Aceleró y gritó a su compañera: "Atate que nos matamos"

Un conductor se estampó contra el kiosco de una estación de servicio en Córdoba. Clientes y empleados se salvaron de milagro.
Avatar del

MDZ Policiales

1/2
Aceleró y gritó a su compañera: "Atate que nos matamos"

Aceleró y gritó a su compañera: "Atate que nos matamos"

Aceleró y gritó a su compañera: "Atate que nos matamos"

Aceleró y gritó a su compañera: "Atate que nos matamos"

Un conductor estrelló su auto contra el kiosco de una estación de servicio en Córdoba en un hecho que de milagro no produjo muertes y que se investiga como presuntamente intencional.

El episodio ocurrió a las 2.30 del sábado en una bomba ubicada en la Ciudad de Córdoba. Allí operarios y clientes entraron en pánico al ver cómo un Fiat Palio se venía sobre ellos y se estrellaba contra el frente del minishop del lugar.

El auto era conducido por un joven de 28 años identificado como José Antonio Castillo acompañado por Gabriela Beatriz Maza, de 44 años.

Pese a lo tremendo del impacto, los ocupantes resultaron heridos, pero no de gravedad.

Cuando estaba por ser ingresada a la ambulancia, la mujer relató a los testigos en el lugar que antes del impacto el conductor le grito: "¡Atate que nos cagamos matando!", y aceleró.

No se sabe de momento si se trató de un intento de suicidio en medio de una discusión o si el joven quiso hacer una broma que se le fue de las manos.

Investigan si el auto era robado

Al revisar la documentación del coche la Policía descubrió que el Fiat Palio presentaba un pedido de secuestro, tras una denuncia por robo efectuada el pasado 4 de diciembre en la unidad judicial 22, que funciona sobre la avenida Duarte Quirós, a la altura de barrio Las Palmas.

Ante esto, se ordenó que durante su internación tanto el conductor como su pareja quedaran con custodia policial mientras se analiza la situación legal de ambos.

Según el primer parte médico, Castillo resultó con politraumatismos, mientras que Maza sufrió un fuerte golpe a la altura de un hombro.