El pueblo de San Miguel cumplió su sueño y se prepara para seguir creciendo

El pueblo de San Miguel cumplió su sueño y se prepara para seguir creciendo

Gracias a la difusión de MDZ, distintas instituciones y autoridades se reunieron para colaborar con el equipo femenino y la escuela albergue de San Miguel, localidad ubicada en el departamento de Lavalle, a más de 170 kilómetros de la Ciudad de Mendoza.

Rodrigo D’Angelo

Rodrigo D’Angelo

prensarodrigodangelo@gmail.com

Difundir una realidad puede transformarla de maneras inimaginables. Una simple acción puede llevar a que se genere una cadena y así pasen cosas mejores. Las buenas personas hacen que el mundo pueda ser un lugar más ameno.

MDZ volvió a la localidad de San Miguel, ubicada en el departamento de Lavalle y a más de 170 km de la Ciudad de Mendoza, para registrar un hecho muy emocionante. En realidad, los momentos emotivos fueron varios.

Mira el video de la emotiva jornada

 

Todo comenzó cuando conocimos las historias de cómo es estudiar en una escuela albergue, más precisamente en la escuela 8-404; y cómo es la vida de Cristina Godoy, que trabaja sin cesar en uno de los tantos puestos que existen en esta localidad que se encuentra al límite con la provincia de San Juan.

También, Cristina nos contó que es parte del equipo femenino de fútbol de San Miguel, el cual necesitaba camisetas y mejores condiciones. Gracias a la difusión de estas realidades, la cadena comenzó a formarse y todo llevó a un conjunto de acciones que nos devolvieron a este pequeño pueblo.

Luego de volver a recorrer caminos secos llenos de ripio y tierra, rodeados por escasas viviendas y un desierto sin fin, llegamos a la cancha donde juega el equipo de San Miguel, que justo está ubicada al lado del mencionado colegio, en la Ruta Provincial 51, para así ser partícipes y testigos de un gran acto solidario hecho en conjunto con la Red de Deporte Solidario.

En los diversos vehículos que se trasladaron había camisetas, pelotas de fútbol, elementos de práctica, ropa, calzado y alimentos que iban a ser entregados tanto a las integrantes del conjunto local como a la escuela. Sí, estas historias que antes parecían estar ocultas, hoy fueron escuchadas.

Las jugadoras de San Miguel ya cuentan con indumentaria propia.

Hubo juegos, alegría, sorpresas, amor y felicidad. Se irradiaba una luz que tanto hacía falta no solo por el cielo nublado, sino también por las carencias del lugar. Es un gesto que va mucho más allá del mero acontecimiento de tener mejores condiciones para entrenar y jugar. Es mucho, muchísimo más. Las caras de cada uno de los presentes lo reflejaron.

Fueron importantes las palabras de Eduardo Martín, presidente de la Red Deporte Solidario (entidad que vincula a deportistas con otras instituciones para realizar actos benéficos y colaborar con lugares que necesitan materiales, indumentaria, alimentos y más), que agradeció a quienes cooperaron para que todo esto fuera posible: Gustavo Montoya y Santiago Vaia (ambos de Secretaría de Bienestar Universitario de la UNCuyo); Guiliana Díaz (presidenta de la Liga Mendocina de Fútbol Femenino y diputada provincial); Jorge López y Herman Mercado (diputado provincial y concejal, respectivamente, y oriundos de Lavalle).

“Queremos agradecerles a ustedes por la invitación; a través de Cristina Godoy, y en especial a Felicitas Oyhenart (periodista de MDZ), que nos hubiera gustado que estuviese acá, pero por un problema de salud no pudo estar. Ella se contactó con nosotros para poder venir y organizar esta jornada tan linda”, enfatizó Martin.

Luego llegó la esperada entrega de las donaciones tanto a las jugadoras del equipo de San Miguel como al director de la escuela, Ángel Navarro, y se dio inicio a dos divertidos partidos, llenos de jugadas que llevaron a reír sin parar por el gran ambiente que se vivía en el campo de juego.

Uno de los momentos del partido.

Tras los frenéticos cotejos, la capitana Cristina expresó su alegría por estas nuevas adquisiciones: “Todo esto mejora un montón al equipo. Al menos ahora ya nos identificamos, que es lo que queríamos. Donde vayamos ya tenemos camisetas”.

“Ya no vamos a tener que ir pidiendo. Contentos ya tener lo nuestro para poder jugar”, agregó una de sus compañeras.

Las integrantes del plantel, agradecidas con su nuevas camisetas.

Las palabras de agradecimiento de Cristina siguieron: “Uno de los problemas que teníamos era eso: no teníamos camisetas y no conseguíamos. Ahora estamos muy contentas y conformes con esta donación”. “Festejamos bien porque hicimos un gol”, concluyó bromeando otra de las integrantes del plantel.

Tras un rico almuerzo en la escuela 8-404, llegó otro momento emotivo de la jornada. El director Ángel Navarro sorprendió a todos al decir lo siguiente: “Como ha sido todo muy rápido, los alumnos les han preparado unos pequeños dibujos”. Los mismos fueron entregados a Guiliana Díaz y Eduardo Martin, mientras los aplausos sonaban en todo el edificio.

Ángel Navarro, director de la escuela junto a Eduardo Martin, de Red Deporte Solidario.

“Gracias por la buena onda, que nos hayan tenido en cuenta. Soy un convencido de que el deporte termina generando situaciones maravillosas. Creo que desarrolla a las personas íntegramente, así que todas las personas que están abocadas a esta actividad los felicito. Gracias por venir y por todo lo que nos han hecho sentir”, finalizó el directivo.

“Estas son las visitas que mas nos llenan como personas. Ustedes cuenten con nosotros. Vamos a hacer todo lo posible para que vayan a la Ciudad y compartamos estos lindos momentos. Felicitaciones por la tarea que ustedes hacen acá, que es muy importante también”, añadió Guiliana.

Eduardo Martin y Guiliana Díaz, presidenta de la Liga Mendocina de Fútbol femenino, con sus regalos.

Mientras el sol comenzaba a caer por el horizonte, llegó el turno de despedirse. Por un rato, la calidez de los abrazos, sonrisas y agradecimientos se multiplicaron e hicieron olvidar el frío crudo del desierto árido. Los alumnos volvieron a sus aulas con sus maestras, los responsables de esta acción solidaria se subieron a sus vehículos y emprendieron el largo camino de regreso a sus hogares.

La cadena no concluye acá. Las jugadoras de San Miguel necesitan que la cancha tenga un perímetro e iluminación, para así hacerla más segura y esté disponible por más horas, sobre todo cuando oscurece. Todavía queda mucho por hacer.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?