Cómo debería ser tu alimentación durante los meses más fríos

¿Realmente es necesario incrementar las calorías? ¿Se debe consumir más hidratos de carbono complejos y grasas? Responde la Lic. Liliana A. de Grimberg.
Avatar del

Muriel Del Barco

1/2
Cómo debería ser tu alimentación durante los meses más fríos(Web)

Cómo debería ser tu alimentación durante los meses más fríos | Web

Cómo debería ser tu alimentación durante los meses más fríos(Web)

Cómo debería ser tu alimentación durante los meses más fríos | Web

Pareciera que para equilibrar la temperatura corporal habría que aumentar las calorías que ingerimos en el día. Pero, "si bien es verdad que estos alimentos aportan energía, no es cierto que sean los únicos y que haya que aumentar su consumo en esta época del año. Lo importante es saber seleccionar los alimentos y no aumentar la cantidad ingerida", dijo la Licenciada Liliana de Grimberg -Nutricionista y Dietista-. 

Según indicó la profesional, podemos conseguir energía y calorías con:

  1. Verduras y hortalizas que aportan vitaminas A y B: vitalizan la piel y protegen del frío. Algunos ejemplos son los vegetales de color amarillo naranja o rojos (calabazas, tomates y remolacha) consumirlos con medida aportan alto contenido en carotenos, precursores de la vitamina A, y flavonoides antioxidantes que combaten a los radicales libres.

  2. Frutas de estación

  3. Cereales integrales, legumbres.

  4. Preparaciones: en esta estación podemos disfrutar de sopas y guisos de hortalizas bajos en calorías y compotas de frutas.

"Una dieta balanceada con alimentos cocidos, preparados al horno, al vapor, en guisos hipocalóricos, salsas hipograsas, hortalizas grilladas, salteadas con fritolín en wok, cazuelas y ensaladas. Es importante incorporar colores con frutas y hortalizas de temporada que, a un bajo costo favorecerán una dieta sin carencias nutricionales."

Con respecto a los cereales y las legumbres (fundamentales en la alimentación diaria), existe una manera más adecuada de moderar su ingesta y aprovechar su consumo para que nutran sanamente. La clave está en escoger aquellos que más fibra contengan, por ejemplo, los cereales integrales, los granos enteros y las legumbres que ofrecen gran cantidad de vitaminas y minerales.

Por su parte, los cereales integrales, los granos y las lentejas se pueden acompañar con vegetales salteados en forma de cazuelas e incluirlos en las ensaladas. Esta preparación aporta más fibra, nutrientes y saciedad. Las carnes magras junto con el huevo y los productos lácteos descremados, contienen proteínas de buena calidad necesarias para el organismo. Por eso, es recomendable incluirlas en los platos diarios.

>

Algo fundamental para todo dieta de equilibrio es la hidratación. No puede dejarse a un lado. El agua es esencial para que el organismo funcione adecuadamente. Pero no es lo único, ya que también se puede incorporar en forma de infusiones: té, té saborizados, café, mate, caldo, jugos diet, gaseosas diet y aguas saborizadas diet. Por último, vale recordar que toda buena alimentación siempre debería ir acompañada con ejercicio físico adaptado a la edad y a la situación biológica de la persona. Para ello, la licenciada compartió su propuesta invernal:- Realizar cuatro comidas diarias, comenzar siempre con un desayuno eligiendo alimentos lácteos descremados y frutas. - Beber tres litros de líquido diario. - Planificar el menú con anticipación. - Antes de los almuerzos y las cenas tomar un caldo o sopa diet. Producen gran saciedad por tratarse de un líquido caliente. La medida de los vegetales es el plato playo. - Agregar una cucharada de aceite de oliva, girasol o maíz en cada ensalada porque ayudan a absorber las vitaminas liposolubles (A,D,E,K) y tienen sustancias que el organismo no puede formar. - Incluir alimentos proteicos como carnes magras, pollo sin piel, pescado, carnes rojas sin grasa, quesos con bajo contenido de grasa (fresco Port Salut y mozzarella). - Limitar el máximo las harinas refinadas como fideos, pan blanco, galletitas, productos de panadería. - Incrementar el consumo de verduras y frutas, ya que contienen gran cantidad de agua, fibra, vitaminas y minerales para regularizar el contenido intestinal. - Elegir alimentos frescos. - Buscar sabores agradables, pocos estimulantes, para no favorecer las ganas de seguir comiendo. - Se deberá tener en cuenta los alimentos de bajo índice glucémico. Este índice mide el impacto de los alimentos sobre la glucemia tras su ingesta. 

Además es importante seguir consumiendo frutas y verduras, porque: 

  • Ayudan a mantenernos hidratados. Su alto contenido en agua facilita la eliminación de toxinas de nuestro organismo y nos ayuda a estar hidratados.

  • Ricas en vitamina C. por eso se recomienda su consumo a diario, para fortalecer nuestro sistema inmunitario.

  • Fuentes de antioxidantes . Nos protegen frente a ciertas enfermedades, entre ellas las degenerativas, las cardiovasculares y el cáncer.

  • Ayudan a eliminar el exceso de liquido. Contienen poco sodio y mucho potasio, lo que fuerza a nuestro cuerpo a eliminar el exceso de líquidos junto con las sustancias de desecho por la orina.

  • Ricas en fibra. La fibra ayuda a regular nuestra función intestinal, a corregir el estreñimiento y posee efectos beneficiosos en la prevención y tratamiento de otros trastornos como hipercolesterolemia, diabetes, obesidad, etc.

  • Contienen poca grasa. La cantidad de grasa que tiene es inapreciable.

  • Presentes todo el año. Los cultivos en invernadero permiten que prácticamente todo el año puedas consumir cualquier tipo de fruta y hortaliza aunque siempre será mas cara y escasa fuera de temporada.

  • Puedes realizar multitud de recetas con ellas, tanto dulces como saladas, en salsas, acompañamientos etc.

Temas
  • alimentación
  • calorías
  • dieta
  • nutrición
  • invierno