La Iglesia criticó a los políticos en campaña: “Es una suerte de guerra por quien aniquila primero al otro”

La Iglesia criticó a los políticos en campaña: “Es una suerte de guerra por quien aniquila primero al otro”

Oscar Ojea, presidente de la Conferencia Episcopal Argentina alertó sobre el tono beligerante de la campaña electoral y llamó a los candidatos a poner el foco en los problemas reales de la sociedad.

Florencia Rodríguez Petersen

Florencia Rodríguez Petersen

Este domingo 8 de agosto, cuando deberían haberse llevado a cabo las PASO según el cronograma original de la Cámara Nacional Electoral, se realiza finalmente el lanzamiento oficial de la campaña en vistas a las primarias que serán el 12 de septiembre. En este contexto y en medio de fuegos cruzados entre candidatos a ocupar las listas de los diferentes partidos, la Iglesia se manifestó llamando a bajar el tono beligerante de la campaña

Oscar Ojea, obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, declaró: “ha comenzado la campaña electoral y hemos escuchado insultos, descalificaciones, una suerte de guerra por quien aniquila primero al otro; con un abandono enorme sobre los problemas reales, sobre la gente concreta”. 

Cercano a las necesidades del pueblo criticó a los políticos por repetir “tantas formas mezquinas e inmediatistas de política” e instó a cambiarlas por una actitud movida por “grandes principios y pensando en el bien común a largo plazo”. Reconoció que “al poder político le cuesta mucho asumir este deber en un proyecto de nación y más aún en un proyecto común para la humanidad presente y futura. Pensar en los que vendrán no sirve a los fines electorales, pero es lo que exige una justicia auténtica, la tierra ‘es un préstamo que cada generación recibe y debe transmitir a la generación siguiente’”, enfatizó. 

Se refirió especialmente a la pobreza y a la falta de estrategias a mediano y largo plazo para hacerle frente. “No podemos abordar el escándalo de la pobreza promoviendo estrategias de contención que únicamente tranquilicen y conviertan a los pobres en seres domesticados e inofensivos. Qué triste ver cuando detrás de supuestas obras altruistas se reduce al otro a la pasividad. Lo que se necesita es que haya diversos cauces de expresión y de participación social”, declaró Ojea tomando como referencia el capítulo quinto de la encíclica Fratelli Tutti del Papa Francisco que trata sobre la mejor política. 

Ojea unió el relato bíblico de la historia del profeta Elías, quien “huye lleno de temor, se desea la muerte y piensa que no va a poder seguir adelante”, con el momento actual que atraviesa el país: “Vivimos esto en esta pandemia y sentimos miedo, nos sentimos pequeños y esto nos pone nerviosos, nos obliga muchas veces a echar culpas, a estar tan enojados”. 

Explicó que Elías tenía mucho camino por delante y su esperanza renació tras recibir alimento. “Este lo refuerza; nosotros los cristianos nos alimentamos con el Pan de Vida, con la carne de Jesús, es el alimento sublime, es el pan de nuestra esperanza”, reflexionó Ojea y añadió: “¿Con qué nos alimentamos en la Argentina en este último tiempo? ¿Cómo alimentamos nuestra sensibilidad, nuestros pensamientos, nuestra mirada? ¿Cómo la alimentamos cuando vamos a las redes sociales, cuando vamos a la televisión?”. 

Y en la misma línea añadió: “Tenemos que alimentarnos para poder pensar hacia adelante y pensar con esperanza, pensar con sensatez y sin dejarnos llevar totalmente por el pensamiento emocional”. 

Crítico con los políticos por el tono beligerante de la campaña, hizo también un llamado a los ciudadanos: “Que nos podamos alimentar de las necesidades reales de nuestra gente, para poder pensar en las ofertas electorales que se presentan y de este modo poder decidir sin estar influidos por estas insultantes palabras que se pronuncian continuamente de un lado y del otro y que impiden el pensamiento”, concluyó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?