Los mitos más increíbles sobre la vida de William Shakespeare

Los mitos más increíbles sobre la vida de William Shakespeare

La figura de William Shakespeare sigue más que vigente y su obra sigue fascinando e influyendo a artistas de todo el mundo.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

William Shakespeare es uno de los escritores más grandes de la historia de la humanidad y los mitos que giran en torno a su vida están casi a la altura de su leyenda como autor. ¿En verdad existió? ¿Por qué pasó sus últimos años sin escribir? A continuación, mencionamos algunos de los más destacados y compartimos todo lo que hay que saber al respecto.

William Shakespeare nació en 1564 y falleció en 1616 - Fuente: pixabay.com

El mito que dice que en realidad William Shakespeare no existió y que fue una figura ficticia

A modo de comienzo, basta con decir que no se conoce con precisión cuál es la fecha de su nacimiento. Al respecto, se sabe que recibió el bautismo el 26 de abril de 1564, lo que lleva a suponer a que nació unos días antes de aquella jornada debido a que, por entonces, la costumbre era la de bautizar a los niños apenas nacidos.

Autor de una innumerable cantidad de obras que siguen vigentes (Hamlet, Macbeth, Romeo y Julieta, Julio César y El Rey Lear, entre otras), toda su vida, tanto la personal como la artística, está cubierta de un aura de enigma debido a que pocos son los datos certeros que quedaron sobre ella.

En parte esto se debe a que, a pesar de ser un actor y un autor exitoso, no gozaba ni de cerca del prestigio que fue ganando con el paso de los siglos. Por entonces, y en palabras de Jorge Luis Borges, el teatro era “un género subalterno” para la literatura, por lo que no se le daba la misma relevancia que se le comenzó a dar luego.

Al mismo tiempo influye el hecho de que no se conserva ningún manuscrito completo de Shakespeare. Es más: la primera versión de sus obras completas apareció en 1623, 7 años después de su muerte, por lo que no fue supervisada en vida por su propio autor.

Esto, sumado a otros motivos, llevó a que muchos postulasen que en realidad Shakespeare no existió, y que estas obras fueron escritas por otros autores que buscaban cierto anonimato.

En el texto que le dedica a Macbeth en su libro Prólogo, con un prólogo de prólogos, Borges aclara que esta idea recién apareció hacia el siglo XIX y que “en el curso de más de 200 años a nadie se le había ocurrido pensar que Shakespeare no fuera el autor de su obra”.

William Shakespeare: el silencio de sus años finales y el misterio de su tumba

Hablar de fechas específicas es un tanto vano debido a lo que se mencionó con anterioridad, esto es, la escasez de documentos históricos que acompañan su vida.

Autor prolífico e incansable, se sabe que entre 1611 y 1613 William escribió sus últimos trabajos. No obstante, falleció en 1616 y uno de los mayores enigmas que giran en torno a su figura es el que se refiere precisamente a por qué dejó de escribir cuando podría haber seguido haciéndolo.

Borges conjetura que “Shakespeare, para escribir, precisaba el estímulo de las tablas, la urgencia del estreno y de los actores”. En este sentido, cerrado el teatro en el que se representaban sus obras, el autor ya no habría tenido un claro incentivo en seguir componiendo.

Para finalizar, otro de los grandes mitos acerca de Shakespeare es el que se refiere a la supuesta maldición que tiene su tumba. Muerto en 1616 de causas desconocidas, fue enterrado en la iglesia de la Santísima Trinidad de Stratford.

Allí hay una lápida que contiene una inscripción que habría ordenado el mismo William en vida. En ella se pide a las generaciones venideras que se dejen descansar sus restos en paz y se maldice a todo aquel que ose cambiarlos de lugar.

Esto llevó a que muchos especularan con que en dicha tumba hay, además de los restos del escritor, misteriosos tesoros como pueden ser textos inéditos.

¿Qué dices? ¿Estabas al tanto de todos estos mitos que tienen a William Shakespeare como protagonista?

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?