Asesinó a un vecino porque lo "miraba mal"

Un hombre asesinó de un escopetazo a un vecino tras acusarlo de mirarlo mal en la localidad bonaerense de Quilmes y vecinos de la zona le incendiaron la casa como protesta.

El supuesto autor del crimen, un hombre de apellido Sotelo, escapó del lugar y este lunes era intensamente buscado por la Policía. 

Todo se inició en la manzana 4 del barrio Novak cuando la víctima, Maximiliano López, de 37 años, compartía con amigos un asado en su casa. 

Según indicó a la prensa la esposa de López, súbitamente se hizo presente Sotelo en el lugar provisto de una escopeta e increpó a su marido: "A vos te estaba buscando porque me mirás mal", le recriminó el recién llegado, para luego amenazarlo al igual que al resto de los comenzales, a los que les dijo que tenía "una bala para cada uno". 

López salió de la casa y le pidió a su vecino que dejara el arma, y ante la respuesta nula, lo desafió a que si quería pelear que la lucha sea a mano limpia. 

Sin embargo, siempre según los testigos, Sotelo, después de  amagar que iba a dejar el arma, le disparó en el abdomen a López y escapó del lugar. 

El herido fue trasladado por familiares a un hospital de la zona, donde murió horas más tarde. 

Después de conocerse el fallecimiento de López, un grupo de vecino se reunió en casa de la víctima y se dirigió a la casa del agresor, a la que prendieron fuego. 

"A este hombre lo conocemos todos en el barrio, hace 8 años que vive acá y nosotros 7. Ya tiene antecedentes violentos, una vez apuñaló a un vecino pero como se droga no entiende nada", dijo la viuda de López con respecto al homicida.

Según indicó, el mismo Sotelo había estado preso por haber agredido a un joven un arma blanca pocos meses atrás. 

Efectivos de la distrital local realizaron una serie de procedimientos para dar con el prófugo, entre ellos el allanamiento de la casa de su padre, pero todos dieron resultado negativo.