Defensa Civil emitió una alerta por la ola de calor

Defensa Civil emitió una alerta por "olas de calor" para las próximas 24 horas en el Gran Mendoza y las zonas Este y de San Rafael.  Para el Gran Mendoza el alerta es de nivel amarillo, mientras que para la zona Este y para San Rafael el alerta es de nivel naranja. Las altas temperaturas se mantendrán durante todo el fin de semana, con mínimas superiores a los 24°C y máximas superando los 35°C.

REDACCIÓN MDZ ONLINE

Defensa Civil emitió una alerta por "olas de calor" para las próximas 24 horas en el Gran Mendoza y las zonas Este y de San Rafael.  Para el Gran Mendoza el alerta es de nivel amarillo, mientras que para la zona Este y para San Rafael el alerta es de nivel naranja.

alerta_defensa_civil.jpg

De acuerdo al pronóstico de la Dirección de Agricultura y Contingencias Climáticas, para hoy se espera una jornada muy calurosa, con nubosidad variable y tormentas aisladas. La mínima será de 25°C, mientras que la máxima se espera que alcance los 38°C.

Esta situación se mantendrá el viernes y durante todo el fin de semana, con mínimas por encima de los 24°C  y máximas superando los 34°C. Para el viernes se espera nubosidad variable y tormentas durante la noche. Recién el sábado se produciría un pequeño descenso de la temperatura, pero la máxima alcanzaría los 34°C.

Además, desde Defensa Civil y el Ministerio de Salud brindaron una serie de recomendaciones para evitar los golpes de calor en las jornadas agobiantes que se vienen.

noticia_37299fd7-1f75-11e9-a67a-0ef48ab09a3e

El Ministerio de Salud considera “golpe de calor” al aumento de la temperatura del cuerpo debido a una exposición prolongada al sol o por realizar actividades o ejercicios en ambientes calurosos o con poca ventilación. Estas causas pueden provocar que el cuerpo pierda agua y sales esenciales para su buen funcionamiento e impide que el cuerpo pueda regular su temperatura por los mecanismos habituales, como la sudoración, por lo que se produce un aumento de la temperatura corporal.

noticia_8eddf9c0-1fbe-11e9-9e97-0ef48ab09a3e

El calor intenso puede traer varias consecuencias para la salud a cualquier edad, pero los grupos de mayor riesgo son los niños y los mayores de 65 años. También deberán tomar precauciones quienes padecen enfermedades crónicas, respiratorias o cardíacas, hipertensión arterial, diabetes y/o obesidad.

Durante los días en los que las temperaturas ascienden a los 30°C se recomienda:

  • Protegerse del sol poniéndose un sombrero o usando una sombrilla.
  • Usar cremas de protección solar (SPF en inglés), factor 15 o más.
  • Tomar bastante agua antes de comenzar cualquier actividad al aire libre. Tomar agua adicional todo el día.
  • Evitar las bebidas alcohólicas, muy dulces y las infusiones calientes.
  • Evitar comidas muy abundantes; ingerir verduras y frutas.
  • Programar las actividades vigorosas al aire libre para horas no tan calurosas; como antes de las 10 o después de las 18.
  • Evitar actos públicos o juegos en espacios cerrados sin ventilación.
  • Usar ropa suelta.
  • Consumir alimentos frescos.

Síntomas a tener en cuenta

  • Sed intensa y sequedad en la boca;
  • Temperatura corporal mayor a 39º C;
  • Sudoración excesiva;
  • Sensación de calor sofocante;
  • Piel seca;
  • Agotamiento;
  • Cansancio o debilidad;
  • Mareos o desmayo;
  • Vértigo;
  • Calambres musculares;
  • Agitación;
  • Dolores de estómago;
  • Falta de apetito;
  • Náuseas o vómitos;
  • Dolores de cabeza;
  • Estado de confusión, desorientación, delirio;
  • Convulsiones.

¿Cómo actuar en caso de descompostura?

Si una persona siente mareos o se desvanece, hay que:

  • Acostarla en un lugar fresco, bajo techo.
  • Se le puede ofrecer una bebida rehidratante, pero nunca infusiones calientes ni muy dulces.
  • Un chorro de agua en las muñecas proporciona alivio.
  • Si la temperatura corporal aumenta, hay que:
  • Quitarle la ropa a la persona afectada.
  • Pasar una esponja mojada por la cara, y, en lo posible, dar un baño corporal con agua helada.
  • También es útil utilizar paños fríos y bolsas de hielo en la cabeza.

En los lactantes y niños pequeños

  • Darles con más frecuencia el pecho a los lactantes.
  • Ofrecerles agua fresca y segura.
  • Trasladarlos a un lugar fresco y ventilado.
  • Desvestirlos.
  • Ducharlos o mojarlos en todo el cuerpo con agua fresca.
  • Aquietarlos y ponerlos a descansar.
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?