Campanella, el fanático de Marvel que no reniega de los tanques de Hollywood

Analizó como natural y hasta positivo el fenómeno de "Avengers" e intentó borrar la grieta entre el cine arte y comercial.
Avatar del

S. Montiveros y F. Croce

1/2
Campanella, el fanático de Marvel que no reniega de los tanques de Hollywood

Campanella, el fanático de Marvel que no reniega de los tanques de Hollywood

Campanella, el fanático de Marvel que no reniega de los tanques de Hollywood

Campanella, el fanático de Marvel que no reniega de los tanques de Hollywood

Lejos de cuestionar la llegada de un tanque de Hollywood como "Avengers: Infinity War", producción que se quedó con la gran mayoría de salas en todo el país, el multipremiado director argentino Juan José Campanella remarcó: "Bienvenido sea, porque también el entretenimiento puro tiene su lugar en nuestras vidas".

En diálogo con Santiago Montiveros y Federico Croce, en el programa de MDZ Radio "Otra manera", el ganador del Oscar sostuvo que "esto ocurrió siempre. Concretamente, la primera película tanque fue Tiburón. Desde que soy chico que veo estas películas que son muy entretenidas, hechas con la mejor tecnología y que tocan unas cuerdas de acción y emoción que tiene un superhéroe".

"Tengo muchas ganas de verla, soy fanático de Marvel desde chico, pero me enteré algunas cosas de la película que yo resiento bastante, me parece que le hacen algo a uno de mis héroes favoritos de mi infancia que me va a hacer enojar", continuó Campanella, quien prefirió evitar los detalles para no adelantar contenido de la película a los fanáticos.

>Escuchá la entrevista completa aquí

Por otra parte, Campanella se refirió a la dicotomía entre "cine arte" y "cine comercial". "Yo me crié viendo cine en los '60 y '70, cuando no existía tanto esta diferencia. Nadie pensaba si 'El Padrino' era artística o comercial. No existía esa diferencia en nosotros. Esto fue una cosa de mucho después", dijo.

Asimismo, consideró: "Las películas que hago son las que me gustan, trato de no pensar en eso. Diez años atrás existía esa cosa del cine arte versus cine comercial. Había un sector de la crítica que trataba de incentivar esa grieta. A mí me dolía".

"'El hijo de la novia' era considerada veneno para la taquilla y nos costó mucho hacerla. Que después te acusen de hacer cine con el único objetivo de ser comercial, no está bueno, pero es parte de la piel de rinoceronte que hay que tener en este trabajo", finalizó.