Conmoción por otro "caso Pérez Volpin" en Buenos Aires

Una joven de 27 años fue a hacerse un estudio de rutina y murió. Investigan si hubo mala praxis.
Avatar del

MDZ Sociedad

1/2
Conmoción por otro "caso Pérez Volpin" en Buenos Aires

Conmoción por otro "caso Pérez Volpin" en Buenos Aires

Conmoción por otro "caso Pérez Volpin" en Buenos Aires

Conmoción por otro "caso Pérez Volpin" en Buenos Aires

Una joven de 27 años falleció durante un estudio médico de rutina, en un caso que sorprende a la provincia y recuerda al de la periodista Débora Pérez Volpin, quien falleció durante una endoscopía.

La víctima en esta ocasión fue María Cristina Portillo Martínez, quien este jueves fue a realizarse un estudio en Diagnóstico Médico, del barrio porteño de Recoleta.

El cuñado de María Cristina Portillo Martínez contó que mientras la esperaba en los pasillos de la clínica, salió una doctora a contarle que habían tenido complicaciones durante el estudio: "Hizo una reacción alérgica que la descompensó, la tuvimos que entubar, vino la emergencia, la reanimamos y no pudimos sacarla", recogió el portal TN.

Un nutrido equipo de 15 médicos intentó sin éxito salvarla, y ahora la Justicia deberá determinar si se trató de un caso de mala praxis. El abogado de la familia, el mediático Alejandro Sánchez Kalbermatten, habló de "negligencia médica" al hacer público el caso a través de su cuenta en Twitter.

En medio del dolor, el cuñado de la mujer aseguró que habían informado sobre todas las drogas a las que era alérgica. Los profesionales indicaron que se le había pasado "toda la medicación que hay que pasarle". Aún así, todo salió mal. "El estudio era sencillo y se hace con anestesia local", manifestó Kalbermatten y señaló que la víctima fue a atenderse por una lumbalgia. "Estaba llena de vida y ahora está en la morgue", afirmó.

Según relató el hombre, la médica se mostró conmovida por la situación: "Yo tampoco puedo creerlo, nunca me pasó esto en 20 años de médica. Hubo un equipo de más de 15 personas pero no la pudimos sacar. Tengo un dolor absoluto. Estoy desesperada como vos". Desde el centro médico, no hicieron todavía ninguna declaración pública al respecto. 

El diálogo entre la doctora y el cuñado, publicado por el portal TN.com:

Doctora: Se descompensó, la tuvimos que entubar, vino la emergencia, la reanimamos y no pudimos sacarla.

Cuñado: ¿por qué?

Doctora: todos somos personas, absolutamente... y no sabemos...

Cuñado: Ella avisó que era alérgica a todo

Doctora: No, me dijo que era alérgica al diclofenac. Hizo una reacción alérgica, le pasamos toda la medicación que hay que pasarle para eso.

Cuñado: uju...

Doctora: A pesar de todo eso no la pudimos sacar. Falleció.

Cuñado: Mentira...

Doctora: Yo hice el procedimiento, estuve cuidándola.

Cuñado: No...

Doctora: Estuve a cargo de reanimarla, vino cardio, vino la emergencia y no pudimos sacarla. Es un procedimiento sumamente seguro. Esto es una situación que no sucede nunca.

Cuñado: Ella avisó que era alérgica a todo. Hasta al paracetamol era alérgica.

Doctora: En realidad la alergia a la medicación que ... es bajísima ¿entendés? Y me dijo que solamente era alérgica al diclofenac.

Cuñado: Ella avisó, sí.

Doctora: Al diclofenac, pero usó otra medicación que no es diclofenac. Hizo una reacción alérgica, le hicimos toda la reanimación y no pudimos sacarla. Quiero que entiendas que para mí es durísimo esto. Es durísimo, es una situación que no sucede. Son situaciones fortuitas a las que nos enfrentamos. La medicina, lamentablemente, tiene esta cara fea: procedimientos absolutamente seguros tienen, en base a la reacción del paciente, esta respuesta.

Cuñado: ¡No puedo creerlo todavía!

Doctora: ¡Es que yo tampoco, yo tampoco! Yo soy su médico ¿entendés? ¡Yo tampoco lo puedo creer! Nunca me pasó esto en 20 años de médico.

Cuñado: uju...

Doctora: Hemos hecho absolutamente todo. Hubo un equipo de más de 15 personas reanimándola.

Cuñado: ¿Y?

Doctora: Y no la hemos podido sacar. Y no la hemos podido sacar. Hemos hecho todo lo humanamente posible, absolutamente todo. Quiero que sepas que yo tengo un dolor absoluto. Es mi paciente. Es mi paciente.

Cuñado: No, no lo puedo creer.

Doctora: Yo tampoco, Álvaro. Yo tampoco lo puedo creer. Quiero que me entiendas, yo tampoco lo puedo creer.

Cuñado: Ok.

Doctora: Yo tampoco lo puedo creer. Estoy desesperada, desesperada como vos. La hemos reanimado, le hemos hecho todo, absolutamente todas las maniobras que se pueden hacer, absolutamente todo. La medicina lamentablemente tiene estas cosas que son inexplicables para nosotros, absolutamente inexplicable, absolutamente inexplicable.

Cuñado: ... (llanto)

Doctora: ¿Querés que te consiga agua?

Cuñado: No, no, solo necesito llamar a sus hermanas