Cualquiera puede conquistar el Aconcagua: una aproximación para principiantes

Jesús Catacora es guía de montaña profesional. Cada año deja su Bolivia natal para recorrer distintos picos alrededor del mundo, entre los que siempre incluye el Aconcagua. "Por lo menos una vez por temporada vengo", dice, mientras se prepara para dar el primer paso en la conquista de la cumbre junto a un grupo de turistas austríacos.

REDACCIÓN MDZ ONLINE

A Jesús Catacora no le alcanzan los dedos de las manos para contar la cantidad veces que vio el Océano Pacífico desde el punto más alto de Mendoza, la cumbre del Aconcagua, a 6.962 msnm. Un dato que se agranda si a esas más de diez veces que consiguió hacer cumbre se le suman aquellas en las que estuvo al borde de lograrlo pero tuvo que desistir más por prudencia que por incapacidad.

Sin embargo, el caso de Jesús no es ninguna excepción. De nacionalidad boliviana, él es uno de los tantos que cada año deja la compañía de su familia y las comodidades de su casa atrás para tomar un nuevo grupo de turistas y guiarlos en su fantasía de llegar a lo más alto del Coloso de América.

contenidos/2018/11/27/noticia_0114.html

“Es un cerro más psicológico que físico”, explica Catacora, mientras espera que los tres hombres austríacos que contrataron su servicio para esta temporada terminen de fotografiar los paisajes de la Quebrada de los Horcones -antesala del campamento de Confluencia (3.400 msnm.)- y vuelvan a seguirle el paso.

Tanto Jesús como los tres montañistas germanoparlantes –todos con edades que rondan los 50- son la prueba de que el Aconcagua es un destino mucho más posible de lo que comúnmente se cree. Y los campamentos instalados a lo largo del camino y el mismo camino son también la prueba de que el Aconcagua es, a la vez, un destino mucho menos inhóspito de lo que comúnmente se cree.

contenidos/2018/11/28/noticia_0078.html

En #MDZenelAconcagua nos propusimos retratar la vida cotidiana de quienes hacen a la enorme empresa constituida alrededor del cerro más alto del hemisferio occidental, el mismo que cada año recibe a más de mil expertos y aficionados –aunque no por eso menos entrenados- que aspiran a ver el resto de la Cordillera bajo sus pies.

Se trata, en definitiva, del mismo espíritu con que el reconocido músico Javier Calamaro se lanzó este año, junto a Facundo Arana, a hacer cumbre sobre el techo del continente sin haber contado -nunca antes de este año- con experiencia en deportes de alta montaña, tal como los artistas lo cuentan en esta entrevista exclusiva con MDZ .

Mirá el video y acompañá a Jesús Catacora en lo que se conoce como el trabajo de aproximación al cerro, la tarea previa que cualquier andinista debe realizar para llegar a pie hasta Plaza de Mulas, el primer campamento ubicado sobre la base del Aconcagua. Viví desde el viaje dentro de la camioneta Defender de Aconcagua Expeditions hasta el centro de visitantes del Parque Provincial Aconcagua, hasta la el trekking por la Quebrada de Horcones y la llegada a Confluencia, donde los viajeros cuentan con camas donde dormir y mesas servidas con chocolatada y frutas bajo domos de campaña.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?