Acosó a una nena: "No sabía que tenía 12 años"

Un árbitro santiagueño quedó en la mira de la justicia tras acosar a través de redes sociales a una joven.
Avatar del

MDZ Policiales

1/2
0(El Liberal)

0 | El Liberal

1(El Liberal)

1 | El Liberal

 Un árbitro de Santiago del Estero acusado de acosar a una niña de 12 años a través de Facebook y WhatsApp haciéndose pasar por otra persona, prestó declaración de imputado y admitió que mantenía conversaciones con la víctima, pero adujo que él desconocía su edad y que pensó que era mayor. Sin embargo, en su extenso relato se habrían advertido algunos puntos endebles.

Diario El Liberal indicó que el joven de 26 años detenido la noche del miércoles, estuvo ayer frente a la fiscal que investiga la causa y brindó su versión de los hechos.

El árbitro, acusado de grooming, fue apresado el miércoles alrededor de las 22, hora en la que creía haber pactado un encuentro con una menor de 12 años cerca del ex zoológico municipal de la capital santiagueña, pero en realidad acudieron familiares de la niña y cuando intentaban reducirlo, intervino la Policía y quedó tras las rejas.

De acuerdo con las fuentes, la declaración de imputado fue extensa y allí admitió que venía intercambiando mensajes con la víctima. Según su versión, cerca del aniversario de la ciudad, agregó como amiga en Facebook el perfil de la menor -creado sin la autorización de su madre- y ésta lo aceptó, por lo que comenzaron a intercambiar mensajes.

Luego se pasaron sus números de celular y a través de WhatsApp continuaron las conversaciones, más subidas de tono. El joven insistía en que desconocía la edad de la menor y que en las fotos y los audios que le enviaba, no parecía de 12 años.

Pese a sus "justificativos", el acusado no utilizaba su verdadera identidad sino que empleaba una cuenta de Facebook de otra persona en la charla con la niña.

El caso salió a la luz el 31 de julio. El padrastro de la pequeña recibió en su celular un mensaje de voz dirigido a la niña. El hombre comenzó a indagar y al advertir la situación le manifestó que lo denunciaría porque su hijastra era menor de edad. El acusado bloqueó su número y no respondió más mensajes.

La madre de la menor y su pareja le informaron de la situación a la hermana mayor de la víctima, la cual junto con una amiga, se hicieron pasar por la niña desde otro celular, y el acusado no sólo continuó intercambiando mensajes, sino que le enviaba fotografías y le pedía otras a cambio. Es decir, pese a haber sido advertido por el padrastro que era una menor, el árbitro continuó con la conversación.

Cuando los familiares de la niña intervinieron, éstos lograron engañarlo y acordar un encuentro cerca del ex zoológico. Al llegar al lugar y acercarse, un tío y la hermana de la menor intentaron atraparlo, pero comenzó a correr hasta que fue interceptado por un policía y desde ese momento quedó aprehendido.

Antes de finalizar su declaración, el árbitro negó haber recibido algún golpe o lesión por parte de la familia de la menor, sólo manifestó que corrió porque creía que lo querían asaltar.

Finalizada la indagatoria el joven regresó a la dependencia policial donde permanece alojado a la espera de nuevas disposiciones.