DNU

Qué sucederá con las jubilaciones y pensiones tras los cambios en la movilidad jubilatoria

El nuevo DNU oficializó la nueva movilidad jubilatoria. Qué ocurre con el empalme y los años de pérdida de haberes jubilatorios y pensiones. Entrevistamos a una especialista en derecho previsional.

Micaela Blanco Minoli
Micaela Blanco Minoli jueves, 4 de abril de 2024 · 11:00 hs
Qué sucederá con las jubilaciones y pensiones tras los cambios en la movilidad jubilatoria
Jubilados y pensionados siguen perdiendo con la nueva movilidad Foto: ALF PONCE MERCADO / MDZ

Los cambios en la movilidad jubilatoria quedaron oficializados a través del Decreto 274/2024, donde se argumentó que la determinación de modificar la actual fórmula tiene el "fin de garantizar que nunca más los haberes de los jubilados perderán contra la inflación". Las jubilaciones y pensiones comienzan perdiendo con la nueva fórmula de movilidad y no se tiene en cuenta una recompensación por los años de pérdida con diferentes movilidades. Entrevistamos a Marcela Micames, especialista en derecho previsional, sobre la brecha del empalme.

En abril las jubilaciones y pensiones aumentarán un 12,5%, de acuerdo al DNU firmado por Javier Milei. Además, los aumentos de los haberes irán atados al IPC recién a partir de julio pese a que el Ministerio de Economía había asegurado que esa fórmula de actualización iba a comenzar a aplicarse antes. 

“El decreto prevé tanto una modificación a la ley, en cuanto a la fórmula de la movilidad jubilatoria -la cual va a entrar a regir a partir de julio de este año- como también hace algo que hacía mucho que no veíamos que es prever y regular el empalme entre una fórmula y la otra y tratar de cubrir, aunque sea irregularmente, el desfasaje producido en el período anterior a la entrada en vigencia de la modificación” comenzó explicando la especialista en derecho previsional, Marcela Micames. 

Foto: Noticias Argentinas.

A diferencia de lo que plantea el nuevo DNU, las jubilaciones deben responder a un índice salarial debido a que provienen del aporte que hacen los trabajadores durante su etapa activa. Sin embargo, la abogada sostuvo que “en nuestro país la inflación es un flagelo suficientemente estable como para tenerlo en cuenta como uno de los parámetros para calcular los haberes”. Y agregó que "la única vez que la inflación fue tomada como parámetro para establecer las movilidades fue a partir de marzo de 2018 y duró hasta diciembre del 2019, por la ley 27.426. Sin embargo, en ese momento el rezago era enorme, afectaba directamente la integralidad de las prestaciones porque el aumento recién se veía reflejado seis meses más tarde de cuando se había producido".

El empalme entre la fórmula actual y la que va a empezar a regir a partir de julio está previsto en el DNU. "Establece que a partir de abril se va a dar un adelanto y también, un aumento por inflación. Entonces, en abril se va a dar la fórmula aplicada para el mes en curso y se va a ver reflejada la variación de inflación de febrero”, afirmó Micames. Esto implicará un 13,2% de aumento por la inflación del segundo mes del año, de acuerdo a lo que estableció el Indec que se suma al 12,5% establecido por el DNU como “aumento extraordinario”. 

Foto: Archivo MDZ.

Sin embargo, el empalme no es suficiente, ya que “lo cierto es que este aumento extraordinario del 12,5% que se suma a la movilidad jubilatoria correspondiente para abril, no cubre el 20% de inflación que se produjo en enero y que va a quedar siempre desfasado y sin reconocimiento en los haberes previsionales”. Es decir, que con la nueva movilidad y el aumento extraordinario, jubilados y pensionados, tendrán solo un 5,1% de incremento en abril.

“También, como una forma de empalme y como un adelanto a cuenta de la movilidad que corresponde según ley para junio es que, para mayo y junio mismo se va a dar la fórmula conforme a la inflación de los meses anteriores", señaló Micames. Entonces, con esta lógica, "en mayo se va a pagar la inflación devengada de marzo y en junio la de abril, que se estima que va a ser alta”, indicó la abogada previsionalista en referencia al aumento del IPC que se prevé como consecuencia de los tarifazos en combustibles, servicios como gas y energía eléctrica, entre otros.

Foto: Noticias Argentinas.

A su vez, en junio como todavía va estar vigente la fórmula de la ley que se pretende modificar, se va a pagar la fórmula legal restándole los adelantos que se van a ir dando. “En tal caso, si la fórmula de ley para junio diera un valor menor al que se acumula con los aumentos adelantados y calculados por inflación, entonces no se va a pagar ninguna movilidad pero tampoco se va a hacer devolver nada al beneficiario”, sostuvo la especialista. Por el contrario, si diera un valor mayor “solo se va a pagar la diferencia entre lo que corresponde por fórmula para el mes de junio y lo que se adelantó”, explicó. 

En tanto, para el mes de julio "si se va aplicar solamente inflación sin ninguna correlación con otra fórmula que para ese mes estaría derogada y este aumento se va a suceder mensualmente de acuerdo a la inflación producida dos meses antes”, finalizó la abogada.

Archivado en