Sociedad Apuntan contra la ex pareja

Caso Carleti: la familia asegura que hay un autor intelectual del crimen

El hijo mayor de la empresaria asesinada se constituyó como querellante en la causa. En diálogo con MDZ, su abogado señaló que resta averiguar el móvil del crimen y si hay alguien detrás de los tres detenidos.
Avatar del

Kevin Maroto

1/3
Caso Carleti: la familia asegura que hay un autor intelectual del crimen

Caso Carleti: la familia asegura que hay un autor intelectual del crimen

Caso Carleti: la familia asegura que hay un autor intelectual del crimen

Caso Carleti: la familia asegura que hay un autor intelectual del crimen

Caso Carleti: la familia asegura que hay un autor intelectual del crimen

Caso Carleti: la familia asegura que hay un autor intelectual del crimen

Luego de conocerse la imputación de "homicidio agravado por ensañamiento" de los tres detenidos por el asesinato de la empresaria frutihortícola Norma Carleti, persisten las dudas sobre el móvil del asesinato, ya que para la familia "nunca se trató de un robo" y la "mandaron a matar", algo con lo que Justicia parece coincidir. 

"La imputación es correcta porque el robo nunca existió, la fueron a matar", señaló Víctor Ábalos, uno de los abogados de Gastón Gómez, hijo mayor de Carleti, quien se constituyó como querellante en la causa.

"Los detenidos serían los responsables materiales del hecho. Ahora resta averiguar el móvil y si hay un autor intelectual detrás, que para mí lo hay. Oportunamente todo saldrá a la luz", añadió Ábalos, en diálogo con MDZ.

En el mismo sentido se había expresado ayer la esposa de Gáston Gómez, Sonia Lambas, quien escribió en su Facebook que a su suegra "la mandaron a matar".

Norma Carleti tenía tres hijos, Gastón y Germán Gómez, de su primer matrimonio, y Lucio Hisa, en su segundo matrimonio con el ex senador radical Leonardo Hisa. Hace tres años la pareja se separó pero mantenían una relación societaria en una empresa inmobiliaria exitosa. El proceso de divorcio se había tornado tortuoso a raíz de la división de bienes de esta sociedad conyugal, que algunos señalan que tenía activos por montos superiores a los $40 millones. Hisa incluso integraba el directorio de la empresa Carleti SA, aunque ayer trascendió que habría sido separado del cargo o forzado a renunciar.

Ábalos coincidió en que las principales hipótesis que persisten en torno al asesinato son que se trató de una venganza personal o de un asesinato por encargo, inclinándose hacia la segunda opción. "Lo de la venganza personal no me cierra porque Carleti no tenía relación previa con los imputados. Es una persona muy querida que no tenía enemigos", explicó.

Sobre la mala relación que existía entre Carleti y su esposo Leonardo Hisa, con quien se encontraba en proceso de separación, Ábalos señaló que el conflicto era grave. "Estaban disolviendo la sociedad conyugal y la relación era muy mala. Los abogados que le llevaban el divorcio, Horacio Sánchez e Ileana Sabina Barrera, tenían todas las medidas preparadas para presentar por violencia económica y psicológica contra Hisa", explicó. 

La familia Gómez apunta directamente contra Hisa como posible autor intelectual del homicidio. En ese sentido, Ábalos confirmó que las sospechas radican en que "dos de los imputados son hijos de un empleado de Leonardo Hisa y se dedicaban a hacer trabajos de albañilería y jardinería para él".

El caso

El lunes a la noche Norma Carleti fue asesinada en su vivienda de Tunuyán. La empresaria fue apuñalada más de 50 veces y los delincuentes no se llevaron nada de valor de su casa. Huyeron en un Fiat 600 blanco que apareció incendiado al día siguiente a 7 kilómetros de la vivienda de Carleti.

Tres jóvenes fueron detenidos por el hecho y anoche fueron imputados por "homicidio calificado por ensañamiento" por el fiscal Adrián Frick, a cargo de la investigación del caso.

El primer detenido, K.G., es un joven de 22 años que cumplía una pena de prisión domiciliaria por robo agravado. Lo que más lo complica es que la pulsera electrónica se activó la noche del brutal asesinato, indicando que había abandonado su domicilio. Además, las cámaras de seguridad de los comercios cercanos a la casa de Carleti lo colocarían en las cercanías de la vivienda de la empresaria a la hora del hecho.

Luego fueron detenidos E.G. y A.J., el primero de ellos es hermano del primer detenido y el segundo es un amigo de éste. Ambos jóvenes habrían realizado trabajos de albañilería en la vivienda de la empresaria junto al padre de los dos hermanos imputados, quien fue señalado por Ábalos como empleado de Leonardo Hisa.

A E.G. lo que más lo complica es su vinculación con el Fiat 600 blanco que los delincuentes habrían utilizado para escapar y que apareció quemado horas después del crimen, a 7 kilómetros de la casa de la víctima.

 En tanto A.J. no sólo está implicado por su amistad con los hermanos imputados y por haber trabajado como albañil en la casa de la empresaria, sino que también lo complica un sugestivo mensaje que publicó en su Facebook personal minutos después del crimen. "No quise hacerlo pero son los gajes del oficio", escribió el joven de 26 años y luego lo borró.