Abuso infantil

Abusó de su hijastra durante tres años en silencio hasta que la niña se quebró

Celeste se enteró en marzo que su pareja abusaba de una de sus hijas. Fue la niña la que le contó los sucesos que atravesó. Hoy pide celeridad en la justicia.

Lourdes Marchese
Lourdes Marchese domingo, 6 de junio de 2021 · 19:31 hs
Abusó de su hijastra durante tres años en silencio hasta que la niña se quebró

Celeste Confeggi vive en General Belgrano en la provincia de Buenos Aires. Allí conoció a su pareja hace seis años atrás mientras trabajaban. Ella ya tenía dos hijos, de 7 y 3 años. Al principio la situación era caótica por distintas infidelidades pero con el tiempo se afianzaron en el vínculo y decidieron tener un hijo en común ( hoy la pequeña tiene poco más de dos años ). Él para entonces era la figura paterna del hogar, un hombre presente en todas las actividades de los niños y se había generado un vínculo muy lindo.

El año pasado, producto de la pandemia y el estrés decidieron separarse. Celeste tenía un emprendimiento mientras que su pareja trabajaba y se ofuscaba por el encierro. Un día la beba que tienen en común se cayó, él se enojó y se fue de la casa. Ella, sin embargo, siguió trabajando para mantener el hogar y además estudiando el profesorado de geografía.

A los pocos meses decidieron volver aunque en diciembre Celeste se enteró que él tenía una relación paralela y aquel día todo terminó en una situación de violencia intrafamiliar al punto que intervino su hija para separarlos. Celeste tardó una semana en hacer la denuncia, tiempo que, según el relato de ella, él aprovechó un hecho particular ( había dejado a su hija en la casa de la madre de su amiga y se fue de compras y luego a repartir los pan dulces que hacía ) previo a las fiestas para llamar a la comisaría de la mujer y denunciar que no podía tomar contacto con su pareja al tiempo que se acercó a la quinta donde estaba la niña y le dejó a la hermanita. La situación terminó con una prohibición de acercamiento. 

Un mes más tarde volvieron a hablar y ella permitió que él fuera a su casa para estar con la hija en común. Se propusieron intentar salvar la relación aunque él estaba extraño. 

El 27 de marzo, Celeste decidió poner fin a la relación definitivamente pero en buenos términos para que pueda seguir viendo a su hija. Dos días más tarde recibió un mensaje avisándole que pasaría por la casa luego de la cena. Lo que hasta ese momento desconocía era que esa noche algo cambiaría para siempre. 

La denuncia de abuso

Aquella jornada, Celeste se quedó en la cocina, mientras el hombre se fue al cuarto con su pequeña a ver una película. Minutos más tarde, se dirige hacia allí  y cuando estaba recostada, su otra hija de 10 años le golpea la puerta. La pequeña estaba inquieta. La niña movía la boca pero no le salía la voz. Entonces le susurró a la madre: “ tengo que decirte algo”, inmediatamente Celeste se levantó de la cama ,salió y le respondió: decime al oído que nadie nos escucha. C le dice a la madre “A ( por la pareja de ella) me toca. Me toca mis partes íntimas”.

El estado de confusión se apoderó porque era imposible que el hombre que cuidaba de sus hijos pudiera hacer tal cosa (se quiebra).

Celeste decidió contar su historia, la que atraviesa desde esa noche del 29 de marzo luego de enterarse por boca de su hija, una niña de 10 años, que el novio de su mamá abusaba de ella desde los siete.

El caso está en manos de la justicia actualmente. 

¿Dudaste de lo que te dijo tu hija esa noche?

Sí, es difícil creer que esa persona que estaba en el otro cuarto pudiera ser capaz. Yo creía en él y nunca lo creí capaz. De hecho cuando veíamos noticias de abuso en la tele se indignaba. 

¿Qué pasó esa noche después que tu hija hablara con vos?

Fui al cuarto donde estaba él con nuestra hijita y le recrimino lo que me había contado C, él se muerde el labio en tono burlón y sigue jugando con la beba. Esa tranquilidad me hizo dudar, es el momento en que la menor lo increpa y le dice “ vos me tocás deci la verdad” a lo que él responde ustedes dos están locas. 

En ese momento llamé a la policía  que tardó media hora en llegar. Era cerca de la medianoche. Él seguía jugando con la más pequeña mientras yo estaba en el sillón hiperventilando. Pensaba y pensaba la voy a dejar sin papá a M y a él le voy a ca... la carrera. 

Esa noche él quedó detenido por haber violado la prohibición de acercamiento. Celeste le dijo “ perdón por lo que estoy haciendo” a lo que él joven respondió “ No pasa nada, esto se va aclarar, te pido que si le pasa a mi hija vos actúes de la misma manera”. Esa frase la descolocó a ella. Al otro día lo liberaron. Y el contacto de esa noche fue el último que tuvieron hasta hoy pese a que viven a dos cuadras de diferencia. 

Esa noche del 29 Celeste fue trasladada a la comisaría donde le hicieron varias preguntas en relación al hecho denunciado aunque tenía poca información. Tenía que hablar con su hija y preguntarle sobre aquellos sucesos y la forma en que se habían concretado los abusos que había mencionado la menor. La niña dijo que la tocaba por arriba y por debajo de la ropa y a medida que hablaban más exteriorizaba lo que había pasado. 

¿La pequeña está contenida ? 

La semana pasada tuve una entrevista y la semana próxima la tendrán mis hijos. También se realizó una pericia médica. Lo que sé es que no hubo penetración, no dejó marcas. 

¿Cuándo comenzó todo? 

Mi hija me dijo que esto empezó cuando quedé embarazada de su hermanita Vivíamos en otra casa donde hacia mucho frio. Ambos estaban acostados tapados con una cobija y él empezó a tocarla. Mi hija en ese momento tenía 7 años. Ella lo conocía desde los 4 años. Él la amenazaba diciendo que no le contara a la mamá porque podía ir preso. Las situaciones comenzaron a ser asiduas. Una vez la noté muy enojada y me dijo que era una tonta y que no me daba cuenta de nada. Yo lo asocié con que ella no quería que volviera con mi pareja. Nunca imaginé esto. Celeste relata con detalle algunas situaciones pero prefiero omitirlas por resguardo de la niña y la causa. 

¿Qué sentís? 

Es difícil juntar a esas dos personas. El hombre que nos cuidaba del que hizo esto. ( se quiebra) estoy en tratamiento porque hay cosas que me confunden y me culpo. Un día lo extrañé mucho y automáticamente me acordé que era el que abusó de mi hija. No extraño al abusador sino al que fue mi pareja. ( vuelve a quebrarse)

¿Alguien te brindó ayuda este tiempo? 

En Belgrano al principio estuve muy sola buscando justicia. Hasta que llegué a Fuegas una Agrupación. Hablamos y me asesoraron. Ellas me hicieron contacto con la oficina de género que me dan cierto apoyo. Y en lo económico están tratando de gestionar una ayuda. Pero hoy más allá de la situación económica lo único que me interesa es que se den a conocer estos casos que pasan en mi localidad ya que después que yo hice la denuncia se replicaron otros. 

¿Por qué te interesa dar a conocer el caso? 

Estoy tratando de que se conozca porque la justicia es lenta. El 2 de junio teníamos una testimonial de la nena que era virtual y decidieron suspenderla por la pandemia y nunca nos notificaron. Esa audiencia era importante. Era el día de mi cumpleaños y me puse muy mal porque sentía que hasta acá todo se venía encaminando.

¿Qué esperas? 

Hacer visible lo que me pasó pare que otras mamás se animen a denunciar. Y creo que si no haces ruido ese expediente termina tapado por la tierra. Los abusadores siguen con su vida normal mientras uno termina encerrado. Están cancelando audiencias virtuales y eso me parece terrible. Yo solo busco Justicia remató. 

Si vivís situaciones de violencia familiar o conocés alguien que esté en esta situación llamá al 144 o busca asistencia cercana las 24 horas los 365 días del año. Es gratuito o confidencial o llamá al 911 en caso de emergencia. 

Asimiso cualquier persona que sea víctima o tenga conocimiento de una situación de violencia familiar o sexual puede comunicarse las 24 horas, los 365 días del año, desde todo el país y de manera gratuita a la línea 137 o enviar un mensaje de WhatsApp al 11-3133-1000.

Archivado en