Famoso por su oficio

El pochoclero más famoso de La Feliz: ganó millones y es actor

Marcelo es uno de los íconos marplatenses desde hace más de 30 años. Empezó a trabajar desde chico para ayudar a su familia, invirtió en la Bolsa y ganó millones, y este verano se presenta en una obra de teatro de Mar del Plata. Cuenta el secreto para hacer los mejores pochoclos y para ser feliz.

MDZ Sociedad
MDZ Sociedad viernes, 7 de enero de 2022 · 08:29 hs
El pochoclero más famoso de La Feliz: ganó millones y es actor

Los lobos marinos, el casino y la rambla son algunos de los íconos de Mar del Plata; Marcelo Diez es otro. Este hombre está hace más de 30 años en el oficio de vender pochoclos en el famoso balneario de Playa Varese de esa localidad.

Marcelo tiene 54 años y está en el rubro desde los 22, pero ya desde antes salía a trabajar: “A los 10 años le robaba la franela a mi madre. Le decía que iba a jugar a la pelota y en realidad cuidaba autos en la calle para darle guita a ella”, declara. Y antes de ser pochoclero, intentó con otras cosas: "A los 13 puse una frutería y me fue mal. Trabajé en una fábrica donde pintábamos juegos electrónicos y más tarde en una fábrica de pastas", cuenta. La empresa para la que hacía las pastas se fundió en los 90' "y ahí empecé con los pochoclos, explica Marcelo.

Marcelo trabaja hace más de 30 años vendiendo pochoclos en Mar del Plata

“Me metí solo a hacer esto", cuenta haciendo referencia a su oficio y prosigue: "Al principio se me quemaban, lloraba de la humareda que largaban. Un desastre. Hoy me considero un artesano en lo que hago". El arte al que hace referencia tiene que ver con el secreto que revela Marcelo: "Descubrí algo que muchos no descubrieron: darle la humedad justa al maíz. Fue gracias a un ingeniero agrónomo que me ayudó. El producto es excelente y revienta al 100%”.

La venta de pochoclos le permitió a Marcelo vivir bien, tal como él dice: "Desde tomarme un rico helado hasta viajar en un crucero. Pude recorrer, conocer lugares y también me dio amistades y conocimientos”. Ejemplo de esto es que pudo aprender sobre el funcionamiento de la Bolsa de Valores. Comenzó a invertir y ganó millones con el tiempo, sin darse cuenta. Eso fue gracias a "una persona que pasó por el puesto, me insistió, me mostró lo que era una empresa, una acción. Conocí qué es la compra futura de la acción, me fui interiorizando y me gustó. A qué se dedica una empresa, cuáles son sus máximos y mínimos. Hoy pienso que no es un momento para invertir en la Bolsa, el país está muy mal”, cuenta Marcelo.

Gracias a su trabajo de pochoclero, hoy actúa en una obra de teatro

Su trabajo de hace más de 30 años le dio, además, la chance de estar en una obra de teatro: “Con los pochoclos conseguí ser actor. Hoy estoy en una obra de teatro que se llama Flores del ardiente jardín. Todos los viernes de enero y febrero a las 21, en el Teatro Liberat", cuenta Marcelo. Este hombre continúa soñando, ya que declara que le "encantaría trabajar con Andrea Bonelli, una actriz hermosa, con su pelo y sus ojos negros”.

“Yo vivo del trabajo, soy humilde, los logros económicos que obtuve me los gané con mucho sacrificio", afirma el famoso pochoclero de Mar del Plata. Y prueba de esto es su producción constante, que lleva adelante él mismo y que vende recorriendo la playa, manejando su propio carrito. Marcelo cuenta que los días de mayor venta son, en temporada alta, los nublados.

"El fracaso es una enseñanza y hay que tomarla como una herramienta. Lo importante es seguir buscando, el ‘no puedo’ no existe. Hay que intentar e intentar: ahí está la clave del éxito”, declara Marcelo Diez, este hombre cuya historia encarna sin duda esta frase.

Archivado en