Le pagó a sus empleados durante un año y ahora descubrió que ya tenían otro trabajo

Le pagó a sus empleados durante un año y ahora descubrió que ya tenían otro trabajo

El dueño de un restaurante temático, que funcionaba junto a un cine y que estuvo cerrado por la pandemia, contó la insólita situación que vivió cuando convocó a la plantilla de trabajadores para reabrir. "De los 20 empleados, 14 estaban trabajando en otro lugar y seguían cobrando", se lamentó.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Tras estar un año cerrados por la pandemia, los cines de la provincia de Buenos y de la Ciudad de Buenos Aires reabrieron sus puertas esta semana con burbujas sociales, servicio gastronómico y un estricto protocolo para evitar contagios.

El empresario Tito Loizeau, dueño del restaurante temático de cine El Capitán, se llevó una gran sorpresa cuando convocó a su plantilla de trabajadores para reabrir y descubrió que 14 de los 20 se encontraban trabajando en otro lugar a pesar de que seguían cobrando el sueldo.

El restaurante El Capitán funciona pegado al cine Showcase ubicado en el interior del centro comercial Norcenter, en la localidad bonaerense de Vicente López.

"Después de 12 meses cerrados por la cuarentena, el gobierno decidió habilitar los cines. Así que reabrimos El Capitán. 11 meses pagando salarios de 20 personas. Ahora los convoco a trabajar y 14 de las 20 estaban laburando en otro lado. Pelotudo es poco lo que me siento!!", se lamentó el empresario en su cuenta de Twitter.

Según contó Loizeau, todos sus empleados siguieron cobrando el sueldo con la ayuda del Estado a través del Programa de Asistencia al Trabajo (ATP).

"Nosotros abrimos en junio de 2019. Es un restaurante temático de cine como si fuese Hollywood de los años '30. Está ambientado como si fuera el teatro El Capitán de Los Ángeles, donde se entregaban los premios Oscar antiguamente", explicó Loizeau en diálogo con Infobae.

El empresario contó que hasta el 10 de marzo de 2020 le iba muy bien, pero ya lleva un año cerrado por las restricciones que estableció el Gobierno con respecto a la actividad del cine.

"En 10 días vamos a llegar a un año cerrados. En ese momento teníamos 20 empleados. El que más antigüedad tenía llevaba cinco meses trabajando. El Gobierno no nos permitió despedir ni suspender y entramos en este proceso de ATP para pagar los salarios. Y así estuvimos hasta el año pasado que el gobierno dejó de pagar el ATP", agregó Loizeau.

Y completó: "Ahora se anuncia la apertura de los cines y entonces decidí convocar a los empleados a través del grupo de Whatssapp que tenemos. Los convoco y la sorpresa fue que de 20 empleados que teníamos, 14 están trabajando en otro lado. Y yo les seguí pagando el sueldo con la ayuda del Estado durante todo el año pasado. No vuelven a trabajar y hace meses que están trabajando en otros lugares, en el horario en el que yo les pagaba el sueldo".

Para el empresario, lo razonable hubiese sido que los empleados presentaran la renuncia. "Nadie me mandó nada y me entero porque no quieren venir a trabajar porque ya están trabajando en otros lugares", explicó.

"Me alegra que hayan conseguido trabajo pero no entiendo por qué no me avisaron y me hicieron pagarle varios meses el sueldo cuando tenían trabajo en otro lado y nosotros estábamos cerrados", se lamentó Loizeau.

Y completó: "A algunos empleados que laburaron uno o dos meses les pagué once meses de sueldo y hacía cinco meses que estaban laburando en otro lado. Me estafaron a mí y estafaron también al Gobierno".

"Tenemos muchas disyuntivas respecto a si conviene abrir o no ahora. Los cines abrieron la semana pasada y fue muy poca gente. Fue el 3% de los que iban habitualmente. También está el miedo de volver a abrir y tener que cerrar en invierno nuevamente por la pandemia", resaltó el empresario.

"Yo no tenía ingresos y me hicieron pagar 11 meses un sueldo. Fue una avivada argentina", se quejó Loizeau, y cerró: "Puedo conseguir un reemplazo de estos empleados pero me lleva tiempo, me obliga a abrir más tarde y mi terror es que llegue el invierno y nos vuelvan a obligar a cerrar. Vamos a ver qué hacemos. La intención nuestra es abrir y la gente que está acá y se quedó tiene ganas de trabajar. Pero si en tres meses me cierran de nuevo puede ser un golpe fatal".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?