Cómo multan a los que cortan las calles de Ciudad

Desde que comenzaron a regularse las protestas en el centro de Mendoza, la municipalidad capitalina labró más de 100 actas contra distintas organizaciones sociales, partidos políticos y personas individuales por no acatar las normas establecidas en el Código de Convivencia. Las sanciones implican pagos por arriba de los $50.000 y el dinero recaudado es utilizado para mejorar el señalamiento y la demarcación vial. Sin embargo, no todos cumplen con el castigo.

Ignacio de Villafañe

Cómo multan a los que cortan las calles de CiudadIgnacio de Villafañe

Desde el año 2015 hasta la fecha la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza labró un total de 106 actas de procedimiento contra organizaciones que, en falta con lo establecido por el Código de Convivencia capitalino, cortaron calles e interrumpieron el tráfico para la realización de marchas u otro tipo de protestas sociales. Por lo general, los sancionados son partidos políticos y sindicatos. Sin embargo, este sábado 8 de septiembre, por primera vez se multó a una agrupación autoconvocada y, por falta de mejor referente, se escogió a al activista antifraking Esteban Savrat para que pague la misma, tras entender que era este quien lideraba la movilización.

La sanción puesta sobre Savrat es la misma que la que se aplica contra cualquier otra organización: 2.000 unidades tributarias o $53.400 a valores de hoy. El dinero recaudado es luego utilizado para mejorar el señalamiento y la demarcación vial

El procedimiento para pagar la multa es similar al que se aplica para el caso de las infracciones de tránsito: el amonestado cuenta con cinco días hábiles para abonarlo de manera voluntaria con un descuento del 30% y diez días hábiles para apelar la decisión tomada por el municipio, en caso de considerarla injusta. 

"Todas las multas se están abonando", asegura el secretario de Seguridad Ciudadana de Capital, Raúl Levrino. Y la afirmación es cierta, no porque todos los sancionados paguen de manera voluntaria sino porque, por el contrario, todos aquellos que deciden no pagar igual son obligados a hacer mediante apremio y embargo.

Según Levrino, "la acción correctiva y la sanción han generado una modificación en la conducta de los manifestantes". En particular, el funcionario destaca que "ya no hay cortes frente a la Subsecretaría de Trabajo, en Pedro Molina y Rondeau, ni tampoco hay cortes en Colón y San Martín o el ingreso a la Ciudad, donde sí se reúnen, pero respetando la red semafórica".

La Municipalidad tiene, de hecho, un "ranking" de organizaciones según la cantidad de veces que fueron sancionadas e incluso discrimina entre las colaboradoras y las disidentes. En esa lista, el primer puesto lo ocupan ATE y SUTE, con 19 actas en su haber cada una, sigue en tercer lugar La Bancaria, con 9 actas, y las demás se dividen en 21 actas para los "partidos políticos de Izquierda" y 38 para organizaciones como la Tupac, Amupol y Sadop entre otras.

Los casos de ATE y SUTE, las dos organizaciones que lideran la lista de los sancionados, contrastan por las medidas que cada una decidió adoptar ante las disposiciones municipales. Mientras el sindicato docente eligió pagar a tiempo cada una de las multas -aunque eso no le impidió judicializarlas-, la asociación liderada por Roberto Macho se opuso desde el comienzo a colaborar con la administración municipal y por ese motivo hoy sus cuentas están embargadas por montos cercanos a lo $800.000, según consigna el propio dirigente.

Mirá el informe de MDZ y escuchá al líder de ATE explicar los motivos por los cuales se rehusa a pagar las actas labradas contra la organización que conduce, e incluso contra él mismo, y por qué cree que nunca va a tener que hacerlo.

Temas
  • Protestas Sociales
  • Sindicatos
  • Codigo de Convivencia
  • Cortes
  • Calles
  • Transito