Sociedad Festejo clandestino clausurado

Caos en fiesta ilegal de Año Nuevo en Luján

Ocurrió la noche del 31 en un barrio semiprivado. Vecinos indignados cortaron el ingreso, la fiesta fue clausurada y multarían al propietario en más de $200 mil.
Avatar del

Mariana Cavagnaro

1/3
Caos en fiesta ilegal de Año Nuevo en Luján(ichef.bbci.co.uk)

Caos en fiesta ilegal de Año Nuevo en Luján | ichef.bbci.co.uk

Caos en fiesta ilegal de Año Nuevo en Luján

Caos en fiesta ilegal de Año Nuevo en Luján

Caos en fiesta ilegal de Año Nuevo en Luján(ichef.bbci.co.uk)

Caos en fiesta ilegal de Año Nuevo en Luján | ichef.bbci.co.uk

Habían pasado un par de horas desde el comienzo del nuevo año, cuando los vecinos de un barrio privado de Vistalba, ubicado sobre Guardia Vieja, a pocos metros de Roque Saenz Peña de Luján de Cuyo, advirtieron un gran movimiento en sus tranquilas calles. Es que uno de los propietarios había organizado una fiesta con la metodología de la "heladerita" y la cantidad de invitados revolucionó al vecindario. 

Pasada las 2, los autos se fueron acumulando por Guardia Vieja en ambos sentidos. Es que en la garita de ingreso al barrio detenían a los vehículos para verificar que estuvieran anotados en la lista de invitados y esto ralentizaba el ingreso. Por ese motivo, quienes iban llegando hacían filas al costado de la transitada calle, más precisamente sobre la ciclovía y la banquina.

Era tanto el colapso y la demora entre quienes iban a la fiesta y los propietarios del lugar que no se podía ingresar. Ante esto, un grupo de vecinos decidió frenar el ingreso. Entre gritos de éstos y quienes llegaban a fiesta e insistían con ingresar, llegó personal de Diversión Nocturna para clausurar la fiesta. También se hizo presente personal de Policía Departamental y Tránsito para dispersar el disturbio vehicular que se había generado.

Los vecinos realizaron la denuncia al 911 y a un 0800. Se trata de un barrio cerrado con seguridad privada, ubicado sobre Guardia Vieja, a pocos metros de la rotonda de Roque Saenz Peña. 

Mauricio Pinti, Subdirector de Control de Eventos y Locales de Esparcimiento de la Provincia, explicó que se trató de una fiesta ilegal que no cumplía con ningún requisito. "No tenía habilitación municipal que avalara el evento comercialmente ni tampoco las instalaciones, no contaba con servicios de emergencia, tampoco tenían seguro de responsabilidad civil, ni seguridad privada. Nunca pudimos saber quién era el propietario y no presentaron ningún contrato de alquiler por el lugar", explicó el funcionario. 

Debido a todos estos incumplimientos, anunciaron que multarán al propietario. El monto de la multa rondará los 200 mil y 250 mil pesos. A partir de la resolución de la misma, el propietario tendrá 10 días para realizar el descargo. 

El funcionario explicó que la fiesta fue promocionada entre grupos de amigos en las redes sociales, que tenía un costo de $100 para mujeres y $150 pesos para hombres bajo la modalidad de la "heladerita"; es decir, cada uno lleva lo que va a consumir. Pinti detalló que "desde el jueves pasado se investigaba esta fiesta porque no contaba con ninguna habilitación, sumado a la denuncia de los vecinos", lo que hizo que personal de Diversión Nocturna llegara al lugar cerca de las 2, clausurando la fiesta, mientras los vecinos impedían el ingreso.

Los vecinos gritaban que el organizador de la fiesta no pagaba las expensas y que ya había organizado otras fiestas anteriormente sin ninguna autorización de los otros propietarios en el barrio. Cansados de las irregularidades, el enojo fue masivo. Desde el Ministerio de Seguridad explicaron que "nadie" se reconoció como propietario de la vivienda, pero la multa se elaboraría contra el propietario del domicilio. En resumen, nadie se hizo cargo de la fiesta.

Al llegar personal policial, la fiesta quedó clausurada, algunos invitados se retiraron, otros que caminaban con sus "heladeritas" fueron echados por los vecinos, mientras que un grupo reducido permaneció en la fiesta. 

Entre enojo, desorden, disturbios y filas de autos que esperaban sobre Guardia Vieja para ingresar, comenzó el año en Vistalba, con una fiesta clandestina a la que llegaron cientos de mendocinos y un organizador que intentó sortear todo tipo de reglamentación y que no solicitó autorización generando malestar entre sus vecinos. Esta vez no zafó, esta vez la fiesta no pudo continuar, esta vez quizás deberá pagar una multa por la "jodita".