Sociedad Las reinas vendimiales no pueden ser madres

Destronar por embarazo es violencia de género

El nuevo caso de la quita de una corona en Tunuyán abrió la polémica. Critican desde la Nación el reglamento que así lo dispone. "Es violencia simbólica, la madre de todas las violencias", dijo la autora de la Ley 26.485, Perla Progoshin, además funcionaria de Julio Alak.
Avatar del

Carlos Fernandez

1/5
Destronar por embarazo es violencia de género(MDZ)

Destronar por embarazo es violencia de género | MDZ

Destronar por embarazo es violencia de género(Alf Ponce / MDZ)

Destronar por embarazo es violencia de género | Alf Ponce / MDZ

Destronar por embarazo es violencia de género(MDZ)

Destronar por embarazo es violencia de género | MDZ

Destronar por embarazo es violencia de género

Destronar por embarazo es violencia de género

Destronar por embarazo es violencia de género(MDZ)

Destronar por embarazo es violencia de género | MDZ

Sin llegar a ser ilegal, por el momento, sí es cuestionable y mucho, el hecho que en pleno siglo XXI se siga discriminando a las mujeres, por ejemplo, por iniciar su proceso para ser madres.

Esto es lo que sigue ocurriendo desde hace años en Mendoza con las reinas vendimiales, en sus distintas categorías, que últimamente se están animando a contar los que les sucede apenas son obligadas a entregar sus coronas cuando los funcionarios se enteran que están embarazadas.

Este tipo de discriminación podría ser la causa de una severa denuncia que está analizando realizar Yamila Escudero, ex reina de Campo Los Andes que no pudo entregar la corona y menos vestirse de reina, y que podría sentar un antecedente jurídico que obligue en el futuro a cambiar los reglamentos que disponen que se entregue la corona cuando trasciende el estado de preñez.

Sin embargo, ahora el caro asunto que invalida la belleza de una mujer embarazada o en todo caso la censura discriminatoriamente, en este caso por la máxima celebración mendocina, llegó hasta la misma génesis de la Ley 26.485de Protección Integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que se desarrollan relaciones personales.

Una imagen de la corte en la que participó Yamila. (Foto: Alf Ponce / MDZ)

“¿Hay reglamentos que dicen eso? Qué bárbaro. Lo primero que se me ocurre es que justamente contra ese tipo de legislación por normas del Congreso o un reglamento que también es una normativa se está incurriendo en este caso en el tipo de violencia simbólica, que es la madre de todas las violencias. También se podría considerar aquí la violencia laboral”, inició diciendo en su reflexión Perla Prigoshin, titular de la Comisión Nacional Coordinadora de Acciones para la Elaboración de Sanciones de la Violencia de Género (Consavig) que orbita en el ámbito del Ministerio de Justicia de la Nación que dirige Julio Alak.

La funcionaria que admitió sentirse horrorizada cuando conoció la noticia que trascendió en las últimas horas además reflexionó: “Son normas discriminatorias porque a una mujer se le establece que no puede embarazarse durante cierto lapso. Esto claramente es una discriminación feroz. En este caso de la chica de Tunuyán el primer análisis que me surge que desde ya se incurre en violencia, por lo menos, simbólica. La Ley 26.485 no se queda solamente en el ámbito doméstico sino introduce un cambio de paradigma. Porque toma en cuenta a la violencia de género como el acto o la omisión en una relación asimétrica de poder. Esto es lo definitorio y es importante tenerlo en cuenta porque si no consideramos bien a la violencia de género corremos el riesgo de que se balanice y se juegue con el concepto”, reflexionó.


Prigoshin consideró además que “en este caso la ley es clara cuando habla de violencia sexual, patrimonial. Pensemos en las áreas de una mujer porque tiene un físico, tiene psique, sexo, patrimonio y una representación interna del mundo. Y todos estos ejes pueden ser violentados y por ello es que se definen distintos tipos de violencia. Una mujer no se queda quieta, clavada en una pared sino que se desliza por la vida y lleva a su psique, su sexo, su representación interna del mundo a los ámbitos en los que desarrolla su vida y aparecen esos tipos de violencia en la modalidad familiar, institucional, laboral, entre otras categorías”, añadió.



La madre de todas las violencias


Sobre la violencia simbólica expresó que “yo considero que es la madre de todas las violencias. Es el sustento, el generador y el reproductor de las violencias. Porque la violencia que está en el mundo entero de las y los ciudadanos, si fuera bien entendida, frente a una conducta como la que estamos analizando, debería repercutir en la conducta de quienes manejan esos reglamentos y rápidamente tendrían que reformarlos”.


“Esto se ve mucho en las publicidades cuando se usa el culo de una mujer para promocionar cierto producto o cuando siempre se promociona algún artículo doméstico que siempre es relacionado con una mujer. Como si fuese el único rol que debe ejercer una mujer en la vida. Como si fuera una norma. No está escrito en ninguna parte que la mujer debe limpiar y criar a los hijos y el hombre traer el dinero. Esta reproducción de estos estereotipos configuran violencia simbólica”, añadió.


Y reforzó: “Suponer que una mujer embarazada no puede tener la belleza como para participar en un concurso de reina, porque no es deseable, porque es amoral, porque la mujer para el sistema patriarcal tiene que se madre y de estas cosas no se tiene que ocupar y estar en otros ámbitos como en la casa. Esto se piensa desde un modelo rígido de belleza y entonces vemos a las mujeres condenadas al bajo peso, a colas duras, a pechos abundantes. Todo esto es una cárcel de barrotes de oro, pero es una cárcel”, manifestó.


Enfática defendió lo que consdiera su gesta en la vida: “Además, haber tomado como interlocutor a su padre y que no se la haya tenido en cuenta a ella es invisibilizarla como sujeto con capacidad de discutir y de pelear es otra forma de violencia simbólica a la que las mujeres venimos siendo sometidas desde el fondo de la historia. El lenguaje nos invisibiliza al punto tal de que es genérico. No nos nombraban ni cuando nos mataban, porque se decía que se cometió un homicidio, palabra que viene de hombre. Cuando una maestra dice niños al patio, todos salen, las nenas y los nenes. Pero cuando dicen niñas al patio, los varones no salen, no se sienten interpelados. Muchas veces no nos nombran y todos saben que lo que no se nombra no existe. Cuando se tortura y se mata es porque enfrente se tiene a alguien desubjetivizado. La tortura que sufrimos las mujeres es banalizada porque es permanente e incidiosa”, analizó.

Perla Prigoshin, titular de la Consavig. La funcionaria es abogada, especialista en género y salud sexual y psicóloga social.

¿Qué es la Consavig?

La Comisión Nacional Coordinadora de Acciones para la Elaboración de Sanciones de Violencia de Género (CONSAVIG) fue creada el 21 de febrero de 2011 con el objetivo de formular las sanciones a la violencia de género establecidas por la ley Nº 26.485 de "Protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en todos los ámbitos que desarrollen sus relaciones interpersonales" en sus diferentes tipos y modalidades.

La CONSAVIG desarrolla la elaboración de normas referidas a la sanción de violencia de género conjuntamente con organismos nacionales, provinciales y municipales.

Asimismo articula acciones con los ámbitos universitarios, sindicales, empresariales, religiosos, organizaciones de defensa de los derechos de las mujeres, y otras de la sociedad civil para tal fin.

La ley 26.485 define la violencia contra las mujeres como:

 "toda conducta, acción u omisión que de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como en el privado, basada en una relación desigual de poder, afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, así como también su seguridad personal".  Esta definición alcanza a aquellas conductas o acciones "perpetradas desde el Estado o por sus agentes".

¿Cómo está constituída la CONSAVIG?

Según la Resolución Ministerial N°1592 firmada el 20 de octubre de 2011 por el ministro Julio Alak, la CONSAVIG queda constituida por un Consejo de Notables , un Consejo de Asesoramiento Jurídico, uno Interinstitucional y uno Federal

Consejo de Notables

Dr. Carlos Rozansky - Dra. Diana Galimberti - Dr. Enrique Stola - Sra. Estela Díaz - Dra. Esther Díaz - Dra. Eva Giberti - Sra. Fabiana Túñez - Sra. Gabriela Adelstein - Lic. Irene Castillo - Lic. Liliana Hendel - Sra. Malena Manzato - Dra. Margarita Berkenwald - Lic. Mavi Aguilar - Sra. Nelly Borquez - Dra. Nelly Minyersky - Lic. Sonia Santoro - Dra. Susana Medina de Rizzo - Lic. Santiago Obligado

Consejo de Asesoramiento Jurídico

Dra. Raquel Asencio - Dra. Laura Balart - Dra. Stella Maris Etchepare - Dra. María Laura Garrigós de Rébori - Dra. Graciela Gonzalez - Dr. Diego Iparraguirre - Dr. Fernando Ramirez - Dra. Gabriela Vazquez - Dra. Sandra Fodor - Dra. María de los Angeles Baliero de Burundarena

Los Consejos Interinstitucional y Federal se integrarán oportunamente de acuerdo a lo previsto en la mencionada resolución.