nacional", con lo cual, "si bien podemos plantear cuestiones relacionadas con los avances sociales, también debemos respetar las tradiciones culturales y religiosas".

En la vereda opuesta, el abogado Carlos Lombardi afirmó categóricamente que el feriado de Santiago Apóstol “no debería seguir dentro del calendario escolar”, porque “en primer lugar, se está privilegiando a una religión por sobre las demás creencias y, en segundo lugar, se trata de una fiesta religiosa disfrazada de tradición y costumbre que tiene un efecto sumamente grave”.

Argumentó este último punto al indicar que “la DGE posibilita a los alumnos, docentes y no docentes que no son católicos de no participar de esa festividad, pero ese derecho en realidad es falso e injusto porque la manifestación de las creencias religiosas está prohibida por la Ley de Datos Personales”.

Más allá del ámbito educativo, Lombardi señaló que “el hecho que exista un feriado provincial donde se conmemora a un santo católico no tendría que ser así, dado que el Estado no tiene que estar basando sus leyes y sus calendarios en cuestiones religiosas”.

Breve historia

El acta de fundación de Mendoza de 1561 establece que Pedro del Castillo nombró a San Pedro como patrón y abogado de la nueva ciudad, decisión que fue respetada por Juan Jufré en la refundación de 1562. Sin embargo, ese patrono fue rápidamente olvidado, y si bien la pérdida de las actas capitulares de los primeros cinco años de Mendoza impiden dar cuenta de cuándo se comenzó a rendir homenaje a Santiago, el acta del 22 de junio de 1566 consta la elección de Gabriel Cepeda como Alférez Real, a quien se le entregaría el estandarte y prestaría solemne juramento como era costumbre.

En los años siguientes, las actas consignan que en la víspera de Santiago Apóstol, el Alférez recibía el estandarte y prestaba el juramento. Recién el acta del 24 de julio de 1575 hace explícita mención del Apóstol cuando lo nombra “Patrón de las Españas y a quién esta Ciudad tiene por Patrón y Abogado”, y allí se hace referencia a la ceremonia del paseo del estandarte durante los dos días. A partir de la fecha mencionada, la documentación posterior da testimonio de la reiteración anual de esta ceremonia como festejo establecido definitivamente.

Fue también en la época colonial cuando los mendocinos comenzaron a relacionar a Santiago Apóstol como el escudo contra los temblores, hasta el punto de ser oficializado como tal por la curia local.

La figura del Patrono Santiago se consolidó en el correr de la historia mendocina como una celebración tradicional, y en 1976, bajo la dictadura militar, el interventor Jorge Sixto Fernández declaró como feriado provincial el día 25 de julio “en homenaje al Apóstol Santiago”, siendo que en esa jornada rigen “las normas legales sobre descanso dominical”.

Temas
  • debate
  • Patrono Santiago
  • feriado provincial
  • Dirección General de Escuelas
  • Iglesia Católica
  • Estado
  • laicidad
  • religión
  • cultura
  • tradición