Tengamos esperanza por la vida

Tengamos esperanza por la vida

Hoy, 8 de agosto, hace ya cuatro años, el Senado de la Nación Argentina votaba en contra de la Ley del Aborto. Ese hito resonó en toda Latinoamérica y fue el inicio de la celebración del Día Internacional de Acción por las Dos Vidas.

Rodrigo Fernández Madero

El freno a la Ley de Aborto en 2018 se logró gracias a que la Ola Celeste cubrió el país en toda su extensión, dando el mensaje fuerte y claro de que la Argentina y los argentinos estamos a favor de la vida y que vamos a defenderla siempre.

Muchos nos dirán que no tiene sentido conmemorar ese logro cuando, apenas dos años después, la sanción de esa fatídica Ley se coló en medio del drama de la Pandemia.

La sanción de esa Ley fue un duro golpe y, sobre todo, un hecho de suma tristeza para gran parte de la sociedad argentina que considera al aborto un verdadero fracaso como sociedad. Pero eso no puede empañar el recuerdo de aquel logro, que fue un faro y un hito fundacional para el Movimiento ProVida en toda la región.

Pero tampoco nos quedamos con la conmemoración. El Día Internacional de la Acción por las Dos Vidas es un recordatorio de que tenemos que mantenernos unidos en la defensa de la vida desde su concepción hasta la muerte natural, porque fue la unidad la que nos permitió el histórico logro del 8A de 2018.

ENRIQUE CANGAS

La nueva vida que representa el niño por nacer es símbolo de esperanza. Y los que defendemos la vida tenemos motivos para tenerla.

Así como el 8A de 2018, este año la noticia de la revocatoria del fallo Roe V. Wade, que legalizó el aborto en Estados Unidos, se convirtió en otro faro que nos muestra que es posible vencer a las normas que atentan contra el derecho más básico de todos. El pueblo norteamericano tuvo que luchar por casi cuarenta años pero, al final, el derecho a la vida fue lo que prevaleció.

Esta experiencia nos demuestra que la lucha puede ser larga y, sin dudas, no será fácil. Pero también nos da la seguridad de que es posible lograrlo. El pueblo argentino, a lo largo y ancho del país, ama la vida y la defiende. Lo ha demostrado en el pasado y lo seguirá haciendo siempre

No olvidemos lo que hemos conseguido como sociedad, y que eso nos brinde la fortaleza para seguir peleando juntos por la vida.

*Rodrigo Fernández Madero, Unidad ProVida.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?