Científicos italianos dicen que el manto es del año 33 dC

Se basan en la idea de que las emisiones de neutrones generadas por un terremoto permitieron que la imagen de Cristo se fijara a la tela.
Avatar del

MDZ Cultura & Ciencia

1/2
Científicos italianos dicen que el manto es del año 33 dC

Científicos italianos dicen que el manto es del año 33 dC

Científicos italianos dicen que el manto es del año 33 dC

Científicos italianos dicen que el manto es del año 33 dC

El manto de Turín, también conocido como Santo Sudario o Sábana Santa de Turín, es considerada una reliquia de la cristiandad debido a que, cuando fue hallado, se creó alrededor de él al mito de que la imagen estampada era la del mismísimo Jesús.

El manto de Turín apareció en la localidad francesa de Lirey a mediados del siglo XIV y pertenecía al caballero Geoffroy de Charny, quien levantó una iglesia para su adoración. Desde ese momento fue presentado como la mortaja de Cristo.

Ya en el siglo XX, luego de varios años de investigación de ese pedazo de tela de lino, en 1979 Walter McCrone concluyó que la imagen había sido pintada, y en 1988, los laboratorios de Oxford, Tucson y Zurich, luego de realizar las pruebas de carbono 14, dataron el manto entre los años 1260 y 1390, con una iabillidad de 95 por ciento, lo que generó la reacción de una parte de los fieles católicos, pues esta revelación echaba por tierra con la idea de que esa figura era Jesus, lacerado por las lanzas de los romanos, la corona de espinas y los clavos de la cruz.

La polémica, por supuesto, no iba a quedar allí, y menos para quienes están convencidos, pese a las pruebas, de que no es el Santo Sudario, sino un pedazo de tela pintado. Por eso, ahora un grupo de investigadores italianos publicó en la revista científica Meccanica los resultados de una investigación según la cual un terremoto ocurrido en la antigua Jerusalén en el año 33 dC pudo haber provocado que esta imagen se fijara a la tela.

Los científicos, pertenecientes al Politécnico de Turín, señalaron que la radiación de neutrones causada por aquel sismo pudo haber sido la causa por la que la imagen se imprimió en el manto, además de agregar que, por supuesto, la datación realizada en 1988 es errónea.

El equipo de investigadores italianos se basa en que las ondas de presión de alta frecuencia generadas en la corteza terrestre durante los terremotos son la fuente de esas emisiones de neutrones, por lo que un sismo ocurrido en el año 33 dC en la antigua Jerusalén, de 8,2 grados en la escala de Richter, podría haber generado la suficiente emisión de neutrones como para que quedara grabada la imagen de Cristo en la Sábana Santa, a la vez que, por la misma causa, habría aumentado el nivel de isótopos de carbono 14 de las fibras de lino, lo que, consecuentemente, indujo al error en las pruebas de datación realizadas en 1988.

Seguramente, el tema no quedará aquí.

Temas
  • Manto
  • Turín
  • santo
  • Sudario
  • Sábana
  • Santa