Barracas: bajo los escombros, sigue habiendo "ollas de fuego"

Se continuó trabajando ayer para extinguir el fuego en el depósito, y si bien el mismo está "circunscripto y controlado", persisten los peligros.
1/2
Barracas: bajo los escombros, sigue habiendo "ollas de fuego"

Barracas: bajo los escombros, sigue habiendo "ollas de fuego"

Barracas: bajo los escombros, sigue habiendo "ollas de fuego"

Barracas: bajo los escombros, sigue habiendo "ollas de fuego"

Bomberos de distintos cuarteles de la Ciudad y del Gran Buenos Aires continuaron trabajando ayer para extinguir el fuego que persistía bajo los escombros de la estructura que el miércoles se derrumbó, debido al incendio del depósito de la empresa Iron Mountain. En el barrio de Barracas, en la manzana delimitada por las calles Quinquela Martín, Azara, Jovellanos y Palacios, el ir y venir de patrulleros, dotaciones de bomberos y móviles de tránsito fue incesante, informó hoy a primera hora el digital Diario Popular

Si bien el fuego está "circunscripto" y por tanto controlado, los especialistas que trabajaban en el lugar explicaron que debajo de los escombros persisten "ollas de fuego" que sólo se podrán extinguir por completo cuando se remuevan los hierros y la mampostería que actúan a modo de "escudo" contra el agua. Por momentos el humo se disipa pero hay otros -según explican bomberos- "en los que la llama da en algún lugar indicado y por eso la humareda y el olor intenso regresan",aunque nunca en la dimensión del miércoles. 

Más allá del origen del fuego y de los hechos que está investigando la Justicia (ver página 16), distintas fuentes que trabajaban en el depósito explicaron que "el fuego recalentó las vigas de hierro que se curvaron y esa curvatura hizo una panza que presionó hacia afuera la pared ubicada sobre la calle Jovellanos", que al caer provocó las víctimas fatales. 

Lidia, quien vive sobre Quinquela Martín enfrente del depósito, contó que "la explosión fue tremenda, al rato nos dijeron que evacuáramos pero a la noche nos dejaron regresar,el tema es que todavía estamos sin luz". Pero Lidia no es la única sin luz, el servicio eléctrico permanecía cortado en la manzana delimitada por Rocha, Azara, Quinquela Martín y Jovellanos, y también en la manzana de Azara, Regimientos de Patricios, Quinquela Martín y Palacios. La circulación de personas en Quinquela Martín y Azara se encuentra restringida sólo a los que intervienen en el operativo, en tanto los automóviles ya no pueden acceder desde la Avenida Regimiento de Patricios y Rocha.