Sociedad Presunto abuso en una fiesta a fines de 2016

Caso rugbiers: mañana podrían ser sobreseídos todos los imputados

Este martes se llevará a cabo la audiencia en la que se tratará el pedido de sobreseimiento para los cinco acusados. El abogado querellante presentará nulidades.
Avatar del

Kevin Maroto

1/2
Caso rugbiers: mañana podrían ser sobreseídos todos los imputados(Alf Ponce / MDZ)

Caso rugbiers: mañana podrían ser sobreseídos todos los imputados | Alf Ponce / MDZ

Caso rugbiers: mañana podrían ser sobreseídos todos los imputados(Alf Ponce / MDZ)

Caso rugbiers: mañana podrían ser sobreseídos todos los imputados | Alf Ponce / MDZ

Un año y medio después de haber sido denunciados por el presunto abuso sexual de una joven en una fiesta celebrada en un loft de Chacras de Coria, los cinco jugadores de la Unión de Rugby de Cuyo que continúan imputados podrían ser sobreseídos mañana.

Para las 8.30 del martes, está programada la audiencia en la que se tratará el pedido de sobreseimiento de Sebastián Vanín, Ignacio Ceschín, Enzo Falaschi e Ignacio Biffi, imputados por abuso sexual agravado; y José Hervida, sospechado de abuso sexual simple por tocamientos contra la presunta víctima.

El fiscal Hernán Ríos ya había solicitado el sobreseimiento para los imputados en mayo del año pasado, pero el juez de Garantías David Mangiafico consideró que faltaban incorporar pruebas a la causa, dando la razón al abogado defensor de la presunta víctima, Lucas Lecour.

En diálogo con MDZ, Lecour señaló que no es habitual que pase tanto tiempo en la programación de una audiencia de este tipo y anticipó que presentará una serie de nulidades contra el sobreseimiento, considerando que "no se han analizado las pruebas, ni se han tomado las medidas que hemos ordenado".

"El fiscal pidió el sobreseimiento hace más de un año y le ordenaron llevar a cabo una serie de pruebas que ya fueron incorporadas a la causa. Entre ellas la declaración de la víctima, las declaraciones de las amigas de la víctima y las pericias psicológicas a las que fue sometida. Pero esas pruebas nunca fueron valoradas", explicó Lecour, quien durante toda la instrucción criticó las "pocas ganas" que mostró Ríos para investigar lo sucedido.

El juez que decidirá en la audiencia tras escuchar los planteos de las partes seguirá siendo Mangiafico, a raíz de que la audiencia fue programada antes de que comenzara a funcionar el nuevo sistema de tribunales colegiados en el que se sortea el juez que debe resolver en cada audiencia.

El caso

El 22 de diciembre de 2016, la Unión de Rugby de Cuyo organizó una fiesta en un loft de Chacras de Coria para celebrar el título obtenido en el Seven de la República unos días antes. El día posterior, una joven de 24 años -también jugadora de rugby- denunció que fue abusada sexualmente por al menos cuatro jugadores y el manager del equipo (José Hervida) durante la celebración.

La joven no recordaba nada de lo ocurrido y debió reconstruir la noche a partir de testimonios de amigas y de su hermana, que también estuvieron en la fiesta. Esta situación complicó la investigación desde el principio, a raíz del estado de inconsciencia en el que se encontraba la presunta víctima al momento del hecho, producto de la ingesta de alcohol y de la posibilidad de que le hayan colocado algún tipo de droga en la bebida.

En ese contexto, pasó a ser clave la declaración de una amiga de la denunciante, que es quien aportó la mayor cantidad de información para intentar esclarecer lo ocurrido. La chica contó que "perdió de vista" a su amiga luego de verla bailando en una ronda con los acusados, intentó ir a un baño en la parte de abajo del lugar y varios jóvenes le negaron el acceso porque había una "reunión de hombres". Fue entonces cuando subió a utilizar el otro baño de la casa, que se encontraba junto a una habitación principal, y vio a su amiga junto a uno de los imputados en la cama: Ignacio Ceschín. Este primer hecho le llamó la atención pero decidió no "interrumpir".

Minutos después, al ver que Ceschín había vuelto a la fiesta y su amiga no, la joven volvió a buscarla a la habitación. Fue entonces cuando la vio con Enzo Falaschi, otro de los imputados. Este hecho encendió todas las alarmas en la amiga de la presunta víctima, quien fue a buscar a la hermana de la denunciante porque no entendía bien qué estaba sucediendo.

Luego de convencer a sus acompañantes de irse del lugar, la joven volvió a buscar a su amiga y esta vez la encontró en situación comprometida con otros dos de los imputados: Lisandro Biffi y José Hervida. Fue entonces cuando decidió "rescatarla" y llevársela del lugar, al notar que estaba en mal estado y que se estaban aprovechando de ella.

En las pericias llevadas a cabo en los días posteriores al hecho, se comprobó que había muestras de semen de al menos dos de los imputados en la ropa de la denunciante: Sebastián Vanin e Ignacio Ceschín. Ceschín fue el único de los acusados que reconoció haber mantenido relaciones sexuales con la joven, pero aseguró que fueron consentidas y que no incluyeron el acceso carnal.

De esta manera, a pesar de que el juez de Garantías David Mangiafico obligó al fiscal Hernán Ríos a continuar con la investigación y tomarle declaración a la denunciante, su hermana y su amiga, se presume que éste volverá a insistir con el sobreseimiento de los acusados en la audiencia programada para mañana.

La postura del fiscal es que, a pesar de haber encontrado material genético en la ropa de la joven, no existe prueba objetiva de que fue víctima de una violación, ya que tampoco se pudo comprobar que había sido alcoholizada o drogada. La defensa de la joven sostiene que esto se debe a que los análisis se realizaron más de 24 horas después de lo ocurrido, por lo cual era lógico que no se encontraran rastros de estas sustancias en el organismo de la denunciante.

Tras ser imputados, los acusados se vieron obligados a pagar una fianza de $150.000 cada uno para mantener la libertad. Los acusados inicialmente eran siete pero dos de ellos ya fueron sobreseídos y desvinculados de la causa a partir de testimonios que confirmaron que ya no estaban en la fiesta cuando se produjo el presunto abuso.