Del desprecio en blanco y negro a la vida en colores

Una vecina de la zona de los barrios Flores y Olivares en la Ciudad de Mendoza nos mandó fotos, contenta por cómo va quedando el lugar.
1/8
Del desprecio en blanco y negro a la vida en colores

Del desprecio en blanco y negro a la vida en colores

Del desprecio en blanco y negro a la vida en colores

Del desprecio en blanco y negro a la vida en colores

Del desprecio en blanco y negro a la vida en colores

Del desprecio en blanco y negro a la vida en colores

Del desprecio en blanco y negro a la vida en colores

Del desprecio en blanco y negro a la vida en colores

Del desprecio en blanco y negro a la vida en colores

Del desprecio en blanco y negro a la vida en colores

Del desprecio en blanco y negro a la vida en colores

Del desprecio en blanco y negro a la vida en colores

Del desprecio en blanco y negro a la vida en colores

Del desprecio en blanco y negro a la vida en colores

Del desprecio en blanco y negro a la vida en colores

Del desprecio en blanco y negro a la vida en colores

La frase utilizada por la lectora de MDZ, Miriam, que nos mandó estas imágenes no tiene desperdicio: "Pasamos de una vida en blanco y negro a vivir el barrio en colores". Con un celular, nos mostró lo que probablemente no queramos ver a nuestro paso por la Ciudad. No es en la Peatonal ni en Arístides: es la zona que bordea a la UNCuyo, el Flores y el Olivares, un lugar en donde hay una fuerte ntervención urbanizadora y en la que -según nos contó Miriam- "los vecinos estamos ayudando y pintando nuestros frentes con vivos colores porque no queremos ser invisibles al resto de los mendocinos". Allí ya se han abierto calles y colocado canastos para la basura y se están creando plazas y espacios verdes. Pero en este caso, podemos ver cómo los propios vecinos pintan sus frentes a modo de colaboración: