Advierten sobre una banda que trafica huevos a Europa

La ruta para traficar huevos exóticos-en su mayoría de arañas, víboras, tortugas, lagartos, tortugas de agua, erizos africanos y serpientes- se inicia en Ecuador, Perú, Colombia o Brasil y desde esos países los trasladan a la Argentina.
Avatar del

NA

1/2
Advierten sobre una banda que trafica huevos a Europa

Advierten sobre una banda que trafica huevos a Europa

Advierten sobre una banda que trafica huevos a Europa

Advierten sobre una banda que trafica huevos a Europa

Una nueva modalidad surgió en los últimos años en relación al tráfico de animales exóticos, ya que aparecieron bandas que envían huevos de distintas especies con
destino a Europa, modalidad por la cual recaudan importantes sumas de dinero.

Así lo confirmaron a Noticias Argentinas fuentes de Gendarmería Nacional, Prefectura Naval y de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), cuyo personal dedica el mismo esfuerzo en estos ilícitos que en aquellos vinculados al narcotráfico y la trata de personas. 

Se estima que cada envío deja una ganancia de entre 10 mil y 25 mil euros y los países más elegidos para recibir a estas criaturas son España, Italia, Holanda, Gran Bretaña, Portugal y República Checa.

Por este motivo se reforzó la vigilancia en zonas de frontera, aeropuertos y puertos, ya que son los lugares utilizados para enviar a estos animales a otros países.

Los grupos delictivos, muchas veces están conformados no sólo por delincuentes comunes, sino también por ciudadanos europeos y etadounidenses, veterinarios, vendedores de mascotas y asistentes en centros de salud para animales, ya que en muchos casos son quienes generan los contactos en el Viejo Continente para cerrar la venta.

Un jefe de Prefectura Naval contó a NA que la ruta para traficar esos huevos -en su mayoría de arañas, víboras, tortugas, lagartos, tortugas de agua, erizos africanos y serpientes- se inicia en Ecuador, Perú, Colombia o Brasil y desde esos países los trasladan a la Argentina.

En ese aspecto entran por zonas fronterizas, Salta, Jujuy, Misiones o Corrientes y desde allí son trasladados a la Capital o a alguna ciudad grande del interior para ser enviados en barco o avión hacia Europa.

Una vez despachados los huevos, los traficantes aguardan el envío del pago por los animales, que en la mayoría de los casos nacen al llegar a destino, los cuales son diez veces mayores y en dólares o euros a los valores que podrían pagarse en el país.

"Son delincuentes de  guante blanco  que se dedican exclusivamente a este negocio. Trafican los huevos, porque si lo hacen con los animales corren riesgo de que se mueran.

Generalmente tratan de mandar unos 100 huevos, que se pagan alrededor de 200 euros promedio cada uno. Por eso hablamos de un negocio millonario", sostuvo un jefe de Gendarmería Nacional.

En el Viejo Continente, las tiendas de mascotas venden en forma ilegal estas especies -rige una ley similar a la de Argentina (Ley Nacional 22421 de Conservación de la Fauna)- y sus clientes son personas con un alto poder adquisitivo que llegan apagar hasta 2.000 euros por cada mascota.

En la Argentina, las fuerzas de seguridad desplegaron sus cuatro fuerzas también para combatir este delito tanto en el interior del país como en Capital Federal y el Conurbano.

Es que según afirmaron los especialistas,la forma de actuar y la la ganancia obtenida en estos ilícitos son muy similares a los de robos de obras de arte.

El operativo más fuerte contra este tipo de delitos se produjo en enero de 2012 cuando la PSA desarticuló una red de tráfico de animales exóticos en cinco allanamientos y rescató más de 600 ejemplares, entre animales vivos y huevos, que iban a ser trasladados a Madrid por un ciudadano checo.