5 consejos para tu trabajo como independiente o freelance

5 consejos para tu trabajo como independiente o freelance

Algunos tips pueden potenciar los ingresos y ayudar a optimizar los proyectos laborales.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

En los últimos años aumentó el trabajo freelance y hoy ya es una modalidad de trabajo común principalmente para los más jóvenes o quienes trabajen en áreas digitalizadas. Pero trabajar sin relación de dependencia puede generar ciertas dudas en cuanto a la facturación y la selección de clientes.

La autonomía da la posibilidad de tener muchos proyectos y manejar los horarios como más conviene. Pero para una mejor organización, hay una serie de estrategias que pueden servir para optimizar los tiempos y tener un buen ingreso económico. 

Calcular los gastos personales

Para trabajar de manera freelance, lo fundamental es sacar cuentas y sumar todos los gastos fijos que el trabajo debe cubrir: servicios públicos, alquiler, medicamentos, los aportes patronales, entre otros. En base a esta estimación de gastos hay que poner un piso de lo que se debe facturar por mes para cubrirlos.

¿Cómo y cuándo cobrar?

La mejor fórmula para saber cuánto cobrar es hacer "costo + margen de ganancia x el tiempo de desarrollo". A esto también se le puede sumar cuestiones extras como la urgencia que tenga el cliente, el alcance o los gastos asociados. "Tus precios no pueden depender únicamente de tu tiempo y de los costos. En ningún negocio es igual el costo al precio de venta", indican desde Crehana.

En cuanto al "cuándo" esto puede variar. Si el cliente se contacto por un solo proyecto a corto plazo o son pequeños proyectos en periodo de tiempo grande se puede cobrar al mismo tiempo que se entrega el trabajo. En el caso de tener un cliente fijo con el que se trabaja constantemente es una buena opción cobrar a fin de mes para crear una especie de sueldo mensual.

Asegurar el cobro

Lo ideal es cobrar el 50% del total cuando se inicia el trabajo así se asegura el dinero. "Es recomendable que siempre sumes a tus presupuestos y contratos una cláusula de cancelación en donde definas si el pago es reembolsable o no y en qué porcentaje; así te proteges si es que el cliente decide cancelar el proyecto una vez agendado y comenzado", dicen.

No sirven los descuentos

Nunca se debe decir que los precios son económicos porque esto solo atraerá a clientes desleales que buscan solo servicio barato y no de calidad: "Competir por precio y posicionarse como el más barato es la peor estrategia. La realidad es que los precios bajos espantan a los clientes buenos que buscan calidad sobre el precio; un servicio barato puede ser percibido como mediocre".

Mostrar la experiencia

Una buena manera de atraer clientes que es mostrar un portfolio de trabajo, que demuestre la pasión y el tiempo responsable que se invierte. "Son un activo muy valioso que aporta beneficios a corto, mediano y largo plazo, por lo cual el precio debe basarse en el valor y no en el costo", explican desde Crehana.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?