Chilenos preocupados: caen los alquileres por la falta de argentinos

El alerta entre los comerciantes y empresarios chilenos por la falta de visitantes argentinos los obliga a tomar medidas. "¡Vengan Argentinos!", dicen. ¿Cuántos veraneantes cruzaron la cordillera esta temporada?

REDACCIÓN MDZ ONLINE

Hay varias fotos veraniegas que este año en los medios de comunicación mendocinos no se vieron ni se verán: la de la fila interminable de autos intentando pasar hacia Chile por el paso Cristo Redentor, la de las casillas y ventanillas de la aduana abarrotadas de personas, la de las playas de la V Región chilena -como Reñaca, Concón, Viña del Mar, Maitencillo y demás- colmadas de argentinos cual hormiguitas.

Desde hace años, el argentino es esperado en esta región del país vecino e incluso, una máxima tácitamente impera entre los comerciantes y residentes de Viña del Mar y sus alrededores: "Enero es para los argentinos, febrero es para chilenos". Sin embargo la caída del valor de la moneda argentina y la consiguiente preocupación y conducta conservadora y ahorrativa en miras a reestructurar la economía familiar hizo que muchos de los que planeaban la llamada"escapadita" hacia el otro lado de la cordillera, desistieran de ella.

Se habla, concretamente, de un caída de visitantes argentinos que fluctúa entre el 25% y el 30 %. Este número es el comparado con el de los argentinos que cruzaron la cordillera durante la primera semana de enero de 2018.

El departamento de Migraciones del país vecino informó que entre el 28 de diciembre de 2018 y 5 de enero de 2019 entraron 45 mil personas, un número mucho menor al del año anterior, ya que fueron 78 mil las que ingresaron en la misma época entre 2017 y 2018. "Ya no hay largas esperas en la aduana como otros veranos y el movimiento es similar al del resto del año", detalló el delegado de Migraciones de Chile en Mendoza, Pablo Narváez, a Emol.com.

La preocupación trasandina creció y se instaló: el primer mercado en dar la voz de alerta fue el de los gastronómicos: "¡Nadie come afuera! Encima de que han venido muy pocos argentinos, los que vienen se quedan en sus departamentos arrendados y cocinan. Es una muy mala temporada", comenta el encargado de un conocido restaurante de pescados y mariscos ubicado en Reñaca.

"¡Nosotros vinimos con la cajita salvadora! Todos los argentinos nos traemos una caja de mercadería con todos los productos que pueden pasar por aduana sin que el Servicio Agrícola y Ganadero chileno nos la saque: productos de aseo personal, de limpieza, bebidas embotelladas, fideos, arroz, azúcar, yerba, latas, leche larga vida, y demás alimentos no perecederos", expresó una joven que está en Cochoa con amigas.

Las inmobiliarias también expresaron preocupación, pues los alquileres cayeron abruptamente y tanto propietarios de departamentos como inmobiliarias se han visto compelidos a bajar el precio de los alojamientos entre un 20 y 30%.

En la IV Región chilena, también históricamente muy visitada por argentinos, esta decisión también prosperó: "Estoy en La Serena y han comenzado a bajar los alquileres: un departamento que estaba a 100 dólares diario -e incluso más- frente a la playa, ahora se ofrece por 70, 80 dólares diarios", comentó un veraneante.

En contrapartida, el hecho de que el peso argentino se haya devaluado tanto benefició a los chilenos con el cambio para poder cruzar y además de hacer turismo, disfrutar de los restaurantes y hacer shopping.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?