Termos: ventajas y diferencias entre los de acero y los de vidrio

Termos: ventajas y diferencias entre los de acero y los de vidrio

En cuanto a lo económico, los de acero suelen ser más caros que los de vidrio. Pero... ¿Qué otras diferencias debemos conocer?

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Por más que en países como Argentina estén asociados más que nada al mate, los termos son ideales para conservar infusiones calientes como el té y el café e incluso para mantener bebidas frías. A continuación, te contamos cuáles son las diferencias que se presentan entre los termos de acero y los de vidrio. También las ventajas que ofrecen cada uno.

Termos de acero y de vidrio: ¿cuáles mantienen más la temperatura?

A la hora de pensar las diferencias entre los termos de acero y los de vidrio, una de las variables que más influye en la decisión de compra es la de la temperatura, y más específicamente la cantidad de tiempo en que se mantiene la misma.

Si los termos son de buena calidad, ambos materiales son óptimos para mantener la temperatura durante unas pocas horas. La diferencia aparece cuando se piensa en largos períodos de tiempo.

Para tener una noción más concreta al respecto, se pueden citar las declaraciones que Carlos Bendler, gerente comercial de Lumilagro, hizo a BAE Negocios.

Uno de los representantes de esta empresa argentina expresó que los termos de ampolla de vidrio son los más vendidos de su catálogo. En relación a esto, dijo que "el agua se mantiene caliente para tomar mate por 20 horas, mientras que el agua fría dura 24 horas”.

En cambio, dijo que con el de acero “el agua se conserva entre 10 y 12 horas en condiciones para tomar mate, tiempo más que prudencial para llevar un termo con agua para cebar”. También agregó que “en el caso del agua fría se puede hablar de 20 horas”.

Teniendo en cuenta que se trata de termos fabricados de forma industrial, es importante decir que estas cifras representan más bien un estándar. Dicho de otra manera, es probable que en algunos casos se presenten diferencias, aunque de carácter mínimo.

Más allá de esta apreciación, hay algo que se destaca con claridad: en lo que es mantenimiento de temperatura, los de vidrio son mejores que los de acero.
 

Mantenimiento y resistencia en los termos de acero y de vidrio

A pesar de todo lo mencionado, la comparación entre los termos de vidrio y de acero se presenta pareja debido a que estos últimos ofrecen también una serie de ventajas.

La principal de todas se refiere a la resistencia: los termos de acero son sólidos y seguros para transportar en todo tipo de circunstancias.

En cambio, los de vidrio son sumamente frágiles y no solo se pueden romper ante un pequeño golpe, sino que incluso pueden estallar ante cambios bruscos de temperatura.

Eso sí: si sucede esto, no hace falta comprar un termo nuevo: existen repuestos que permiten hacer el cambio de forma rápida y económica.

Tal como se mencionó antes, cuando se trata de mantener la temperatura durante unas pocas horas los termos de vidrio y los de acero ofrecen las mismas condiciones.

Pero en lo que durabilidad se refiere, los de acero llevan la delantera, ya que conservan la temperatura y, al mismo tiempo, no corren riesgo de roturas.

¿Cuál de ellos usas?
 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?