Sociedad Abuso en El Carrizal

Abuso en El Carrizal: San Martín, entre la indeferencia y la tentación de juzgar a las víctimas

Comerciantes y vecinos de la plaza Italia condenaron el accionar de Lucas Emmanuel Fernández pero también arremetieron contra las presuntas víctimas. "Eran pibas complicadas", aseguraron.
Avatar del

Kevin Maroto

1/7
Abuso en El Carrizal: San Martín, entre la indeferencia y la tentación de juzgar a las víctimas(Pachy Reynoso/MDZ)

Abuso en El Carrizal: San Martín, entre la indeferencia y la tentación de juzgar a las víctimas | Pachy Reynoso/MDZ

Abuso en El Carrizal: San Martín, entre la indeferencia y la tentación de juzgar a las víctimas(Pachy Reynoso/MDZ)

Abuso en El Carrizal: San Martín, entre la indeferencia y la tentación de juzgar a las víctimas | Pachy Reynoso/MDZ

Abuso en El Carrizal: San Martín, entre la indeferencia y la tentación de juzgar a las víctimas(Pachy Reynoso/MDZ)

Abuso en El Carrizal: San Martín, entre la indeferencia y la tentación de juzgar a las víctimas | Pachy Reynoso/MDZ

Abuso en El Carrizal: San Martín, entre la indeferencia y la tentación de juzgar a las víctimas(Pachy Reynoso/MDZ)

Abuso en El Carrizal: San Martín, entre la indeferencia y la tentación de juzgar a las víctimas | Pachy Reynoso/MDZ

Abuso en El Carrizal: San Martín, entre la indeferencia y la tentación de juzgar a las víctimas(Pachy Reynoso/MDZ)

Abuso en El Carrizal: San Martín, entre la indeferencia y la tentación de juzgar a las víctimas | Pachy Reynoso/MDZ

Abuso en El Carrizal: San Martín, entre la indeferencia y la tentación de juzgar a las víctimas(Pachy Reynoso/MDZ)

Abuso en El Carrizal: San Martín, entre la indeferencia y la tentación de juzgar a las víctimas | Pachy Reynoso/MDZ

Abuso en El Carrizal: San Martín, entre la indeferencia y la tentación de juzgar a las víctimas(Pachy Reynoso/MDZ)

Abuso en El Carrizal: San Martín, entre la indeferencia y la tentación de juzgar a las víctimas | Pachy Reynoso/MDZ

Lucas Emmanuel Fernández jamás olvidará la noche del miércoles 24 de enero. De seguro el auxiliar judicial de la Unidad Fiscal de Santa Rosa no imaginó que aquella velada de excesos culminaría con su traslado al penal de San Felipe una semana después, acusado de abuso sexual con acceso carnal de dos nenas de 12 años. 

El raid marginal que cambió la vida de Fernández comenzó en la plaza Italia del departamento de San Martín, a donde llegó junto a un amigo de nombre Matías y juntos subieron a su auto a dos chicas que merodeaban por el lugar cerca de las 3 de la mañana, ya bien entrada la madrugada del jueves. MDZ visitó el espacio verde esteño e intentó reconstruir la trama detrás de la primera escala de Fernández en el descenso a su particular infierno personal.

A simple vista la plaza Italia está muy bien mantenida y no da la sensación de ser escenario de actividades ilegales. Sin embargo, al hablar con vecinos y comerciantes de la zona el panorama que pintan es mucho más sombrío de lo que puede parecer a primera vista.

"Ahora está mucho más tranquila porque con la reapertura del museo 'Las bóvedas' la movida nocturna se trasladó a esa zona, que está mejor iluminada. Pero hasta el año pasado en esta plaza pasaba de todo", cuenta una comerciante, que agrega: "venimos reclamando que pongan luminarias, sobre todo en la calle de la rampa que se ha convertido en Villa Cariño".

Los comerciantes y vecinos consultados condenaron el accionar de Fernández pero no dejaron pasar la oportunidad de también arremeter contra las chicas de 12 años de las que el auxiliar judicial presuntamente abusó. "Esas pibas son complicadas. Solían estar en la plaza y cualquiera que pasaba las levantaba. No sé si se dedicaban a la prostitución o si lo hacían a cambio de droga", aseguró una vecina que recordó haber mantenido más de un encontronazo con las adolescentes.

El encargado de la plaza, por su parte, resaltó que hay un sereno que permanece en el lugar durante toda la noche pero la semana pasada estaba de vacaciones, aunque en los días previos no había notado ninguna actividad fuera de lo normal. "Justo cuando pasó esto el sereno se había tomado licencia y no llegamos a reemplazarlo. Igual en la plaza hay cámaras y suele patrullar un móvil policial, al menos hasta las 2 de la mañana", explicó, y añadió: "Si veo las fotos de las pibas o me dicen los nombres tal vez las reconozco. Por acá pasa mucha gente".

Entre la indeferencia y la tentación de juzgar a las víctimas, algunos de los consultados encontraron espacio para mostrar algo de empatía. Es el caso del cafetero de la plaza, por ejemplo, quien manifestó su indignación con lo ocurrido. "Me hierve la sangre cuando escucho que pasan estas cosas. No puedo creer que alguien sea capaz de aprovecharse así de unas criaturas", se lamentó. 

El caso

Luego de levantar a las niñas de 12 años en San Martín, Fernández y su compañero habrían ido a comprar droga y realizado una fiesta en el departamento del auxiliar judicial que incluyó el consumo de bebidas alcohólicas, marihuana y cocaína.

No conforme aún, Fernández habría decidido manejar hasta El Carrizal en la siguiente escala de su raid marginal. Fue entonces cuando su compañero decidió abandonarlo y volverse en micro, tal vez intuyendo lo que podía suceder.

 Fernández fue visto con las dos adolescentes en su vehículo y quienes lo observaron en actitud sospechosa alertaron a la policía. El oficial que tomó la denuncia se acercó al lugar y encontró al auxiliar judicial manteniendo relaciones con una de las chicas en el asiento trasero mientras la otra aguardaba en muy mal estado en la parte delantera del rodado. Fue entonces cuando el efectivo decidió ponerle fin a la noche de excesos de Fernández, que nunca imaginó que la última escala de su raid marginal sería una celda en el penal de San Felipe.