Caso Pocoví: a examen, la perspectiva de género del fuero Penal

La abogada especializada en Derecho de Familia, Maria Paula Vetrugno, pone en foco el horror causado por Sebastián Petea Pocovi.
Avatar del

Paula Vetrugno

Caso Pocoví: a examen, la perspectiva de género del fuero Penal

Caso Pocoví: a examen, la perspectiva de género del fuero Penal

El caso del asesinato de los policías Daniel Ríos y Jorge Carlos Cussi por parte de Sebastián Petean Pocoví pero, además, la agresión previa a su pareja, resultan una prueba de fuego para la Justicia Penal. 

Todo indica que el origen fue un estricto caso de violencia de género, en donde el victimario agredió con un arma blanca a su pareja, embarazada de gemelos. En la fuga, tras ser abordado por la policía, siguió su ímpetu agresivo, llevándolo al extremo de arrebatarles la vida a dos representantes de la ley que asumieron con valentía su misión de frenar al violento.

Hay aquí dos situaciones y un mismo nivel de violencia. "Qué locura", podrá decirse informalmente o podrá aludirse desde la defensa del agresor. Pero la presunta "locura" no es otra cosa que el subterfugio de los violentos. Ya hay casos en los que se terminó sospechando y acusando a las propias víctimas por los hechos de los que fueron víctimas y eso debe encender una luz de alerta.

La justicia penal tiene ahora el desafío de poner en la balanza todos los hechos y, además, sopesar los antecedentes que puedan encontrarse en el historial del acusado que, de acuerdo a lo que indicó el jefe de Policía, Roberto Munives, y lo que indican los datos del Poder Judicial, lo señalan como -al menos- una persona cuestionada en su vida de relación con sus parejas.

A la luz de los hechos vale ratificar que no hay por qué naturalizar una presunta desigualdad entre las personas según su naturaleza sexual y, por lo tanto, pretender que se comprenda cierta "locura", o bien justificar reacciones que terminan con violencia extrema. Debe haber Justicia, con mayúsculas.

Quien actúa así no está "loco" sino que comete un delito. Antes, este tipo de situaciones de violencia de género (exacerbada en este caso por el asesinato de los policías que cumplían con la ley) se escondían detrás de causas que eran señaladas como "crímenes" o "conflictos" de índole "pasional". No es así. Aquí la Policia reaccionó en beneficio de la victima y pagó por ello con la vida de dos de sus agentes.

Y es por ello que cabe -además de la valoración del acto de los policías que murieron al intervenir- estar atentos al accionar judicial en este y todos los casos en que la violencia machista pretenda sortear, a fuerza de estigmatizaciones o preconceptos, los legítimos caminos de la ley.