Así pasaron la noche en la toma del Magisterio

Los estudiantes de los colegios secundarios de la Universidad Nacional de Cuyo tomaron el edificio de Sobremonte y avenida Belgrano como método de acompañamiento a la lucha docente que pide mejores condiciones en las negociaciones paritarias y mayor presupuesto para Educación. Si bien no se permitió a los medios ingresar al establecimiento, MDZ consiguió imágenes del interior junto a testimonios de padres y alumnos.

Ignacio de Villafañe

Así pasaron la noche en la toma del MagisterioIgnacio de Villafañe

El agudo conflicto docente que ya lleva más de un mes de puja entre las autoridades del Gobierno nacional y los representantes de la universidades públicas de todo el país no solamente bajó a las bases del gremio, sino también a los mismos estudiantes, incluidos los de los colegios secundarios.

Luego de una semana marcada por las tomas de casi la mitad de las unidades académicas que conforman la UNCuyo, este lunes los estudiantes de los cinco colegios secundarios dependientes de esa casa de altos estudios en el Gran Mendoza se concentraron en la Escuela del Magisterio y ocuparon de manera pacífica las instalaciones del edificio.

Según Sofía Furlani, presidente del Centro de Estudiantes del Magisterio (CEM), el motivo por el cual se tomó esa escuela y no los cinco edificios a la vez fue, principalmente, la cantidad de alumnos que estaban dispuestos a sumarse a la medida.

"Se decidió tomar un solo colegio ya que tomar los cinco, que fue otra opción, no era viable por la cantidad de gente", dijo Furlani y agregó que se está "llevando a cabo la toma en reclamo por una universidad pública, laica gratuita y de calidad que hoy está en riesgo en todo el país".

De la toma participaron también los centros estudiantiles del Liceo Agrícola y Enológico (LAE) y el Departamento de Aplicación Docente (DAD), además de estudiantes autoconvocados del Colegio Universitario Central (CUC) y el Martín Zapata.

De acuerdo con lo manifestado por la presidente del CEM, durante la noche hubo cerca de 110 estudiantes presentes en la toma del colegio y 10 padres que los acompañaron por requerimiento de las autoridades universitarias.

Fideos con tuco y brócoli, el menú para la cena estudiantil.

"Ha sido muy tranquila la noche", comentó Gabriela Blas, una de las madres de los estudiantes del colegio que pasó la noche dentro del establecimiento para garantizar la seguridad de los menores. "Los chicos han estado con actividades, vinieron artistas a tocar y cantar", describió la también ex docente.

Entre las medidas de seguridad que se adoptaron para preservar la integridad de los menores pernoctantes, hubo un estricto control en las puertas de acceso y se prohibió el ingreso de toda persona ajena a la institución, incluida la prensa. 

La prevención adoptada se extendió también a representantes de sindicatos y agrupaciones políticas que pudieran acercarse para apoyar la causa, con el fin de "mantener la toma como iniciativa propia de los estudiantes" y dejarla ajena a toda declaración partidaria. Sin embargo, eso no fue suficiente para que no se alzaran sospechas respecto a la participación de determinados partidos en la organización de la medida de fuerza.

A pesar de las medidas de control, MDZ consiguió que un grupo de estudiantes tome imágenes internas con el fin de describir cómo se organizó, puertas adentro, la toma del Magisterio.

Temas
  • Conflicto universitario
  • Estudiantes
  • Toma en los colegios
  • Paritarias
  • UNCuyo