30 de mayo: Día Mundial de la Esclerosis Múltiple

Un día para acercarnos a una enfermedad que, a pesar de ser potencialmente discapacitante, no impide llevar una vida normal con el tratamiento interdisciplinario adecuado.
Avatar del

MDZ Sociedad

1/2
30 de mayo: Día Mundial de la Esclerosis Múltiple

30 de mayo: Día Mundial de la Esclerosis Múltiple

30 de mayo: Día Mundial de la Esclerosis Múltiple

30 de mayo: Día Mundial de la Esclerosis Múltiple

Desde el año 2009, todos los 30 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Esclerosis Múltiple, impulsado por la Federación Internacional de Esclerosis Múltiple para sensibilizar sobre el tema, compartir las historias de quienes viven con ella para así favorecer su inclusión social y laboral, e impulsar a los gobiernos y prestadores de salud a colaborar con los tratamientos.

Este año, la consigna de la campaña es "Acercándonos más" (#BringingUsCloser) con foco en la investigación. El médico del Instituto de Neurología Cognitiva (INECO) Vladimiro Sinay acerca las claves para entender esta enfermedad que afecta a 2,3 millones de personas en el mundo y es potencialmente discapacitante, si bien los tratamientos modernos están consiguiendo avances para retrasar sus consecuencias.

"En nuestro país se registran entre 36 y 41 casos cada 100.000 habitantes, con prevalencia en mujeres", dice el neurólogo. Explica que se trata de una patología autoinmune que ataca al sistema nervioso central: "El sistema inmunológico ataca por error a una parte propia del cuerpo. En este caso, se produce una lesión sobre la mielina, el tejido aislante que permite la conducción de información a través de las neuronas desde y hacia el cerebro".

En consecuencia, entre los síntomas más frecuentes se presentan disminución de la agudeza visual o visión doble, debilidad, trastornos de sensibilidad, de coordinación o de equilibrio, entre otros. "Como el cerebro gobierna todas nuestras funciones, pueden aparecer trastornos de la memoria o de la atención, por ejemplo", agrega el especialista de INECO. A estas manifestaciones se las conoce como brotes o recaídas y duran más de 24 horas y se siguen dando por uno, dos o tres meses, hasta que se da una mejoría en el paciente.

Como estos brotes aparecen y desaparecen a lo largo de la vida -generalmente comienza en personas jóvenes, entre los 20 y 30 años de edad-, el diagnóstico no es tan sencillo. "Ante la presencia de estos signos, la primera medida es buscar en una resonancia magnética la aparición de cicatrices o lesiones a nivel del cerebro, la médula y el nervio óptico. A veces, aunque no en todos los casos, tomar mediante punción una muestra del líquido cefalorraquideo permite encontrar anticuerpos autoinmunes contra el sistema nervioso central o descartar otras enfermedades que se manifiestan de forma similar".

¿Cómo mejorar la calidad de vida de un paciente con una enfermedad que lo va a acompañar durante muchos años? Para Vladimiro Sinay, la respuesta está en la interdisciplinariedad:"Hoy existen numerosas alternativas de tratamientos modificadores de la enfermedad, de los síntomas y de rehabilitación".

Ante un brote, lo primero es tratar la inflamación por medio de corticoides y, luego, se utilizan medicamentos que cambian la evolución de la enfermedad, es decir, que disminuyen la cantidad, la intensidad y la frecuencia de estos brotes. "Por esto es indispensable un diagnóstico precoz, para poder cambiar el futuro del paciente porque cada una de estas recaídas puede generar, potencialmente, una discapacidad", dice.

"Vamos a encontrar pacientes en su edad más productiva social, laboral y familiar con, por ejemplo, un déficit neurológico y trastornos motores. Entonces, es importante contar con un equipo conformado por neurocognitivistas, kinesiólogos, terapistas ocupacionales, musicoterapeutas, psicólogos y psiquiatras, entre otros, para poder reincorporar al paciente a su entorno y que pueda llevar una vida normal", agrega.

Para finalizar, el especialista destaca la importancia de esta fecha para difundir información certera, comunicar los avances para una efectiva reintegración social: "Son pacientes que simplemente padecen una enfermedad, pero que pueden seguir su vida cotidiana como cualquier persona que no tiene esclerosis múltiple".

Temas
  • esclerosis
  • día
  • salud
  • argentina