La historia detrás de la obra El beso, de Gustav Klimt

La historia detrás de la obra El beso, de Gustav Klimt

Pintada entre 1907 y 1908, El beso es una de las obras más significativas de Gustav Klimt y también del simbolismo.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

El beso de Gustav Klimt es una de las pinturas más reproducidas de toda la historia. En esta oportunidad, compartimos algunas de las claves vinculadas a su creación y también te contamos cuál fue el impacto y las interpretaciones que generó en su momento. A continuación, los detalles y todo lo que hay que saber al respecto.
 

El beso, una de las obras más notables de Gustav Klimt - Fuente: pixabay.com

 

El beso: la génesis de la famosa pintura de Gustav Klimt

Para poner en contexto, lo primero que hay que decir es que Gustav Klimt, el pintor austríaco responsable de esta icónica obra, fue un artista que vivió entre 1862 y 1918 y que se destacó como uno de los referentes del simbolismo y del movimiento modernista.

Por esto último, no sorprende que el de la mujer sea uno de los principales tópicos de su obra, algo que queda más que claro al observar su pintura El beso.

En obras anteriores, Klimt abordó la desnudez de la mujer, lo que lo llevó a recibir serias críticas y hasta a ser catalogado como “artista pornográfico” y “enfant terrible” por su carácter polémico y transgresor.

Esto resulta fundamental para entender el fenómeno que se generó cuando Klimt presentó El beso (“Der Kuss”, en alemán). Dicho en otras palabras, la obra no solo se destacó por sus condiciones propias, sino que también generó impacto en función del contexto de la época y de la trayectoria del autor.

 

El beso: curiosidades e interpretaciones de la obra del pintor austríaco Gustav Klimt

La de El beso es una pintura (óleo sobre tela) que muestra a una pareja compuesta por un hombre y una mujer en su intimidad, en el marco de un escenario dorado, con toques florales y un notable estilismo propio del autor.

Vanguardista y singular, fue pintada por Klimt entre los años 1907 y 1908, los cuales son conocidos como su “etapa dorada” no solo por la calidad de los trabajos que realizaba sino también por la marcada presencia de estos tonos brillantes.

Por su parte, la pareja abrazada y arrodillada sobre una superficie de flores atrajo la atención a nivel estético y también en el plano de lo interpretativo. Al respecto, hay que decir que muchos especularon con que la obra en cuestión es un autorretrato del propio Klimt junto a Emilie Flöge, su gran compañera sentimental. No obstante, no hay manera de comprobar esto.

Con una superficie de 180cm x 180cm, El beso fue adquirida por un particular incluso antes de que el propio Klimt llegase a presentarla ante el público. Al día de hoy, la obra se encuentra expuesta en la Galería Belvedere (Österreichische Galerie Belvedere) de Viena, Austria, y son miles las personas que buscan verla personalmente.

Teniendo en cuenta todo lo mencionado, ¿qué opinas acerca de la historia que gira en torno a El beso, una de las pinturas más famosas del austríaco Gustav Klimt?

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?