En estos países la Pascua se festeja de maneras "alocadas" y curiosas

En estos países la Pascua se festeja de maneras "alocadas" y curiosas

Si para nosotros los festejos y rituales durante la Semana Santa incluyen esconder los huevos de chocolate para que cada uno busque el suyo, en otros países los rituales son distintos y "algo más alocados". Enterate.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

En muchos lugares de América Latina se celebran una serie de fiestas con procesiones, en algunos países las personas hasta se disfrazan, ya sea de Jesús, del conejo de pascuas, u otros personajes relacionados con el catolicismo. Sin embargo, en otras regiones los festejos tienen otras peculiaridades. A continuación, detallamos algunos.

En Bulgaria

La Semana Santa búlgara, como la católica, conmemora la pasión, muerte y resurrección de Jesús. Los búlgaros la llaman Strastnata Sedmitsa. Los búlgaros ortodoxos no comen ni carne ni productos animales durante toda la Cuaresma (los 40 días previos a Pascua), mientras que en la Iglesia Católica los únicos días de abstinencia de carne son los viernes de Cuaresma. 

Respecto del consumo de huevos, este país tiene un ritual denominado Chukane s yaitsá! que significa "golpear los huevos". Además de pintar los huevos de distintos colores, esta actividad consiste en ponerse por parejas y sujetar el huevo con el puño cerrado, de modo que sólo sobresalga la parte superior, la más estrecha. Entonces se intercambian los huevos con el otro diciendo "Hristós voskrese" (Cristo ha resucitado) y se vuelven a intercambiar con un "Vo istina voskrese" (en verdad ha resucitado).  

Entonces cada uno golpea su huevo con el del otro en el mismo punto, y uno de los dos se cascará. El que tenga el huevo íntegro repite la operación con otro que también tenga el suyo intacto. Cuando ya no quedan huevos intactos se pueden seguir "chukeando" por las extremos que todavía no se han roto.

En Filipinas

Este país tiene otro ritual de festejo bastante extraño: sujetar de la cabeza a los niños y mantenerlos suspendidos algunos centímetros del suelo. El ritual tiene como objetivo fomentar el crecimiento físico de los niños. Así, cuando suenan las campanas de domingo, padres y madres levantan de la cabeza a sus hijos e hijas para que alcancen un mayor cremiento.

Polonia

En este país, el festejo incluye arrojarse agua, casi como si fuera un carnaval. El lunes de Pascua se denomina Smigus Dyngus, es decir, el día de verterse o tirarse agua. 

La costumbre se remonta y hace una analogía al bautismo de un viejo rey polaco y la conversión de ese país al cristianismo.

Francia

En este país, por ejemplo, deciden que desde el jueves y hasta el domingo de la Semana Santa no suene ninguna campana, ya sea de iglesias, casas, edificios, etc.

Según cuenta la leyenda, el repicar de las campanas se va volando hasta Roma y al Papa y vuelve recién el domingo, dejando en su vuelo huevos de chocolates repartidos por todos lados y que los niñas y las niñas deberán buscar.

Irlanda

Este país, caracterizado mundialmente por su exquisita producción de cerveza y el elevado consumo que la población tiene de esa bebida, realiza lo que para ellos debe ser un gran sacrificio: cerrar bares, tabernas y cualquier tipo de boliche o negocio donde se venda alcohol.

Este y los países mencionados arriba tienen esta serie de rituales y festejos que resultan extraños para nosotros pero que, en esas realidades, son todo una tradición y se repiten año tras año.

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?