Cobrame la gaseosa a $140, así no vuelvo más a Mendoza

Ya se vienen las vacaciones y nuevamente se genera una situación particular. En Mendoza hay lugares que le siguen "arrancando la cabeza" a visitantes y locales. Los turistas utilizan cada vez más los sitios que permiten comparar precios entre distintos destinos.
Avatar del

Edu Gajardo

1/5
Cobrame la gaseosa a $140, así no vuelvo más a Mendoza

Cobrame la gaseosa a $140, así no vuelvo más a Mendoza

Cobrame la gaseosa a $140, así no vuelvo más a Mendoza(Publicada por iprofesional)

Cobrame la gaseosa a $140, así no vuelvo más a Mendoza | Publicada por iprofesional

Cobrame la gaseosa a $140, así no vuelvo más a Mendoza(publicada por viajejet.com)

Cobrame la gaseosa a $140, así no vuelvo más a Mendoza | publicada por viajejet.com

Cobrame la gaseosa a $140, así no vuelvo más a Mendoza(publicada por viajejet.com)

Cobrame la gaseosa a $140, así no vuelvo más a Mendoza | publicada por viajejet.com

Cobrame la gaseosa a $140, así no vuelvo más a Mendoza

Cobrame la gaseosa a $140, así no vuelvo más a Mendoza

Mientras se cuentan las horas para saber quiénes serán los nuevos representantes de Mendoza en el Congreso y cómo quedará el dibujo en la Legislatura, hay personas que prefieren pensar en otras cosas. La campaña más aburrida de los últimos años hace que simplemente nos enfoquemos en otras cosas, como por ejemplo, las vacaciones.

En el sector turístico se lamentan porque no pueden competir con los precios de Brasil, Chile y Uruguay. Pero en esa queja pasamos por alto cuando en los restaurantes de moda, a los que acuden muchos turistas, revientan con los precios y te cobran una gaseosa de 1.25 litros a nada menos que $140.

Abusar no es la idea

Esta semana MDZ publicó una nota en la que los operadores turísticos y el sector en general señalaron que nuevamente están preocupados por la competencia que representan los países limítrofes para la temporada 2018. Estiman que en las ciudades turísticas más tradicionales (incluida Mendoza) tendrán una buena ocupación, pero resignando rentabilidad y "fijando precios por debajo de la inflación acumulada".

Los empresarios se lamentan, pero son algunos actores del mismo sector los que atentan contra el regreso de los turistas y la ocupación. 

Esta semana un grupo de amigos comió en uno de los restaurantes de moda de la calle Juan B. Justo. Es un lindo lugar y cómodo, por lo que sabían que no sería barato. Sin embargo, cuando les llegó la cuenta casi se fueron de espaldas. Les cobraron una gaseosa de 1.25 litros a $140 (la misma que en una despensa del barrio está entre $28 y $30. Estamos hablando de una tarifa 4.7 veces más cara). Entiendo que en una restaurant hay otros costos y el precio debe ser mayor, pero dudo que se justifique cobrar 4 o 5 veces más por una bebida.

El problema para el turismo no es sólo la situación económica, sino también la forma en que piensan algunos actores de una industria fundamental para la provincia. Entonces, no sirve de nada el esfuerzo de la autoridad para traer más turistas, conseguir más rutas aéreas y mejorar la seguridad y la atención, si después tenemos visitantes que no vuelven porque sienten que "les arrancaron la cabeza" a la hora de pagar una cuenta.

Otro caso. Un día en una conocida parrilla pedí un plato con distintos tipos de carne, algo que debería ser normal, pero que llamó la atención. El mozo preguntó si yo era de Mendoza, a lo que respondí que sí. Su respuesta fue tremenda. "No pida eso, va a quedar con hambre, es para turistas. Por lo que pagás te compras unos cuantos kilos y te hacés un asado tremendo", argumentó. "Te digo porque después me vas a mirar con mala cara a mí", agregó.

Entonces, a los problemas de costos que pueden existir, se suma la idea de "salvarse" con el turista.

Los precios comparativos

Volviendo a la nota que mencionaba al principio, un análisis del portal iProfesional, estima que con la proyección del precio del dólar a diciembre, Brasil, Uruguay y Chile serán más convenientes para los argentinos si se comparan los mismos destinos con el verano pasado. En los tres destinos el peso argentino rendirá más de lo rindió en enero o febrero de este año (calculan que entre un 10% y 12%).

Entonces, mientras acá cobran una gaseosa a $140, un turista nacional puede elegir un viaje a Río de Janeiro y tomarse la misma gaseosa en Copacabana a un precio mucho menor. Por ejemplo, en el verano 2017 una cerveza bien fría en una playa de Río costaba menos de $70. En el mismo lugar que le mencioné, una cerveza común -nada artesanal ni marca especial- supera los $120.

El turista nacional, fundamental para la economía local, hoy piensa en todas esa cuestiones a la hora de elegir un destino. Calcula cuánto le costaría venir a Mendoza o irse a Brasil, Reñaca o algún balneario uruguayo. Quizás debe pagar una diferencia mayor por el pasaje aéreo, pero tampoco en algunos casos tampoco es tan significativa.

(Cuadro publicado por iProfesional que compara el poder de compra de los argentinos en Brasil, Uruguay y Chile en 2017 y 2018. El valor del tipo de cambio corresponde a la variación del dólar en cada país mencionado)

Es tan importante saber lo que cuesta cada cosa en nuestros destinos de vacaciones que cada vez son más los viajeros que recurren a sitios especialmente dedicados a la comparación de precios entre uno y otro país. Por mencionar dos, preciosmundi.com y Ciber Sale (precios de Brasil), permiten conocer los valores locales en supermercados, restaurantes, actividades de ocio o incluso de los combustibles o cigarillos. 

En el caso de Argentina, y en el caso particular de la primera web mencionada, se hace un promedio con las tarifas porteñas, las que son muy diferentes a las que existen en Mendoza(una de las provincias más caras). Ese factor aún juega a favor de los buscan "salvarse" con el turista, ya que no hay un parámetro con los precios específicos de nuestra provincia.

Si bien algunas cifras indican que el boom de compras hacia Chile u otros países está en baja, cuando se trata de vacaciones pareciera que el éxodo está lejos de terminar. 

Entonces, deberían preocuparnos a todos en la provincia estas situaciones que se dan en algunos lugares que aprovechan estar de moda para reventar con los precios a turistas y locales.

A tener en cuenta.